Compartir
Publicidad

Érase una vez un diamate azul llamado Wittelsbach

Érase una vez un diamate azul llamado Wittelsbach
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El verdadero lujo es poseer un diamante histórico como el Wittelsbach y quedar en el anomimato más riguroso durante más de medio siglo. El lujo se disfruta en la intimidad.

El diamante azul de 35,52 kilates salió presumiblemente de las minas indias de Golconda y llegó a Europa en el siglo XVII. Su historia está ligada a la española también: Felipe IV se lo regaló en 1664 a la Infanta Margarita Teresa en honor a su compromiso con Leopoldo I de Austria.

De ahí la foto inferior del diamante frente a un retrato de la infanta. Seguidamente fue la pieza central de un broche de la Orden del Toisón de Oro hasta que pasó a manos de la Familia Real de los Wittelsbach en Bavaria en 1772. De ahí su nombre.

Fue expuesto al público en la Expo de Bruselas de 1958 y pronto volverá a ser posible contemplar su belleza y su renovada talla en el Smithsonian, el Museo Nacional de Historia Natural de Washington, D.C.

Y a partir del 1 de agosto de 2010 trasladarán su exposición al mismo Salón Nacional de Geología, gemas y minerales que el diamante Hope, supuestamente extraído de la misma mina de la India, como el reencuentro de dos paisanos principescos de una tierra lejana.

El diamante Wittlesbach ante un retrato de la infanta Margarita Teresa  ABC

Su historia moderna tampoco pasó desapercibida. El año 2008 reaparició a escena en una subasta de Christie's en Londres. Ese mes de diciembre, Laurence Graff pujó por el Wittelsbach 24,3 millones de dólares superando todas las espectativas más optimistas.

Y ya que es propiedad suya y es una de los joyeros especialista en diamantes más reconocidos mundialmente, decidió darle una nueva talla y también su apellido: ahora es el diamante Wittelsbach-Graff.

Evidentemente la polémica está servida en el sector cuando un diamante como éste pierde kilates hasta quedar en 31,06 pero me pongo en su lugar y no lo veo descabellado. Los diamantes y sus tallas son la vida de Graff Jewelery: lo consiguen en una subasta a precio desorbitado y su profesión es la talla de diamantes. ¿Quién se privaría de tal honor en su lugar?.

Vía | ArtInfo, Voces del misterio En Embelezzia | The Lesotho Promise, historia del 15º diamante más grande del mundo, Diamante rosa montado por Graff podría batir nuevo record de subasta

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos