Publicidad

Prada Otoño-Invierno 2009/10 en la Semana de la Moda de Milán

Prada Otoño-Invierno 2009/10 en la Semana de la Moda de Milán
10 comentarios

Publicidad

Publicidad

Miuccia Prada no tiene términos medios. Sus colecciones o son preciosas y nos encantan a todos o no le hayas por ningún lado lo que debía tener. Sin embargo, eso no quita que sean un referente para toda la industria de la moda. Y en el contexto de una recesión mundial parece que Miuccia viajo a los tiempos de entreguerras para encontrar una mujer sobria y sin muchos afeites.

Abrigos de corte impecable, trajes sastre de tweed y lana, el cabello frizado y la piel fantasmagorica. Una mezcla del invierno europeo que le da vida a la mujer de entreguerras austera y sobria. Un universo donde las telas duras dominan para darle cuerpo y guarecer del frío, donde los colores oscuros y neutros dejan entrever un toque de alegría en el rojo de las blusas o en el mostaza de los complementos.

Si las botas altas fueron el grito, las de agua de Miuccia hasta la ingle serán perfectas para el próximo festival de Glastonbury. Los accesorios dan la vida a esta austera interpretación de la femineidad. Los bolsos de piel de cocodrilo o los de mano con un aire muy vintage son lo que destaca contra las telas como el tweed, el cuero, la lana y el casimir.

El terciopelo liso o estampado le da el toque de elegancia y locura, de sibaritismo y sensualidad a los cortes de Prada. De las líneas puras y simples, Miuccia pasó a experimentar con hombros caídos, escotes profundos y volúmenes.

Pasamos incluso de la sobriedad de los trajes de dos piezas a un estilo de mujer de las cavernas con pieles holgadas en vestidos y blusas. Tanto así que de pensar en la colección de Primavera-Verano 2009 llena de motivos de hadas, flores y plantas llegamos a la sobriedad más profunda y hasta viajamos de la mitología a nuestro pasado como Humanidad.

Miuccia es una visionaria que no teme mezclar el gris, el marrón, el verde olivo y el negro con toques de rojo, mostaza y púrpura. Que no teme llevarnos de golpe a la realidad para de repente saltar a un mundo fantástico. Que mezcla el peluche en un vestido de mujer cavernicola con un sobrio abrigo de cuero al estilo de la SS alemana.

Cortes puros y líneas sinuosas que incluso nos demuestra ese toque de mezcla en un vestido de flecos hechos de cuero duro que caen sinuosamente por la figura. No quiero adelantarme como con la de LV que creí que nadie usaria, así que esperaré a ver que pasa, por lo pronto yo me quedo con los fantásticos abrigos.

Foto | Style

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir