Publicidad

En el Día Mundial de los Animales nos preguntamos: ¿mejoraría la salud de los enfermos si pudieran visitarlos sus mascotas?
Salud

En el Día Mundial de los Animales nos preguntamos: ¿mejoraría la salud de los enfermos si pudieran visitarlos sus mascotas?

Es difícil explicar a alguien que nunca ha tenido perro, o gato, o cualquier animal de compañía, lo que se siente por ellos. Cómo se les echa de menos cuando tenemos que estar separados. Y por qué a veces se reivindican cosas como poder llevarlos en el transporte público o a la playa. Pero hay historias que trascienden esas reivindicaciones porque pueden ser cuestión de salud. Todos sabemos de la importancia de un buen estado emocional cuando se lucha contra una enfermedad. Y, para muchas personas, es difícil mantenerlo si tiene que permanecer hospitalizados lejos de sus mascotas.

Cuando los perros no entienden por qué falta su mejor amigo

De vez en cuando, salta a los medios de comunicación la noticia de que un perro permanece en la puerta de un hospital a la espera de que su dueño sea dado de alta. El último caso que nos conmovió a todos fue el de la perrita Maya, documentado por el personal del hospital de Elda (Alicante).

Pero no es el único caso. De Hachiko, el perro japonés que espero durante años el regreso de su dueño fallecido, tenemos testimonio en el cine, pero de otros nos enteramos cada cierto tiempo a través de las redes sociales o los medios. Como Masha, el perro ruso que lleva dos años esperando a que su amo salga de un hospital del que ya no saldrá.

Masha

Iniciativas para que los enfermos y sus perros se reencuentren

Ya hemos visto las reacciones de los perros cuando se ven obligados a separarse de sus dueños por motivos de salud. Pero, ¿qué ocurre con los humanos? Si todos consideramos necesarias las visitas de seres queridos para mantener la salud anímica del paciente, ¿no sería positivo que también los perros pudieran acceder a ellos?

Los pioneros en las visitas de mascotas a hospitales son los canadienses. En concreto, el hospital Juravinski, de Ontario, que ha implantado el programa Zachary’s Paws for Healing. Zachary Noble era un joven de 23 años diagnosticado con un linfoma de Hodgkin muy agresivo. Pasó muchas semanas en el hospital y su obsesión era volver a ver a sus perros. Con la complicidad de algunos trabajadores del hospital, su familia consiguió introducir a uno de ellos y el estado anímico de Zachary mejoró considerablemente. Por desgracia, Zachary falleció poco después, no sin antes hacer que su familia le prometiera que lucharía por que los perros pudieran entrar a los hospitales a visitar a sus dueños. Y así nació Zachary's Paws for Healing.

Zachary

Estados Unidos ha seguido los pasos de sus vecinos del norte y aproximadamente 100 centros, como el Centro médico de la Universidad de Maryland, tienen programas específicos de visitas de mascotas. La explicación de por qué lo hacen queda clara en este vídeo:

En España, todavía son escasas estas iniciativas. Hace unos meses se creó una iniciativa en Change.org para solicitar que los animales pudieran visitar a sus dueños en el hospital, que acumula algo más de 8.000 firmas. El origen de la campaña está en una emotiva historia que su impulsor ha compartido en Facebook:

Existe poca información oficial sobre otros programas, aunque estos días ha circulado por Facebook una imagen que demuestra que en el Hospital de Guadarrama, en Madrid, existe un plan de visitas de mascotas como parte del Plan de Humanización:

14502918 1579990995359729 7421449849919530080 N

Un emotivo reencuentro

«Me ha servido de terapia, he cargado las pilas». Rodolfo Castillo.

Este mismo verano tuvimos un buen ejemplo de cómo un perro y su amo pueden echarse de menos durante un período largo de hospitalización. Rodolfo Castillo es un paciente, tetrapléjico desde hace 18 años, que tuvo que pasar unos días ingresado en el hospital de Valdecilla (Cantabria). Esos días se convirtieron en dos meses y Rodolfo echaba de menos a Lobo, el perro de asistencia que se había convertido, en los seis últimos años, en sus manos y sus pies. Y, a juzgar por las imágenes del reencuentro, parece que Lobo también lo había echado bastante de menos a él también:

Beneficios psicológicos

La asociación Zachary’s Paws for Healing remarca que, cuando los pacientes ven a sus mascotas, sus signos vitales mejoran, así como la depresión y la sensación de aislamiento. También es una motivación adicional para que los pacientes quieran volver a casa. Les aporta normalidad y les hace olvidar durante un rato que están en el hospital. También las mascotas se benefician, ya que desaparece el sentimiento de que sus amos los han abandonado.

Las terapias asistidas con mascotas son una realidad desde hace años y están probados sus beneficios. En España son pioneros la asociación Perros Azules y el hospital Sant Joan de Déu (en Esplugues de Llobregat, Barcelona). Si un perro entrenado puede mejorar la salud de los pacientes, es de suponer que el perro propio de cada uno lo hará en mayor medida.

La cara B de las visitas

Evidentemente, la posibilidad de los perros visitando a sus dueños en los hospitales no gusta a todo el mundo. Existen problemas logísticos complicados, como qué ocurre con otros pacientes con posibles alergias o fobias o el posible inconveniente sanitario de que los perros hagan sus necesidades donde no deben (incluso provocado por la emoción del reencuentro).

En las iniciativas que existen en Canadá y Estados Unidos, existen normas estrictas sobre la preparación que debe seguir el perro (los gatos no están permitidos en todos los centros) para que se autorice su visita. Cartilla sanitaria en vigor, desparasitación externa e interna y un baño previo al viaje al hospital. Además, durante la visita, un asistente social acompaña al perro y al familiar o amigo del paciente que lo lleve. Y los perros no pueden entrar en contacto con otros pacientes.

Perro

Quizá sea solo una cuestión de buena voluntad. Que la familia del paciente que quiere ver a su perro cumpla unas normas, que el hospital habilite algunas áreas... Donde se ha implementado la experiencia parece haber sido todo un éxito. Y los beneficios pueden marcar una diferencia en la vida de los pacientes.

Imágenes | Schnauzi, Zachary's Paws for Healing, Frozen Ryam.

En Trendencias | Las primeras 20 cosas que agradecerle a tu perro

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio