Publicidad

Las pautas im-pres-cin-dibles para ser un padre con estilo

Las pautas im-pres-cin-dibles para ser un padre con estilo
10 comentarios

Publicidad

Publicidad

Cuando la palabra moda se une a la de progenitor, términos como “práctico” o “cómodo” surgen velozmente en la mente de cualquier hombre. Otros como “elegancia” “detalle” o “cuidado” parecen relegados a los tiempos en los que la única preocupación eras tú mismo y la imagen que deseabas transmitir. Queremos que la distancia entre todos estos términos se acorten y para ello te doy las pautas imprescindibles para ser un padre con estilo, con consejos tan prácticos como a la última.

dfg

Instinto Básico

Comencemos por el principio, o lo que es lo mismo el armario básico. Con las siguientes prendas podrás atender la mayoría de las necesidades que te puedan surgir en tu ámbito familiar, social y laboral: un traje azul y uno gris, un blazer, pantalones grises y negros, camisas de colores, jerseys de lana de cuello redondo, un abrigo de tweed o algún tejido invernal y un esmoquin. Si echas de menos la presencia de alguna de estas prendas entre los habituales inquilinos de tu armario, no lo dilates más en el tiempo y sal en busca de aquello que te falta.

Chic y cheap

Cuando el “yo” se convierte en “nosotros” esto pasa de ser una cuestión impensable a imprescindible. Ha llegado el momento de preguntarte ¿lo chic puede ser cheap?: por supuesto, la clave está en saber buscar pacientemente y elegir inteligentemente cual cazador en busca de su presa. Si algo te da la impresión de que vale más de lo que cuesta, cómpralo.

Sí al traje

Sin embargo ¿qué sería de la elegancia de Grant, Bogart o Bond sin los trajes? Aquí tienes unas pautas prácticas para conseguir que el traje te quede perfecto como antaño: si algunos kilos de más han hecho mella en tu cuerpo, deshazte del cinturón, acorta la figura. Y para desviar la atención de tus redondeces hacia tu elegancia, lleva la chaqueta siempre cerrada y añade un pañuelo de seda al bolsillo superior.

Renovarse o morir

El espacio ya no abunda en tu casa, los hijos lo invaden todo como si del más valeroso conquistador se tratase y reclaman tanta atención como espacio. Tu sentido práctico es más necesario ahora que nunca y el amontonar viejos amigos en tu armario no es ya una opción. Cuando se trata de deshacerse de un cadáver fashion cada uno puede elegir el método de esconder el crimen: con un "Tira" , un "Guarda", un "Dona" o un "Regala". Pero si estás dudoso de si una prenda merece un espacio en tu armario, pregúntate ¿me lo he puesto en el último año? y ¿me compraría esto hoy?. Si la respuesta a una de estas dos dudas es NO, hazla desaparecer

¿XXL?

sdf

Aumenta la familia y aumenta la talla. ¿Acaso las responsabilidades engordan?. No, que sepamos, pero parece ser un fenómeno extendido que al aumentar la familia aumentan también las dimensiones de nuestra vestimenta. El “slim” nunca estuvo tan de moda así que reduce las proporciones de tu vestuario y hazte con unos pitillos, una blazer o una camisa “slim” o lo que es lo mismo, ajustada al cuerpo.

Conciencia limpia

dsf

Como padre en muchas ocasiones se presupone que has de saber de todo o al menos simularlo. Y si de practicidad se trata, te recomendamos ciertos conocimientos sobre tejidos, no en vano manchas, vomitonas y demás exabruptos corporales serán pan de cada día. Mi recomendación de estilista y madre curtida en mil batallas, deja a un lado antes y terciopelos y pásate al cuero, el algodón y las microfibras.

Cuestión de detalles

Con los hijos, las prioridades y el eje sobre el que creíamos que giraba el mundo, nosotros mismos, cambia. Pero ello no quiere decir que debamos dejarnos apartados a un lado ni que nuestro estilo deba ser fagocitado por las exigencias que conlleva el ser padre. Y cuando se trata de estilo, nada mejor que comenzar por los detalles. No se trata de vestirse como un Lord Byron del siglo XXI pero sí de cuidar con esmero los detalles: corbatas para conjuntos sport incluso en fin de semana, zapatos siempre a juego con cinturón y por supuesto impolutos, camisas con puños franceses y, por qué no, gemelos y un borsalino.

Al fin y al cabo, quizás aprender a cuidar los detalles más importantes de la elegancia sirva para enseñar los detalles más importantes de la vida.

Fotos | Gtres

En Trendencias | ¿A tu padre le encanta Cary Grant? Regálale un gran zapato en su día

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios