Compartir
Publicidad

Eugenia Volodina, enigmática rusa

Eugenia Volodina, enigmática rusa
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Entre tanto ajetreo de pasarelas, es momento de echar un vistazo atrás y rememorar a algunas de las grandes modelos que hasta no hace mucho reinaban las pasarelas internacionales. Es el caso de Eugenia Volodina, una belleza rusa que ha sido (y sigue siendo) una de las modelos más importantes del panorama.

Y es que reconozco que la mirada de esta chica, bueno, su imagen en general, es enigmática y cautivadora, seguro que alguien la recuerda en campañas publicitarias como las de Bvlgari, Yves Saint Laurent o en la campaña del perfume V de Valentino. Aunque sin duda, donde se siente como pez en el agua es sobre la pasarela.

Eugenia Volodina nació en la localidad rusa de Kazan en 1984. Camino de cumplir 25 años, Eugenia ha hecho de todo en el mundo de la moda. De hecho lleva 2 años dedicándose tan solo a editoriales en revistas, ya que ha decidido tomarse un respiro sobre las pasarelas.

Eugenia Volodina

Su primer contacto con el mundo de la moda, tuvo lugar en 1998, con sólo 14 años. Por aquel entonces se presentó a un concurso de belleza en su ciudad natal que no consiguió ganar. Eugenia no arrojó la toalla y seguiría intentando cumplir su sueño. Participaría en diversos concursos organizados por agencias de modelos rusas. Pero no sería en Rusia donde se dieron cuenta del talento de Eugenia, sino en París.

Y es que las agencias parisinas saben donde poner sus ojos, y ya se sabe, Rusia es una cantera inagotable de nuevos talentos, por lo que empezaron a pedir referencias sobre esta chica espigada de ojos claros. En el 2000 sería invitada a París, por la agencia Viva. Comenzaba así el sueño de Eugenia de convertirse en modelo profesional.

Poco a poco iría curtiéndose sobre las pasarelas, comenzando a desfilar para diseñadores no tan conocidos como b michael, Mark Montano y Markus Lupfer. Pero no sería hasta el 2002 cuando de verdad comenzaría a surgir el fenómeno Volodina.

Eugenia Volodina

Una participación en el desfile de YSL Rive Gauche le valió no sólo para darse a conocer, sino para firmar su primer contrato millonario con YSL convirtiéndose en su imagen de cosméticos. La piel perfecta de Eugenia era sin duda el mejor reclamo.

Pero no sería sólo Yves Saint Laurent quien pusiera sus ojos sobre ella. También Gucci en el 2002 reclamó sus servicios para su campaña de Otoño-Invierno, en una campaña promocional fotografiada por Mario Testino.

Eugenia Volodina

La popularidad de Eugenia comenzó a subir rápidamente. Con apenas un año de experiencia sobre las pasarelas, ya abriría y cerraría desfiles como el de Gucci o Jil Sander en Milán.

Paralelamente, comenzaría también sus primeras apariciones en las principales publicaciones, como la portada y editorial en el Vogue Italia en abril del 2002, de la mano de Steven Meisel, que según confiesa la propia Eugenia, le permitió subir el caché necesario para poder triunfar posteriormente.

Eugenia Volodina Vogue 2002

A partir de ese momento, Eugenia se convertiría en todo un referente sobre las pasarelas con más de 50 desfiles por temporada, al nivel de las top models más importantes. Incluyendo sus desfiles de alta costura, donde era una fija de los desfiles de Valentino, Dior y Gaultier (su diseñador favorito).

Su progresión en las pasarelas sería proporcional en el mundo de la imagen y publicidad. Innumerables sus trabajos promocionales, pero haciendo un breve resumen podemos encontrar trabajos para Salvatore Ferragamo, Hermes, Escada, Dolce & Gabbana y Fendi, fotografiada por Karl Lagerfeld en el 2004, Valentino y Oscar de la Renta en el 2005, Celine en el 2006 y Jean Paul Gaultier en el 2007.

En el 2006 también fue imagen de Elie Tahari que dió como resultado este spot de más de 3 minutos de Eugenia Volodina en estado puro.

Otro de los trabajos más conocidos de Eugenia Volodina fue, como ya os comenté, este spot del perfume V de Valentino en el 2005, aquí la vemos en la promoción del perfume junto a su adorado Valentino.

Eugenia Volodina

También se convirtió en uno de los ya míticos ángeles de Victoria’s Secrets, desfilando en 2002, 2003, 2005 y 2007.

A partir del 2007 su ritmo de trabajo baja considerablemente tanto en campañas publicitarias como en las pasarelas. Y es que el hecho de ganar en un desfile de Victoria’s Secret lo mismo que en una temporada completa de 50 desfiles, influye, y mucho.

Su última aparición sobre una pasarela fue en el desfile Otoño-Invierno 2007 para Jean Paul Gaultier. Desde entonces tan sólo se dedica a aparecer en innumerables portadas y editoriales, aunque aún conserva esa aureola de alguien que lo ha sido todo en el mundo de la moda y que posee toda la clase y elegancia sobre una pasarela que ya quisieran para sí, muchas recientes tops.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos