Freno al botellón en Madrid: los padres podrían perder la tutela de sus hijos y ser acusados de un delito de abandono de menores

Freno al botellón en Madrid: los padres podrían perder la tutela de sus hijos y ser acusados de un delito de abandono de menores
Sin comentarios

Las cosas se ponen serias en la Comunidad de Madrid. Parece que desde que los estragos de la pandemia se han "aligerado" un poco las calles de nuestras ciudades se han convertido en un campo de batalla donde los botellones masivos protagonizados por jóvenes (algunos de ellos menores de edad) ocupan los principales titulares de la prensa semana tras semana. Consumo de alcohol sin límites, robos y disturbios de diferente índole, el Ayuntamiento de Madrid intenta poner freno a estas acciones y pone el foco de atención en los padres.

El Ayuntamiento de Madrid declara 13 expedientes casos graves que pueden llegar a la retirada de custodia

Las medidas son severas y no están libres de polémica. "El Ayuntamiento ha dado traslado a la Fiscalía de Menores un total de 13 expedientes los casos graves y comprobados en los que se aprecie que los adolescentes sorprendidos bebiendo alcohol en la calle, con pruebas de que incurren en un delito de abandono de menores. Lo que puede traducirse en que el juez decida retirar la custodia a esos padres o tutores legales de estos inmersos en el proceso", confirman en 20 minutos.

"Se ha dado traslado de 13 expedientes a Fiscalía de Menores por ingesta masiva de alcohol y tuvieron que ser atendidos por servicios sanitarios. Queremos saber qué es lo que ha sucedido y responsabilizar a los padres de que sus hijos participan en estos botellones", apunta al respecto el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida.

1980

La multa por consumir alcohol en la vía pública puede ascender hasta los 600 euros

El protocolo de actuación estipulado es, en líneas generales, el siguiente. La investigación de la Unidad de Apoyo y Protección Mujer, Menor y Mayor de la Policía Municipal se pone en contacto con los padres y estos son informados de la situación. A continuación, se tramita la denuncia contra el cabeza de familia por el consumo de alcohol en la calle. Por último, los padres tienen que comparecer y declarar. Con preguntas relacionadas con la convivencia, con los horarios de trabajo o con cuánto tiempo solos pasan los menores.

"A nivel estatal, la Ley Orgánica 4/2015, de 30 de marzo, de Seguridad Ciudadana, califica el consumo de alcohol en la vía pública como infracción leve, con multas de 100 a 600 euros, si bien suelen ser las comunidades autónomas y sus ayuntamientos quienes tienen la competencia de sancionar la práctica del botellón", señalan en Confilegal.

Además, leemos que "lo más habitual en Madrid es que la sanción se tramite por la Ley Orgánica 4/2015, de 30 de marzo, de protección seguridad ciudadana (artículo 37.17, infracción leve de 100 a 600 euros). Si la persona infractora hubiera sido sancionada con sentencia firme en vía administrativa en los seis meses anteriores, la multa se elevará en 500 euros por cada una de las reincidencias".

Más allá de ser un problema de salud pública, los botellones tienen un gran impacto económico. De hecho, se estima que la inversión del Ayuntamiento en dispositivos policiales ascienda a más de 350.000 euros, ya que se requieren horas extras por parte de los agentes y un refuerzo en el número de policías. Por no hablar de las duras labores de limpieza que se requieren tras estos macrobotellones.

Fotografías | Unsplash




Temas
Inicio