Compartir
Publicidad

Miguel Adrover, de diseñador maldito a Premio Nacional de Diseño de moda en 2018

Miguel Adrover, de diseñador maldito a Premio Nacional de Diseño de moda en 2018
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Habíamos olvidado casi el nombre de este diseñador que tuvo un éxito fugaz hace 20 años y que reapareció en 2012 desfilando en Nueva York con una colección creada con las propias prendas de su armario, cuando el jurado del Premio Nacional de Diseño de Moda 2018 ha declarado ganador de un premio dotado con 30.000 euros al mallorquín Miguel Adrover, toda una sorpresa si analizamos la trayectoria de este diseñador maldito.

Miguel Adrover anunció su retirada de la moda en 2017, y sus últimos trabajos han ido dirigidos hacia el mundo del arte, inspirándose en la realidad del mundo y exponiendo en un galería de Mallorca. Ahora acaba de recibir el galardón más importante que ofrece el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte en el ámbito del diseño de moda. El jurado ha destacado que el premio a Adrover se debe a "la vigencia de su discurso en el marco de la moda contemporánea, su compromiso social y la capacidad de reflexión de su trabajo".

Su fama de diseñador maldito se la ganó tras presentar sus primeras colecciones en Nueva York, ganar el Perry Ellis del Council of Fashion Designers of America en el año 2000 y recibir la aprobación a su trabajo de Anna Wintour y Suzy Menkes. Presentó su colección Utopia, una denuncia social sobre la realidad en los países islámicos el 9 de septiembre de 2001, dos días antes del ataque a las Torres Gemelas. Los inversores y compradores se echaron atrás y la empresa se declaró en quiebra.

Miguel Adrover fue pionero en hablar de la multiculturalidad, la pobreza, la lucha de clases, el machismo, el consumismo, la inmigración, la ecología a través de sus desfiles y de su ropa (trabajó con la marca ecológica Hess Nature hasta 2013). El diseñador ni siquiera tiene móvil y es todo un rara avis en el mundo de la moda actual.

Empezó su carrera en la moda en 1995 abriendo en Nueva York una tienda llamada Horn, donde vendía prendas de jóvenes diseñadores como Alexander McQueen. Tras su éxito fugaz en los desfiles se retiró a Egipto donde trabajó como taxista y en la actualidad vive desde hace años retirado de la luz pública en Mallorca. ¿Puede que este premio le haga cambiar de opinión? Veremos.

Fotos | Instagram @migueladroverofficial

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio