Las películas que quiero ver por culpa de los Oscar

Las películas que quiero ver por culpa de los Oscar
5 comentarios

Lo reconozco, suelo llegar a la gran noche del cine sin haber visto ninguno de los títulos estrella. De (casi) todos suelo haber oído hablar, eso sí, porque el hecho de no tener nunca tiempo para ver películas no significa que viva aislada del mundo. El caso es que luego me entran las ganas. Así de facilona soy: me revisten una peli del halo Oscar y ya me pica la curiosidad. Todas tienen algo con lo que consiguen intrigarme. Y es que no hay mayor respaldo comercial que obtener muchas estatuillas o nominaciones en estos premios. Aunque, al final, no siempre sea el número de galardones lo que determina el éxito, sino la capacidad para despertarnos las ganas de aparcar las obligaciones diarias y pasar dos buenas horas disfrutando.

El puente de los espías

SMark Rylance, como actor de reparto, se llevó el Oscar en 2016 por esta película, que partía con seis nominaciones. Una historia real de espías ambientada en la Guerra Fría, dirigida por Steven Spielberg y con guion de los hermanos Coen son suficientes argumentos para convencerme. Sobre todo, me muero de ganas por el tratamiento de una época histórica con la que ya hemos tomado distancia y de la que no hay demasiadas películas actuales.

Brooklyn

Las películas basadas en buenos libros siempre parten con ventaja. Aunque Brooklyn se haya quedado sin ninguna estatuilla, la historia de amor y emigración del personaje que interpreta Saoirse Ronan ha conseguido despertar la curiosidad de muchos. Incluida la mía.

El renacido

La vería aunque solo fuera por ver a Leo DiCaprio en uno de los papeles más duros de su carrera. Estuvo rodando todo un año en el frío, entre las montañas de Canadá y Argentina. Su fantástico discurso de agradecimiento al recoger (por fin) el Oscar a mejor actor también es una razón de peso. Esta película es la epopeya de un hombre abandonado a su suerte en el frío. El instinto de supervivencia y la sed de venganza son los ingredientes que, premios aparte, despiertan la curiosidad de cualquiera.

La habitación

No es solo que Brie Larson consiguiera el premio a mejor actriz por este papel. Al contrario, el que me despierta la curiosidad es el niño que interpreta a su hijo (Jacob Tremblay) y lo dramático del tema: la angustia de una mujer que vive encerrada durante años en una habitación con su hijo. Habitación en la que vivó sola su embarazo y parto. Un secuestro similar a los casos reales del monstruo de Amstetten o el caso de Natascha Kampusch.

Spotlight

Otra historia real es esta de la investigación periodística sobre cómo la Iglesia Católica ocultó cientos de casos de abusos sexuales y le valió después el premio Pulitzer al Boston Globe. Spotlight, la película que nos la cuenta, se llevó los Oscara a mejor película y guión original. Muchos grandes periodistas han dicho de ella que es una obra maestra.

La chica danesa

Juro que esta la tenía en wishlist antes de sus nominaciones y el premio que se llevó Alicia Vikander. La historia de la pintora Lili Elbe y su lucha por la **reasignación de género en la sociedad de los años 20 lo tiene prácticamente todo: actorazos, historia real de fondo y, por cierto, el vestuario del español Paco Delgado. Una historia de amor compleja y generosa.

Elle

Manchester by the sea

Lion

Lady Bird

Tres anuncios en las afueras

Déjame salir

Foto | Cordon Press

Temas
Comentarios cerrados
Inicio