Compartir
Publicidad
Publicidad

The Hope Diamond y el Wittelsbach-Graff, exhibición única en el Smithsonian

The Hope Diamond y el Wittelsbach-Graff, exhibición única en el Smithsonian
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las historias de los grandes diamantes con nombre y curriculum me fascinan. El Hope Diamond es uno de ellos. Su album familiar empezó en el siglo XVII y en la actualidad está en exposición permanente en el Museo Nacional de Historia Natural Smithsonian en Washington D.C.

Un mercader francés, Jean Baptiste Tavernier, lo compró en la India en uno de sus viajes y se sospecha que fue hallado en la mina Kollur de Golconda. La gema pesaba inicialmente unos 115 kilates y, desafortunadamente debido a los caprichos y gustos de sus sucesivos propietarios, fue tallado hasta los 45,52 kilates que tiene hoy día.

De vuelta a su tierra, el mercader lo vendió en 1668 al Rey Luis XIV y pasó por las manos de otros reyes franceses, del inglés Jorge IV y ricos propietarios como la familia Hope, de donde adoptó su nombre.

Harry Winston

La información de su recorrido por distintos joyeros y cambios de engaste son fascinantes y está completa en la web oficial del museo. Su último propietario, Harry Winston Inc., lo donó al Smithsonian el 10 de noviembre de 1958.

Rare encounter

A principios de año hablamos de otro gran diamante azul que ha marcado la historia de las gemas: el Wittelsbach-Graff. Bien, por primera vez desde hace 50 años el diamante está expuesto al público y en un lugar de honor: junto al Hope Diamond.

Se pueden ver estas dos extraordinarias joyas en una excepcional exhibición en el mismo Smithsonian que terminará el próximo 1 de agosto. Si vais a Estados Unidos y os apasiona el mundo de los diamantes, no dejéis pasar esta oportunidad posiblemente irrepetible de contemplarlos juntos.

Más información | Smithsonian, Smithsonian En Embelezzia | Graff

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos