Publicidad

Emilia Clarke cuenta haber sido presionada para desnudarse delante de las cámaras después de 'Juego de tronos' para no decepcionar a los fans de la serie

Emilia Clarke cuenta haber sido presionada para desnudarse delante de las cámaras después de 'Juego de tronos' para no decepcionar a los fans de la serie
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Aunque Juego de tronos terminó hace unos meses, seguimos conociendo detalles de cómo fue la vida detrás de las cámaras durante las ocho temporadas que duró una de las series insignia de HBO. En esta ocasión, ha sido Emilia Clarke quien ha hablado, en el podcast del actor Dax Shepard, sobre uno de los aspectos que más controversia levantaron durante la emisión de la ficción: los desnudos.

La pertinencia de los desnudos en Juego de tronos fue a menudo cuestionada en la prensa y las redes sociales debido a la cantidad de veces que sus actrices se veían obligadas a rodar escenas sin ropa. De hecho, la primera imagen de este tipo de toda la serie se produce en el episodio piloto, con Daenerys Targaryen saliendo de una bañera.

Lo cierto es que la Madre de Dragones, que empezó el rodaje cuando tenía 22 años, tuvo que familiarizarse desde la primera temporada con la desnudez en el set. La actriz contó que se sentía inexperta pero que tuvo la suerte de dar con el apoyo de su compañero Jason Momoa, que interpretó a su pareja durante las primeras temporadas, y que se preocupó de proteger a Clarke para que se sintiera lo más cómoda posible:

"Como Jason había trabajado mucho antes de la serie y tenía experiencia, me dijo 'cariño, así es como se hacen las cosas y así es como no, así que voy a asegurarme de que todo vaya como tiene que ir".

Emilia Naked 1280x736

A pesar de que el contenido sexual era tan recurrente en la trama como el violento, Juego de tronos no contrató un coordinador de intimidad para gestionar y supervisar las escenas de desnudos hasta 2018, ocho años después del comienzo del show, cuando la mayoría de sus escenas más controvertidas ya habían sido rodadas y emitidas.

Según la actriz, los desnudos no estaban estipulados en el contrato. Fue al leer el guion cuando se enteró de aquella exigencia extra. No obstante, la intérprete decidió seguir adelante y no tratarlo con los responsables de la serie porque "acababa de salir de la escuela de teatro" y lo asumió como algo que, "si estaba en el guion, era necesario". Ha confesado que se repetía a sí misma: "Esto es lo que hay y voy a hacer que tenga sentido. Todo va a salir genial".

Got

La actriz también ha admitido que, en producciones posteriores, ha tenido que pelear con jefes que la han presionado para mostrar su cuerpo desnudo con la excusa de no decepcionar a sus fans de Juego de tronos.

"He tenido varias discusiones. Por ejemplo, si me negaba a no taparme con una sábana, me decían: 'No querrás decepcionar a tus seguidores de Juego de Tronos".

Actualmente, la actriz se encuentra promocionando la película navideña de Netflix Last Christmas, en un punto de su carrera en el que, como ha confesado, ha superado el síndrome del impostor que sintió durante la primera temporada de la serie que la lanzó a la fama, y en la que se siente más empoderada a la hora de rodar escenas con desnudos.

Fotos | HBO.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios