Publicidad

La tirolina más alta del mundo está en Val Thorens, a 3.000 metros de altura

La tirolina más alta del mundo está en Val Thorens, a 3.000 metros de altura
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Hasta ahora, quien quería disfrutar de una vista panorámica sobre las montañas nevadas podía utilizar una cabina de cristal suspendida en el vacío. Pero como los adictos a las emociones fuertes y a los chutes de adrenalina parecen que nunca tienen suficiente, acabamos de saber que en Val Thorens, la estación más alta de los Alpes, han instalado un cable a 3.000 metros de altitud, ¡lo nunca visto!

Desde ayer, esta nueva actividad está causando sensación en la estación de esquí, y eso que en cuestiones de altura Val-Tho – como la conocen todos sus fans -, sabe largo y tendido, pues hace más de cuarenta años que lleva abierta. No en vano, allí se duerme a 2.300 metros, y no son uno o dos los remontes, sino siete los que pulverizan la barrera simbólica de los 3.000 metros de altura para poder deslizarse por sus pistas.

Vistas

La famosa tirolina ha sido instalada entre el telesilla del Bouchet, a 3.230 metros (el punto culminante de los 600 km de pistas de los Tres Valles), y el Funitel de Thorens a 3.000 metros.

El cable mide 1.300 metros de largo. De este cable de acero cuelga un arnés capaz de deslizarse a una velocidad que varía de los 65 a los 105 km/hora durante un minuto y cuarenta y cinco segundos. Una eternidad cuando uno se encuentra suspendido entre el cielo y la nieve por encima del vacío.

Este vuelo está reservado para los esquiadores más expertos, los que no dudan en utilizar casco. Al bajarse del telesilla, hay que soltarse las sujeciones para sentarse en este sillón improvisado, al que luego colocan las tablas por detrás porque, aunque al llegar te tiemblen las piernas, tendrás que volverte a calzar los esquís.

La tirolina abrirá todos los días (dependiendo de las condiciones meteorológicas, ¡claro!) hasta el 11 mayo, coincidiendo con el final de la temporada de esquí. Precio: 50 euros. Pero es que, ¡hay experiencias que el dinero no paga!

Más información | Val Thorens Embelezzia | Vista panorámica de Chamonix en una cabina de cristal suspendida sobre el vacío a 3.842 metros de altura

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir