Publicidad

El Marie-Antoinette de Breguet (I), reproducción de un reloj mítico

El Marie-Antoinette de Breguet (I), reproducción de un reloj mítico
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

El hombre: Nicolas Hayek, presidente de Montres Breguet. El reloj: el Marie-Antoinette. Esta es una historia real de pasión por la relojería que bien podría pasar por fábula o ser el argumento de una película histórica.

Doblemente histórico como mínimo, este reloj es pieza única, el orgullo y la obra maestra de Montres Breguet. El prestigio de Breguet es de los bicentenarios, se remonta a su gloriosa época de relojero de la Corte de Luis XVI y proveedor oficial de María Antonieta, famosa por sus caras aficiones, a la relojería entre otras.

Un supuesto amante encargó en 1783 a Breguet que realizara una pieza excepcional para la reina. Debería haber podido entregar su trabajo a María Antonieta, conocido en la actualidad como el ‘Marie-Antoinette’ o ‘Breguet nº 160’, que veis en la foto de abajo (el de la izquierda), y nunca lo vería terminado.

la Marie-Antoinette n. 160, la Breguet n. 1188 avec tourbillon, la nouvelle Marie-Antoinette

La salida por patas de María Antonieta de Versalles fue en octubre 1789 y el Breguet nº 160, que no estaría destinado a ella, se finalizó de ensamblar en 1827. Objeto de deseo de muchos, tiene historia hasta el mismo 2008.

Estando expuesto en el Museo de Arte Islámico de Jerusalen, el Marie-Antoinette fue robado en 1983 y reapareció como por arte de magia en noviembre de 2007, a manos de un relojero de Tel-Aviv. Mientras, Nicolas Hayek, artista relojero y hombre de gran visión de negocios, se marcó el reto en el 2005 de reproducirlo.

Parece ser que Montres Breguet supo recrearlo a partir de documentos del Museo Breguet y que, hasta la fecha, no ha tenido ocasión de examinar el original: el resultado es la venerada pieza que veis en la foto de arriba, situado a la derecha, el Marie-Antoinette del siglo XXI.

Está considerado como un gran misterio horlojero, por su trayectoria y por todo el servicio de complicaciones que posee y que Hayek muestra con orgullo paternal, obra de un equipo joven y sin los planos originales.

Pero me falta explicaros lo extraordinario de su caja de custodia, segunda parte de la historia en un próximo post que no se hará esperar mucho.

Más información | Breguet, Swatch Group, Journal Haute Horlogerie, Gentleman nº 55
En Embelezzia | Especial Relojes de lujo, Manolo Blahnik y sus exquisitos zapatos de lujo (III): María Antonieta

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir