Compartir
Publicidad

Hablamos con 5 mujeres que han dejado de depilarse, cómo se sienten y por qué lo han hecho

Hablamos con 5 mujeres que han dejado de depilarse, cómo se sienten y por qué lo han hecho
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Sigue siendo la depilación el último tabú femenino? Practicamos cualquier deporte, viajamos solas, elegimos nuestra sexualidad de manera libre, mostramos nuestros cuerpos curvies en las redes sociales, tenemos un mensaje #bodypositive para todo, y sin embargo, el vello femenino sigue disparando las alarmas en cuanto empieza a asomar. Hablamos con 5 mujeres que opinan que depilarse o no, no es tan importante. Nos ha costado encontrarlas, porque aunque se hable del tema, puede ser algo que nos afecte a nuestra vida diaria, nuestras relaciones y nuestro trabajo y no hay demasiadas mujeres que tomen una decisión tan radical.

El debate sobre la depilación está en la calle y nos encanta ver que mujeres tan jóvenes como Amaia Romero no tienen ningún problema para lucir vestidos de gala sin ocultar su vello.

Aún así, lucir las axilas o las piernas con todos los pelos sigue estando mal visto en algunos ambientes, y enseguida genera críticas porque se considera "poco higiénico o sucio" cuando es totalmente natural. Recientemente la tuitera @patriuskaluska fue atacada por los haters al mostrar su vello al natural.

Patricia, 22 años, estudiante de ingenieria

Los últimos días en Twitter estamos viendo que el vello femenino sigue causando controversia, y @patriuskaluska, al mostrarlo y hablar de lo evidente, ha generado un montón de comentarios masculinos opinando sobre ello.

Hablamos con Patricia, la causante de ese tuit viral, y sobre por qué dejó de depilarse. "Empecé a dejar pasar más tiempo entre depilaciones y cada vez me sentía más cómoda, lo veía más natural, así que dejé de hacerlo. No me gusta decir que se trata de una reivindicación feminista porque me parece ridiculizar un movimiento tan grande y con luchas tan importantes, no se debería dotar de carácter reivindicativo a una simple decisión personal que no es más que puro sentido común y debería ser respetada, nadie tiene derecho a decidir u opinar sobre la apariencia física de otra persona".

Aunque se depila de vez en cuando, suele dejar varios meses entre una y otra depilación, aunque sí se arregla las cejas y las ingles. Y afirma que seguirá sin depilarse en el futuro. Además dice que se llevó una sorpresa: "desde que dejé de depilarme he perdido bastante vello, se nota a simple vista la diferencia, así que no tengo tanto". Dice que sigue teniendo la piel suave, que no pica dejarse crecer le pelo, y que utiliza desodorantes y cremas con total normalidad.

Patri

Nos cuenta que al principio sí se sintió incomoda al mostrar su vello: "por culpa de las miradas extrañas y los comentarios fuera de lugar de la gente. Ahora mismo ese tipo de cosas tienen el efecto opuesto en mí, cuando alguien intenta humillarme o hacer algún tipo de comentario ofensivo, me hace gracia, ellos mismos están exponiendo su ignorancia y lo cerrados de mente que son". En cambio, su familia, su pareja y sus amigas lo toman con total naturalidad y lo aceptan totalmente.

Afirma que no aceptaría un novio que le dijera si debe depilarse o no: "tampoco permitiría que decidiera qué ropa debo ponerme y demás. Con respecto a lo de ligar... Si una persona me rechazara por el simple hecho de tener pelo en el cuerpo, sinceramente me alegraría, es todo un favor no tener a una persona así en mi vida".

Cree en el trabajo sí que puede influir tener vello o no, pero dice que no debería ser así y que da mucha rabia que pueda suceder algo de eso en 2018. Y que eso sí le puede influir a la hora de elegir los looks.

Dice que la postura de Amaia de OT sobre la depilación no influyó en su decisión: "ya lo había decidido hace tiempo, lo de ella es algo relativamente reciente, pero me enorgullece mucho ver que una figura pública por fin se atreve a normalizar lo que siempre ha debido ser normal".

Alba, 22 años, técnica superior en Educación Infantil

Alba, @hgwrtshome, nos explica que dejó de depilarse por comodidad "cuando el pelo comenzaba a crecer, decía, bueno, no se nota mucho, no me depilo si apenas se ve, y así empecé". Al contrario de lo que mucha gente cree, no se trata de una reivindicación feminista: "no considero que dejarte pelo en determinadas zonas del cuerpo sea feminista".

Lleva sin depilarse más de un año las piernas, las axilas y las cejas, a veces se recorta el vello si tiene muchísimo. Sigue usando desodorante y cremas y nos cuenta que tardan un poco más en absorberse pero nada excesivo.

Nos explica que al principio le daba vergüenza y pensaba que la gente se iba a fijar muchísimo, pero Alba ya se ha acostumbrado y no le preocupa. No ha tenido ningún problema ni crítica desde su entorno. "Cuando publiqué los tuits diciendo que había superado ese miedo a mostrar su vello sí me dieron bastante apoyo".

Dkmpfavxgaasdct

A su pareja no le importa demasiado su vello: "le gusta jugar con ello, yo tengo bastante suerte, él tiene mucho vello, lo cual le da vergüenza y muchas veces le depilo yo porque él me lo pide". Dice que no tiene nada que ver el ligar con tener vello, "si realmente un chico o una chica no te quiere por tener pelo, prefiero no querer yo a ese tipo de personas".

En cuanto al tema laboral, cree que sí puede llegar a influir la depilación, ya que siempre piden una buena presencia, y para los empleadores tener pelo es síntoma de ser menos higiénico, aunque no sea así, el prejuicio es lo que manda. "La verdad es que me pongo outfits o looks en el trabajo dependiendo lo cómoda que vaya a estar, nunca miro si tengo o no vello".

Suele publicar fotos suyas en redes sociales, aunque tampoco se centra en "mira tengo vello". "Sinceramente, me parece una tontería el hecho de mostrarlo y centrarse en eso ya que le das importancia".

"En el futuro, depende, si tengo ganas y me quiero depilar lo haré, pero porque me gusta tener la piel suave pero no porque alguien me lo imponga o porque a la gente no le guste. Y si no, ¡pues seguiré sin hacerlo!" Defiende Alba.

Carmen, 21 años, estudiante de Educación Social

Carmen, @CarmenSchizo, nos cuenta que básicamente se depila cuando le apetece. "He llegado a pasar un año sin depilarme o depilándome cada 5 días". Tampoco considera que sea una reivindicación feminista como mucha gente piensa, "pero el sentimiento sí nació a raíz del feminismo, me di cuenta de que la depilación es una imposición social sólo para mujeres, mientras que los hombres pueden ir tanto depilados como sin depilar, entonces yo pensé en hacer lo mismo: depilarme cuando me apeteciera".

Lleva dos años sin preocuparse de la depilación, es decir, antes de que surgiera el debate con Amaia de OT, y sobre cómo se sintió al estar sin depilar, afirma que "al principio sí me sentía algo incómoda, notaba que la gente se fijaba en mí, pero con el tiempo me reafirmé en el concepto de depilarme cuando me apetezca, son pelos sin más, además de que la depilación muchas veces es dolorosa pudiendo evitar ese sufrimiento". Dice que su vello es bastante negro, es decir, que se ve enseguida y todo el mundo en su entorno sabe que no se depila.

Mujeres Que No Se Depilan 1

Aunque la gente no siempre lo ve de manera tan natural: "las reacciones han sido variadas, ha habido gente que lo ha visto genial ya que las decisiones de belleza deben ser una opción personal, mientras que otras personas lo ven "asqueroso" cuando realmente sólo es vello corporal y esas personas también lo tienen". Las personas más cercanas no le han hecho ningún comentario negativo.

Respecto a cómo influye en su vida personal, Carmen dice que a su anterior pareja no le importaba porque él tampoco se depilaba. A la hora de encontrar pareja, piensa que no le va a influir ni liga menos por ello, porque ella es quién decide si se depila o no y no se lo van a imponer. Como ella argumenta: "si por tener pelos no le intereso es que esa persona no me merece la pena".

En el trabajo, piensa que sí le influirá y que no está bien visto una mujer con pelos en los sobacos, pero poco a poco cree que se irá normalizando. "Hay gente que piensa que es antihigiénico, aunque esa información es falsa". Su piel sigue siendo suave y el desodorante y la crema corporal se absorben igual, sin problemas.

Carmen no suele mostrar específicamente su vello en redes: "no he compartido fotos enseñando mi vello intencionalmente ya que al fin y al cabo lo llevo con naturalidad, todos tenemos pelos y no veo necesario enseñarlo específicamente porque sí". Tampoco el vello condiciona los looks que se pone, elije los mismos que si estuviera depilada.

Dawn, 16 años, estudiante de Arte

Dawn, @dawnisafeminist, decidió no depilarse por otros motivos más significativos: "Decidí no depilarme para arreglar mi enorme problema de autoestima con el vello corporal y los problemas en la piel que eso me causaba. Luego también se convirtió en una reivindicación feminista".

La depilación (con cera) le causaba irritación, heridas, pelos enquistados, etcétera, dice que tiene la piel muy sensible y se le quedaban las piernas hinchadas durante días. Los problemas de autoestima derivan de la cantidad de vello que siempre ha tenido. "Tenía que esconderlo, tenía que hacerlo desaparecer, no podía dejar que nadie lo viera. De hecho la primera vez que me depilé tenía 8 años y desde entonces era algo recurrente. No importaba el calor que hiciera, si tenía un mínimo de pelos, tenía que llevar pantalón largo y me daba asco a mí misma. No era sano vivir así, así que tuve que empezar a quererme a mí misma con pelos".

En su perfil de Twitter se define como activista LGTB y como "feminista radical", pero cree que la orientación sexual, el feminismo y la depilación no tienen nada que ver. La mayoría de feministas se depilan, concluye.

Tras unos dos años sin depilarse, comenta cómo se sintió al respecto: "Me sentí muy incómoda, pues aunque no me lo dijeran directamente, muchas personas de mi entorno me lanzaban indirectas crueles, y otras me aconsejaban que me depilara por mi bien, para no tener problemas. Agradecía que esas personas se preocuparan por mí, pero en esos momentos mi lucha personal era más importante que la imagen exterior que daba. Al final, la mayoría de ellas me han acabado aceptando así y estoy contenta".

Afirma que ha sido atacada por no depilarse, pero también ha recibido mucho apoyo y comentarios de chicas del tipo "ojalá yo también tuviera el valor para hacerlo".

Tiene bastante vello y es muy visible en piernas, ingles, axilas, barriga y un poco en la cara, así que se suele depilar para eventos especiales y sí que se depilaría aunque no quisiera para encontrar trabajo o para mantenerse en uno, ya que no podría poner en riesgo su fuente de ingresos. Por lo demás dice que no echa de menos depilarse, "cuando lo hacía, mis pelos en seguida volvían a crecer y todos los problemas de piel que me ocasionaba no valían la pena".

Lexie Barnhorn 576162 Unsplash

Nos cuenta que tiene pareja y a su pareja le da igual que se depile o no. Tampoco se depilaría si su pareja se lo pidiera: "le pediría que respetara ese límite pues es mi cuerpo y no debería decidir sobre él. Puede que ligue menos por no depilarme, pero no me interesa ligar con personas a las que les gusto sin pelo, pero con pelo no".

En cuanto a la visibilidad alcanzada por Amaia de OT, "yo ya llevaba más de un año sin depilarme y me sentí bastante apoyada pues mucha gente cambio de opinión respecto al vello gracias a ella".

Respecto al futuro: "probablemente no me depile mucho más, solo cuando sea estrictamente necesario, como he hecho hasta ahora. Vivo mucho más a gusto conmigo misma y tranquila así".

N.

N, @danslapeur, no quiere dar su edad ni su ocupación, y defiende los siguientes motivos para no depilarse: "simplemente son pelos y no le veo el sentido a sufrir y quitármelos solo para estar más femenina para un hombre".

Como comentan todas ellas, al principio se sintió incomoda y le daba vergüenza porque a la mayoría de la gente le parece feo una mujer con pelos, y también recibió malas miradas y comentarios negativos.

Afirma que se siente más libre "Ahora mismo estoy depilada. Hay momentos de bajón en los que acabas volviendo a la depilación, pero en el futuro puede que me depile o puede que no".

Como podemos ver, las mujeres que han dejado de depilarse afirman que no lo hacen como modo de protesta feminista, sino que simplemente lo hacen por comodidad o por problemas en la piel. Sin embargo, en realidad, priorizan su bienestar a los cánones estéticos impuestos por la sociedad en la que los hombres no se depilan y las mujeres sí, y esa sí es una postura feminista.

Fotos | Photo by Billie on Unsplash, Photo by Lexie Barnhorn on Unsplash

En Trendencias | Una preciosa fitness blogger muestra su cuerpo tras un año sin depilarse y anima a toda mujer a hacer lo que quiera con su cuerpo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio