Publicidad

¿Alguna vez has entrado en una Clínica Estética?

¿Alguna vez has entrado en una Clínica Estética?
Sin comentarios

Sin ton ni son, me vi dentro de una Clínica Estética esta pasada semana. No sé si alguna vez habéis entrado simplemente a preguntar, pero lo hice. El resultado, no pienso volver a entrar. Entré pensando que primero me iban a preguntar qué me gustaría, cómo me vería, en qué había pensado…

Pero no, me miraron, me analizaron, sólo el rostro desde una butaca, y el resultado fue, textual: “como veo que sonríes mucho, te recomendaría unos pinchazos de ácido hialurónico en la comisura de los labios“. Tal y como estáis leyendo. Mi respuesta fue, “¿qué me pinche qué?” A lo que me contestó algo como, “así evitas que en un futuro tengas cara de marioneta”...

No me levanté y me fui, aguanté. Me señaló además que tengo pequeñas líneas de expresión en los ojos, ¡claro!

Soy una persona viva y gesticulo, dato fundamental para que la piel se mueva… pero de ahí a que con 29 años me pinche en la comisura de los labios y el rostro me quede ya paralizado, como todas vemos en las mujeres operadas, pues como decir… ¡no!

Me enfadé, me parece que no tienen en cuenta la edad para empezar a ‘aconsejar’ este tipo de operaciones mínimas. No entiendo cómo pueden no preguntarme por mis rutinas de belleza, mi hidratación, saber qué hago para cuidar esas líneas, preguntarme si prefiero o no otro tipo de intervención antes que esto.

Ni siquiera me preguntaron qué me parecía, simplemente esta gran frase y un, toma el presupuesto. Una cosa hice al salir, mirarme en un escaparate, sonreir y seguir mi camino olvidando por completo la opinión de una mujer sentada tras una mesa que me extendió un presupuesto para paralizarme el rostro…

En Arrebatadora | Mariah Carey ya no es quien fue, Otra mala operación estética, Meg Ryan

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios