"Amyris", el alma del iris de Francis Kurkdjian

"Amyris", el alma del iris de Francis Kurkdjian
Sin comentarios

No todos los días se tiene la suerte, y el inmenso honor, de conocer en persona a uno de los mejores perfumistas del mundo. Francis Kurkdjian no nació en Grasse, ni es hijo de un perfumista. De niño, estudió piano y ballet, pero lo que de verdad le atraía era el mundo de la moda. Algo bastante lógico, si se tiene en cuenta que su abuelo materno era un conocido sastre, y que su abuelo paterno diseñaba trajes de novia. Parecía haber nacido predestinado, ¡si hasta su apellido en iraní significa "fourrure" (abrigo de piel)!

A partir de los quince años fue cuando decidió que quería convertirse en un creador de perfumes, para lo cual se matriculó en la Escuela Internacional de Perfumería (ISIPCA). Con tan sólo veinticinco años, Kurkdjian creó su primer perfume, Le Mâle para Jean Paul Gaultier (el perfume masculino más vendido del mundo). Después, siguieron otros igual de importantes como For Him para Narciso Rodríguez (¡mi preferido!). Kurkdjian también fue el primer nariz en abrir su propio taller de perfumes sur mesure en el año 2001.

Kurkdjian pour Amarys

Hoy, gracias al buen hacer de Le Secret du Marais, una perfumería especializada en firmas nicho que, como la Maison Francis Kurkdjian, no pertenecen a ninguna multinacional, ni hacen publicidad, y que dedican un gran esfuerzo a la investigación (para el lanzamiento del perfume Amyris hicieron falta dieciocho meses que, añadidos a los otros seis que necesitó Kurkdjian, suman casi dos años, para que un perfume de estas características pueda ver la luz), hemos tenido el inmenso privilegio de poder entrevistar a monsieur Kurkdjian, en exclusiva, para Embelezzia con motivo del lanzamiento internacional de su última creación: Amyris Femme y Amyris Homme.

Perfume Amyris de F. Kurkdjian

Bonjour monsieur Kurkdjian! ¿sería tan amable de explicarnos qué significa para Vd. el perfume?

Para mi el perfume es una emoción invisible: magia, creación, pero también rigor profesional y científico - que no químico -, una idea romántica, artística, una conmoción que se queda grabada en la memoria agitándola, turbándola y conmoviéndola. Un acercamiento muy a lo Marcel Proust, supongo.

En algún sitio hemos leído que Amarys, su última creación, el perfume por el que estamos hoy aquí reunidos, es una fragancia que ha dedicado a su hermana…

Amarys es un perfume creado a imagen de la mujer actual, con temperamento, energía, multifacética, con un ritmo de vida capaz de conciliar el trabajo con la atención a sus hijos, al tiempo que también se las arregla para desarrollar una vida personal plena. Mi hermana tiene ahora cuarenta años y, para mi, representa ese prototipo de mujer a la que tanto admiro. En mi hermana, y en mujeres como ella, me he inspirado a la hora de crear este guardarropa olfativo. He querido aportar mi granito de arena a su causa, proponiéndoles un perfume en el que confiar que, al usarlo, supiesen que acertarían pues iría bien en cualquier momento o circunstancia.

En el 2001, crea el primer taller de perfumería “sur mesure” del mundo.

Como os iba diciendo, llegué a los perfumes a través de la moda. Antaño la Haute Couture era quien inspiraba al Prêt-à-porter, y el perfume era como un accesorio más. Hoy, la Haute Couture ya no inspira. El perfume se ha desacralizado, se vende en grandes almacenes donde se clasifica por orden alfabético, como en los supermercados. Sin embargo, cada perfume tiene una historia importante detrás que necesita ser contada. Yo quise llevar hasta el límite esta profesión, vestir a las personas con mis perfumes. Crear perfumes Ready to wear (prefiero expresarlo en inglés porque eso es lo que son, porque si los llamamos Prêt-à-porter –que sería la traducción lógica del término -, parece como si ese apelativo conllevase una connotación peyorativa).

¿Cuál es el tipo de clientela que acude a su atelier para que le fabriquen un perfume personalizado?

Sobre todo mujeres; el setenta y cinco por ciento de mi clientela son mujeres. Mujeres de todo tipo, para quienes el perfume es algo importante, por lo que su perfume debe ser también algo importante, y que quizá lo único que tengan en común entre sí sea a Francis Kurkdjian. Para poder crear un perfume personalizado tengo que sentarme y dialogar mucho con el cliente. Construir un ambiente, hacer que huela muchas construcciones aromáticas, para comprender realmente quién es, y qué le gusta. Yo les explico que lo ideal es irse haciendo un guardarropa olfativo. Por un lado, deberíamos disponer de perfumes fáciles de usar, menos caros, como la ropa que usamos a diario que se abotona por delante, para que resulte cómoda y, luego, disponer también de trajes de gala, de esos que se cierran de forma sofisticada por medio de una larga cremallera que recorre toda la espalda. El perfume tiene que resultar algo enérgico en el tempo, durante el día, durante la semana.

Háblenos de Amyris.

El perfume que hoy presentamos Amyris Femme es un perfume floral, amaderado, luminoso, nacido del encuentro entre el amyris (un árbol que crece bajo el sol de Jamaica) y el iris (una de las flores de origen florentino, más sutiles del mundo). Juntos son capaces de vibrar sin llegar a enmascararse. Resulta fresco, cómodo de usar, y aunque es volátil también nos envuelve de forma agradable. A mi me gusta pensar que el nombre de este perfume tiene un doble significado, por un lado se refiere al famoso árbol tropical y, por otro, habla del alma del iris (“âme”en francés).

Antes de despedirnos, una última curiosidad: ¿Qué tiene el haba de Tonka del Brásil que se está convirtiendo en ingrediente de moda de los últimos lanzamientos en perfumería?

Lo bueno de la perfumería nicho es que no se ve doblegada a las exigencias del marketing ni de la publicidad, con lo cual puedo utilizar los ingredientes que me apetezcan sin tener en cuenta su precio. El aroma del haba de tonka recuerda a la vainilla, al clavo de olor y a la canela, la diferencia estriba en que el absoluto del haba de tonka cuesta hasta trescientas veces más que su equivalente sintético.

Nos despedimos de monsieur Kurkdjian reproduciendo una de sus máximas, que viene a decir algo parecido a:

"El perfume es una obra de arte, que pertenece al patrimonio de la intimidad"
.

Máxima de Kurkdjian

Más información | Francis Kurkdjian Más información | Le Secret du Marais En Embelezzia | Elie Saab lanzará su primer perfume el próximo mes de julio: Elie Saab Le Parfum

Temas
Comentarios cerrados
Inicio