Publicidad

El cine de acción nos hace comer más... pero es fácil evitarlo

El cine de acción nos hace comer más... pero es fácil evitarlo
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Leo este fin de semana en Blogdecine que un equipo de investigación de la Universidad de Cornell ha publicado un estudio que sugiere que las películas de acción, concretamente las del director Michael Bay pueden hacernos engordar.

¿Cómo han llegado a esta conclusión? reuniendo a 94 estudiantes y comparando cómo reaccionaban al dejarlos solos frente a un televisor durante 20 minutos, con una gran cantidad de aperitivos a mano.

A un grupo se le puso la película La Isla, a otro la misma película sin volumen y al último un programa de entrevistas. El primer grupo ingirió un 98% más de chucherías y consumió un 65% más de calorías que el que vio el programa de entrevistas. La diferencia no fue tan grande (36% más en comida y 42% más en calorías) con el segundo grupo, que vio la película sin sonido.

Los responsables del estudio van a continuar investigando para concretar por qué la película de acción generó una ingesta de comida exagerada entre los participantes. El estudio todavía está muy verde para sacar conclusiones pero de momento apuntan a que el ritmo rápido del film y el nivel de concentración de los espectadores podrían ser las causas.

Como conclusión aconsejan no tener comida basura cerca, ya que un público distraído se lleva a la boca cualquier cosa.

No solo películas de acción

bridget-jones-1.jpg

En el fondo esto es algo que ya sabíamos, si estamos haciendo otra actividad mientras comemos, como por ejemplo leer o ver la tele, solemos ingerir más calorías que si estamos centrados en lo que estamos ingiriendo.

Puede que las películas de acción nos hagan consumir más calorías, todavía está por demostrar, pero ¿Quién se atreve a ver una comedia romántica con una bandeja de dulces a su alcance? o en general cualquier serie o película que nos guste.

Si nos espachurramos en el sofá y nos rodeamos de tentaciones, difícilmente pararemos antes de que termine lo que estamos viendo. Cuando esto se repite a menudo y se convierte en una costumbre, es fácil imaginar las consecuencias.

Trucos para una tarde de cine en casa

palomitas.jpg

No se trata de estar viendo la película y pensando en lo que comemos o dejamos de comer, bastará un poco de previsión antes, para evitar acumular calorías en exceso.

Algo tan fácil como separar una porción razonable de patatas fritas en un bol, en lugar de tener una bolsa familiar a mano, puede servirnos para parar a tiempo. Por otro lado, si preparamos las palomitas nosotras, con poco aceite o mejor aún con una máquina por aire caliente, estaremos tomando un aperitivo muy ligero (unas 30 calorías por taza) y saludable.

Los encurtidos también son una buena alternativa para picotear y si nos apetecen otros sabores podemos elegir alguna de las opciones con menos de 50 calorías que nos propuso mi compañera Lady Fitness.

Por último, siempre nos quedará evitar las películas de Michael Bay por si acaso, aunque eso es algo que llevo haciendo desde hace bastante tiempo, y no precisamente por conservar la figura…

Foto | ThomasLife

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir