Publicidad

Cuando el arte culinario encuentra el arte de la mesa para celebrar su 150 aniversario

Cuando el arte culinario encuentra el arte de la mesa para celebrar su 150 aniversario
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

¿Os acordáis de cuando Charlotte de la serie “Sexo en Nueva York” entraba en una elegantísima tienda para elegir la vajilla de su boda? Pues, probablemente no recordéis el nombre, pero se trataba de la maison Bernardaud que, este año, celebra sus ciento cincuenta años de vida.

Esta famosa fábrica de porcelana fue fundada en Limoges (Francia) en el año 1863, y si algo la caracteriza es ir siempre en pos de la excelencia, la calidad y la precisión.

Puntualmente, coincidiendo siempre con ocasiones especiales, colabora con artistas de talla internacional, entre los cuales cabe mencionar a Jeff Koons o David Lynch, que han diseñado para la maison Bernardaud una serie de artículos que han contribuido a reinventar el arte de la mesa.

Chef_Ravin

El pasado lunes 29 de julio, para celebrar su aniversario, la maison Bernardaud tomó posesión de la terraza del restaurante Blue Bay de Mónaco. En medio de una decoración suntuosa - que reproducía, de alguna manera, la moda instaurada por el interiorista Pascua Ortega a quien le divertía mezclar vajillas pertenecientes a distintas colecciones -, el chef Marcel Ravin se prestó a esta celebración poniendo en escena sus maravillosas creaciones gastronómicas sobre platos diseñados por el fotógrafo Pierre-Yves Ronchon en un estilo contemporáneo.

El resultado es un corazón caribeño de pasión de coco y chocolate sobre un bizcochito Speculoos firmado por el chef Marcel Ravin sobre un plato decorado con dos manos que parece cobijarlo, obra de Pierre Ronchon.

La cocina creativa del chef Ravin y esta excepcional colección de platos constituyen un matrimonio singular, que refleja el arte de vivir de la maison Bernardaud y la de la Societé Bains de Mer a la que pertenece el restaurante Blue Bay.

Blue_Bay_Restaurant

La Societé Bains des Mer ha sido capaz de imponer la imagen de un turismo de lujo de calidad, pionero, audaz e inimitable en Montecarlo. Su nombre es sinónimo de un cierto clasicismo, glamour y elegancia. La cocina de Marcel Ravin es el emblema de esta filosofía innovadora pero también inspirada en la tradición.

Hasta el próximo mes de noviembre, doce mesas de artistas serán presentadas en el restaurante Blue Bay de Montecarlo, fruto de la unión de dos firmas que comparten los mismos valores, y que se han unido en esta singular joint-venture para conmemorar sus respectivos ciento cincuenta años de vida.

Más información | Societé Bains des Mer Más información | Maison Bernardaud En Embelezzia | La vajilla de Boguslaw Sliwinski. ¿Quién dijo que con la comida no se juega?

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios