Publicidad

Iconos de la moda que se atrevieron a pensar diferente… y se ganaron el respeto de la industria

Iconos de la moda que se atrevieron a pensar diferente… y se ganaron el respeto de la industria
Sin comentarios

El mundo de la moda está repleto de historias inspiradoras, de ejemplos de hombres y mujeres que, siguiendo sus instintos y atreviéndose a pensar diferente, cambiaron el modo de funcionar de la industria, las tendencias o el periodismo.

Pero, tras cada caso de éxito de quienes dieron un paso al frente e hicieron las cosas de un modo alternativo, hay piedras en el camino e incomprensión de unas sociedades en las que lo diferente puede incomodar. En las que no siempre hay gente dispuesta a ponerse en los zapatos de otro.

Por fortuna, hay quienes colaboran para que las cosas cambien. Y, a juzgar por el éxito de la nueva zapatería de Beefeater (la ginebra de alma londinense se ha adentrado en el universo del calzado a su manera), cada día son más los que se animan a probarse un par de zapatos ajenos, a entender y respetar otras formas de mirar y estar en el mundo.

Beefeater Respect

Cinco iconos que rompieron moldes

Pero vayamos por partes. ¿Qué iconos del mundo de la moda rompieron con sus trayectorias el orden establecido?

Coco Chanel

Quizá el primer nombre que aparezca en la lista sea el de Coco Chanel. La diseñadora que dio nombre con su apellido a una de las firmas más populares del mundo, efectivamente, desdibujó fronteras.

Porque ella, que con su manera de entender la moda marcó un antes y un después en la industria, confeccionaba su propio vestuario y, con sus desafiantes diseños, posó su mirada en el armario masculino… para transformar el femenino.

Coco Chanel introdujo la comodidad en la vestimenta de la mujer a través de pantalones y jerséis, puso fin a la era de los corsés, aligeró los tejidos, apostó por la bisutería (de ahí que las perlas sean un icono de la maison) y definió los códigos de una nueva elegancia… una en la que el vestido negro era el uniforme de una nueva generación de mujeres.

Chanel

A todo eso cabe añadir el lanzamiento del perfume Chanel n.º 5, totalmente rompedor para su época tanto por sus notas olfativas (las fragancias femeninas solían ser mucho más florales) como por su presentación (los frascos en su mayoría eran más barrocos; Chanel apostó por la sencillez).

Elsa Schiaparelli

El legado de Elsa Schiaparelli, que también brilló en el París de los años 20, está a la altura del de Chanel. La diseñadora de origen romano, artista surrealista de la talla de Dalí, también redefinió el armario femenino con sus vanguardistas propuestas. Y a ella le debemos diseños como la falda-pantalón o la creación de los desfiles modernos, ideados como auténticos espectáculos.

Bill Cunningham

La moda no es solo cosa de mujeres y a Bill Cunningham, el icónico fotógrafo que durante décadas recorrió las calles de Nueva York retratando estilismos con su bicicleta y su chaqueta azul a cuestas, le costó más de un quebradero de cabeza demostrarlo.

Como él mismo cuenta en sus memorias, la mentalidad de Bill iba un paso por delante de la de su Boston natal, que no consiguió ponerse en sus zapatos. Visionario de tendencias y artista sin prejuicios, fue sombrerero en su juventud, antes de trabajar para revistas de prestigio analizando los desfiles de la Europa de los años 50.

Street Style

Desde finales de los años 70, recorrió Nueva York fotografiando aquella moda que no se veía en los desfiles. Y, mucho antes de que las redes sociales y los blogs hicieran su entrada en escena, Bill inventó el street style.

Iris Apfel

De silueta inconfundible, con su cabellera plateada y sus grandes gafas redondas, Iris Apfel ha demostrado que se puede ser un icono de estilo a cualquier edad. A punto de cumplir 100 años (nació en 1921), esta mujer llamó la atención de la prensa en 2005, cuando el Museo Metropolitano de Nueva York (Met) dedicó una exposición a su particular colección de moda.

Protagonista de campañas de belleza con más de 90 años, de Iris hemos aprendido (además de a admirar su energía incombustible) el encanto de mezclar grandes diseños con piezas sin apellido o un gran coste detrás. ¿La clave del éxito? Que sean prendas con personalidad.

Diana Vreeland

Y, para personalidad, la de Diana Vreeland, que nos dejó, entre otros mantras, su popular “the eye has to travel”. Reputada editora de moda, transformó una debilidad en su punto fuerte: desde pequeña tuvo complejo por sus inusuales facciones, pero convirtió ese sentimiento en un potente carácter, una personalidad arrolladora y cautivadora.

Ella, además, supo ponerse en los zapatos de los demás y fomentar su singularidad: animó a Manolo Blahnik a dar rienda suelta a su creatividad a la hora de diseñar zapatos y apostó por la modelo Twiggy, cuyas facciones tampoco eran normativas, pero que se convirtió en todo un icono de la moda de los años 60.

¿En qué zapatos vas a ponerte?

¿Y si hubiese una zapatería a la que acudir para ponerse en los zapatos del que piensa diferente, entenderle y respetarle? Existe. Y se ha quedado “Out of stock”.

Así se titula la nueva campaña de Beefeater, que brinda por aquellos que tratan de empatizar y comprender a quienes piensan diferente. Ponerse en los zapatos de otro no siempre es fácil: su calzado, al principio, aprieta, pero acostumbrarse y encontrarlo cómodo solo es cuestión de tiempo y práctica. A partir de entonces, todo viene rodado: porque cuando intentamos sentir como otros, el respeto está un paso más cerca.

A juzgar por el éxito de la zapatería de Beefeater, el calzado de la temporada será aquel que implique ponerse en la pisada de los demás.

Imágenes | Beefeater, Unsplash - Vonecia Carswell, Laura Chouette, Clem Onojeghuo

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio