Publicidad

Hermès contra LVMH, la batalla legal de moda por conservar una marca familiar

Hermès contra LVMH, la batalla legal de moda por conservar una marca familiar
7 comentarios

De todas las batallas y enfrentamientos que se han vivido en la moda en estos meses la de Hermès contra LVMH es mi favorita. Lo tiene todo: moda, dinero, tradición familiar, acciones, demandas, juicios, acusaciones cruzadas… Vamos, que hay un culebrón empresarial muy serio aquí detrás. En una frase: LVMH lleva tiempo queriéndose merendar a Hermès pero estos resisten más que la pequeña aldea gala de Astérix ante Julio César, un metáfora fácil de traer pero que casa que ni pintada con el poder de LVMH.

Hola, soy LVMH y tengo el 17% de tu empresa

Bernard Arnault
Bernard Arnault, presidente de LVMH.

La historia no es fácil de resumir. El todopoderoso grupo capitaneado por Bernard Arnault lleva tiempo detrás de una de las mejores marcas de lujo que existen en moda en cuanto a imagen y prestigio. Hermès fue fundada en 1837 y aún hoy sigue perteneciendo a la familia del fundador Thierry Hermès, un rara avis en los negocios. LVMH quiere ampliar su lista de grandes marcas entre las que se encuentra Lous Vuitton, Céline o Fendi, entre otras tantas (podéis ver la lista entera en la Wikipedia), con la que más se le está resistiendo.

En octubre de 2010 LVMH anunció por sorpresa que ya poseían el 17% del capital de Hermès. Movimiento que generó todo tipo de rumores de una posible OPA que no se llevó a cabo al final ante la hostilidad de Hermès que defendió la marca creando el Holding H51 en diciembre de 2011 en el que lograron fortalecerse más controlando el 50,2% del capital. El pasado mayo LVMH anunció que ya tenía un 22,28% de las acciones, cantidad que no había aumentado desde el mes en el que Hermès creó su holding.

El Holding H51 como barrera de entrada y comienzan las denuncias

Patrick Thomas
Patrick Thomas, presidente de Hermès.

Tras esto comienza la pelea en el barro transparente de grandes trajes y abogados millonarios. En abril de 2012 Hermès movió una nueva ficha: en su junta anual con los socios propuso un estatuto que requiere que todos los accionistas con más de un 0,5% estén registrados con su nombre para que así la familia pudiese controlar de forma fácil quién poseía qué. Esto último se debe a que en Francia, según informa Cinco Días, "pasado cierto umbral legal y antes de cruzar el siguiente, una empresa no tiene obligación de declarar las compras que hacen a la Autoridad de los Mercados Financieros (AMF), supervisor de la Bolsa de París".

Hermès es una firma muy tentadora porque genera un buen beneficio y aporta un renombre cuyo valor no se puede calcular. En el último reparto de dividendos LVMH recibió 164 millones por parte de Hermès gracias a su 22,28%. El beneficio obtenido en 2011 fue de 885,2 millones de euros, un 33% más que en 2010. Para la familia Hermès, con un 62,8% a fecha de marzo de 2012, fueron 464,6 millones en dividendos. A día 4 de septiembre, la familia Hermès controla el 72% del capital de la empresa mediante el Holding H51. La protección ante grandes inversores externos llega con un derecho prioritatio de adquisición sobre un 12,3 % suplementario de capital.

Volvemos a julio, concretamente al 10 de dicho mes. Hermès presentó una querella contra LVMH por "las modalidades" utilizadas para entrar en su capital, según informaba EFE. Se buscaba cuestionar el modo de la entrada en el capital de Hermès por parte de LVMH. Según WWD, Hermès acusaba a LVMH de manipular el precio de las acciones y de hacer uso de información privilegiada.

LVMH tardó en responder ante tantas acusaciones a su política de inversión y compra. Pero ya lo ha hecho en los tribunales. Ayer mismo, 4 de septiembre de 2012, LVMH puso una querella contra Hermès por "chantaje, denuncia calumniosa y competencia ilícita", según EFE. En palabras a la propia agencia de noticias por parte del portavoz del grupo:

Acabamos de enterarnos de que Hermès se ha querellado contra LVMH y vamos denunciar a Hermès.

La historia acaba de empezar y promete ser larga. Seguiremos de cerca su desarrollo.

En Trendencias | Hermès Otoño-Invierno 2012/2013: demasiado recuerdo, poca evolución En Trendencias | Louis Vuitton Otoño-Invierno 2012/2013: fe ciega en el estampado

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios