Ideas frescas y saludables para las comidas y cenas de verano en la terraza y con amigos

Ideas frescas y saludables para las comidas y cenas de verano en la terraza y con amigos
Sin comentarios

Los langostinos son un alimento perfecto para el verano. Frescos, ligeros, saludables y, sobre todo, versátiles. Los podemos tomar solos, cocidos, al horno o a la plancha. O podemos incluirlos en recetas en frío, como ensaladas, tartares con frutas, ceviches o salpicones; pero también en platos calientes tan tradicionales como una paella o una fideuá, un guiso o un plato de pasta.

La calidad de los Rodolfos, los langostinos Pescanova, te permitirá dar el mejor sabor a cualquier plato que elijas, al mismo tiempo que crear un menú ligero y saludable, perfecto para una reunión con amigos, este verano, en la terraza.

No dudes en contar con ellos como protagonistas de tus recetas. Ten a mano Rodolfos crudos y cocidos, para usarlos en elaboraciones tan diferentes como estas.

Langostinos y… ¿para qué más?

Dicen los grandes chefs que, cuando tienes un gran producto, necesitas muy poco más. Pocos ingredientes más y poca elaboración, para que el producto brille. Y eso es lo que pasa exactamente con los Rodolfos. Son langostinos de una calidad excepcional, de ahí que, aunque después hagamos alguna elaboración o receta con ellos, no está de más preparar un aperitivo de langostinos exclusivamente.

Rodolfos1

Puedes optar por un plato de Rodolfos cocidos y acompañarlos con alguna salsa, como una mayonesa cítrica, una con un toque de mostaza, una salsa rosa, una remoulade o cualquier otra.

Otra posibilidad es, en lugar de cocidos, elegirlos crudos y preparar unas brochetas a la plancha. Si la jornada va de barbacoa, comenzar por unos Rodolfos puede ser una idea brillante.

Rodolfos2

Para dar entidad a las ensaladas

Las ensaladas son un gran plato. Coloristas, brillantes, saludables, llenas de sabor, pueden ser una comida completa. Nos encantan todo el año, pero en verano son imprescindibles y un as en la manga de las reuniones con amigos. Son perfectas para tener en el centro de la mesa y que cada comensal se sirva a su gusto.

Rodolfos3

Por ejemplo, esta ensalada de Rodolfos y anchoas con aguacate, tomate, aceitunas negras, maíz y hojas verdes es una excelente idea. Y un perfecto punto de partida para hacer variaciones y adaptar la ensalada a tus gustos. Busca aquellos ingredientes que mejor les vayan a los langostinos, como el aguacate, brotes y hojas verdes, alguna fruta (naranja sanguina o piña)… ¡deja volar tu imaginación!

Y si quieres una ensalada con más entidad, ¿qué tal una templada de langostinos con arroz?

Rodolfos4

Para elaborarla, prepara una ensalada con arroz, tomates cherry, maíz y cebolleta, y aliña con sal, aceite de oliva virgen extra y vinagre. En el último momento, saltea unos Rodolfos crudos salpimentados e incorpora a la ensalada.

Langostinos y arroz, combinación ganadora

Lo acabamos de ver con una de las opciones de ensalada: el arroz y los langostinos forman un tándem perfecto que nos ofrece mil y una combinaciones. Pero si estamos hablando de una comida entre amigos, en verano, al aire libre, en la terraza o en el jardín… no puede faltar un arroz con Rodolfos.

Rodolfos5

Para elaborarlo, prepara un sofrito con ajo, cebolla y pimiento verde, con un poco de aceite de oliva virgen extra a fuego suave. Cuando las verduras ya estén blandas, añade salsa de tomate. Cuando el sofrito esté bien hecho, incorpora el arroz y, dos minutos después, el doble de volumen de fumet de pescado ya caliente y ajusta el punto de sal. Cocina a fuego vivo 7 u 8 minutos, coloca los Rodolfos por encima y unas judías verdes ya cocidas, y sigue cocinando, a fuego suave, otros 7 u 8 minutos. El resultado es espectacular.

Si la reunión de amigos es informal, pero con un toque chic, y estás pensando en hacer un menú de picoteo, triunfarás con un niguiri sushi de langostinos. Evitas los problemas del pescado crudo en verano y, además, están riquísimos. El secreto está en la cocción, el aliño del arroz y, por supuesto, emplear un producto de calidad, como los Rodolfos.

Rodolfos6

Para preparar el arroz de sushi, debes lavarlo en agua fresca varias veces, hasta que pierda su almidón y el agua salga, si no transparente completamente, al menos sí muy clarita. Al final, escurre el agua y deja reposar 20 minutos.

Ahora pon el arroz remojado en una olla e incorpora agua, de tal forma que lo cubra como un centímetro y medio más. Lleva a ebullición la olla bien tapada. Cuando rompa a hervir, baja el fuego al mínimo y cuece durante 15 minutos, siempre tapado, hasta que se haya evaporado el agua.

Mientras se hacer el arroz, mezcla en un bol vinagre de arroz (8 cucharadas), azúcar (3 cucharadas) y una cucharilla de sal.

Una vez cocido el arroz, deja reposar unos minutos tapado y, después, pásalo a una fuente donde quede bien extendido y aliña con la mezcla de vinagre, azúcar y sal.

Cuando se haya enfriado, ya puedes ir formando bolitas con la mano, presionándolas pero sin apelmazar. Pon una pizquita de wasabi (¡ojo!, apenas una leve nota) sobre el interior del langostino, pelado y abierto a la mitad. Colócalo sobre el arroz y sirve con salsa de soja.

¿A quién no le gusta un buen plato de pasta?

Con un buen plato de pasta, sobre todo si eliges una elaboración que se salga un poco de lo corriente, siempre triunfarás en una reunión entre amigos. Si a esto unimos que el marisco y la pasta casan a las mil maravillas, ¿a qué estamos esperando para preparar un rico plato de pasta con Rodolfos?

Para que resulte ligero y apetecible en verano, es preferible elegir recetas sin salsas muy pesadas. Lo mejor será apostar por ingredientes salteados a modo de sofrito o salsas frescas y ligeras.

Rodolfos7

Por ejemplo, con estos estos espaguetis picantes con langostinos, con una ligera salsa de whisky, sorprenderás a tus amigos.

Son muy sencillos de elaborar. Tan solo tendrás que saltear en una sartén unos langostinos crudos pelados, ajo picado, cayena, un poco de ralladura de limón y unos cherrys. Añade un chorrito de whisky y deja evaporar el alcohol unos segundos. Después, incorpora un poco de nata y cocina unos minutos más. Salpimienta, retira del fuego y añade un poco de zumo de limón. Mezcla con la pasta cocida al dente y sirve inmediatamente.

Rodolfos8

La salsa pesto es otra excelente opción para que un plato de pasta resulte fresco y aromático, ligero pero sabroso, todo al mismo tiempo. Estos espaguetis con langostinos y salsa pesto son deliciosos.

Prepara el pesto triturando el vaso de la batidora un ramillete bien generoso de albahaca fresca, un diente de ajo pequeño, queso parmesano, un buen puñado de piñones, un pellizco de sal y un chorro bien generoso de aceite de oliva virgen extra. Tritura hasta obtener una pasta untuosa.

Cuece la pasta al dente y saltea ligeramente los Rodolfos, salpimentados. Mezcla y sirve inmediatamente. Puedes adornar con unos piñones enteros o con alguna hoja de albahaca.

El emplatado con los Rodolfos queda precioso… pero si quieres facilitar las cosas a tus comensales, puedes pelarlos previamente, en crudo, y saltarlos ya pelados.

¿Pasta? ¿o verdura?

La pasta, como hemos visto, siempre resulta apetecible. ¿Qué tal si te decantas por una elaboración visualmente tan apetecible como un buen plato de pasta, pero tan ligero como un plato de verdura? Apuesta para tus comidas o cenas de verano por este trampantojo y verás cómo repites.

Rodolfos9

Se trata de zoodles de calabacín, un trampantojo en el que la verdura se convierte en espaguetis. Este plato resulta ligero, saludable y muy vistoso.

Además, es muy sencillo de elaborar. Lo primero que debes hacer es obtener los espaguetis. Con un espiralizador es muy sencillo. Si no dispones de uno, puedes hacer láminas finas con una mandolina y después cortar a cuchillo tiritas muy finas, como si fueran espaguetis.

Saltea en una sartén, con un hilito de aceite de oliva virgen, ajo picado bien menudo y una cayena. Añade los Rodolfos enteros o partidos en dos o tres trozos, previamente salpimentados y saltea uno o dos minutos más. Incorpora los espaguetis y mezcla bien todo el conjunto. Cocina no más de un minuto, puesto que el calabacín debe quedar entero. En el último instante, justo antes de apartar del fuego, añade perejil picado y un chorrito de zumo de limón. Sirve inmediatamente y, para completar el trampantojo como un auténtico plato de pasta, sirve aparte un poco de queso, que cada comensal podrá añadir a su gusto.

Imágenes: Shutterstock/jackmazur |Carmen Tía Alia y E.Clemente, en Directo al Paladar | Unsplash; Shanna S., PineappleAndCoconut | Valeria_aksakova en freepik

Inicio