Diez días después de la polémica campaña sobre niños transexuales, sus responsables nos hablan del porqué de su éxito
Familia, maternidad y niños

Diez días después de la polémica campaña sobre niños transexuales, sus responsables nos hablan del porqué de su éxito

En principio, la campaña realizada por la Asociación Chrysallis Euskal Herria era muy modesta. Con 30.000 euros financiados por un donante anónimo de Nueva York, iba a servir para colocar carteles en las marquesinas de autobuses y metro en País Vasco y Navarra. Pero la campaña "Hay niñas con pene y niños con vulva" ha tenido tanta repercusión, que ha conseguido con creces lo que pretendía: llegar a multitud de personas y que comprendamos y aceptemos más fácilmente la realidad de estos niños. Hoy hablamos con Bea Sever, una de las responsables de la campaña.

¿Qué queríais transmitir con ella? ¿Cuál fue el origen de la idea y con qué apoyos han contado?

Nuestro objetivo era visibilizar una realidad que existe y que siempre ha existido, pero que es muy desconocida. Este desconocimiento está haciendo que nuestros hijos e hijas sufran y creemos que el hecho de normalizarlo va a ayudar a que puedan tener una vida feliz como cualquier otro niño o niña.

"NUESTRO OBJETIVO ERA VISIBILIZAR UNA REALIDAD QUE EXISTE Y QUE SIEMPRE HA EXISTIDO, PERO QUE ES MUY DESCONOCIDA"

El dinero para financiar la campaña nos llegó de un donante de Nueva York cuya identidad hemos tenido que mantener en el anonimato porque así nos lo ha solicitado. En mayo del pasado año publicamos unas fichas de material didáctico para trabajar en las aulas el tema de la transexualidad y tuvieron tal éxito y tantas miles de descargas que tuvimos que traducirlas a 8 idiomas. La noticia llegó a esta persona y quiso ayudarnos, así que nos preguntó cuáles eran nuestros objetivos. Consideró que lo más difícil para un grupo de padres y madres sin ningún tipo de financiación como nosotros era hacer una campaña y nos donó los 30.000 dólares que ha costado.

Muppis Chrysallis Baja

La foto es un poco impactante ¿cómo la ha recibido la opinión pública? ¿Cómo valoráis la reacción en las redes sociales? La lección de tolerancia fue genial.

La foto muestra a dos niños y dos niñas desnudos y felices. Lo que queríamos transmitir es que independientemente de sus genitales, si se les acepta, son felices. No sienten ningún rechazo hacia su cuerpo. Lo estamos viendo cada día en nuestros hijos e hijas. Si nadie les dice que no pueden ser lo que son por sus genitales, crecen sin ningún problema con sus genitales, a diferencia de las generaciones anteriores a quienes sí se les negó su SER.

La reacción en las redes sociales ha sido abrumadora. Hemos recibido un aluvión de solidaridad con miles de compartidos en Facebook y Twitter y hemos aparecido en infinidad de medios de comunicación. Lo que queríamos es que se hablara de ello y lo hemos conseguido. Hemos visto que la sociedad está madura para aceptar esta realidad.

"HEMOS VISTO QUE LA SOCIEDAD ESTÁ MADURA PARA ACEPTAR ESTA REALIDAD"

Aunque se produjeron ataques contra la campaña (marquesinas rotas, pintadas), los parlamentos de Navarra o Guipúzcoa enseguida se apresuraron a rechazar dichos ataques. En un principio, Facebook censuró la campaña, pero enseguida rectificó y la volvió a publicar tal cual.

¿Cuál es el próximo paso a dar en este tema? A qué niveles esperáis respuestas políticas, legales, etc.

El Parlamento de Navarra, ayuntamientos como Vitoria-Gasteiz, Pamplona y otros, así como los partidos políticos (EAJ-PNV, PSE y Bildu) han publicado comunicados de apoyo a la campaña. Lo mismo han hecho la Asociación estatal de profesionales de la sexología y muchas otras entidades. Estamos muy contentos con la respuesta y esto nos anima a seguir trabajando, tanto visibilizando este tema como eliminando las barreras que todavía nos quedan por superar.

¿A qué problemas se enfrenta un niño o niña transexual según toma consciencia de sí mismo y según se va desarrollando?

El primer problema es que por falta de conocimiento las propias familias no sabemos identificar lo que ocurre, porque lo que no se conoce no se puede nombrar. Entonces piensas que es un juego, que es cuestión de roles de género… pero no es lo mismo un niño al que le gustan las muñecas y los vestidos, pero se sabe niño, que una niña con pene. Una cosa es lo que llaman comportamiento de género no normativo y otra muy distinta la identidad sexual, que no está entre las piernas sino en el cerebro.

Los niños explican mejor que nadie lo que les pasa:

¿A qué edad se da cuenta un niño de que su identidad sexual no se ajusta a sus genitales?

Al parecer esto viene marcado ya desde la gestación, cuando se sexúan los genitales en un sentido y unas semanas después una parte del cerebro llamada estría terminal en otro sentido. Cuando alrededor de los dos o tres años toman consciencia de su individualidad lo que no entienden es por qué los demás les tratan de forma diferente a lo que se sienten.

¿Cómo se les puede hacer entender a los niños con un lenguaje sencillo qué es lo que les ocurre?

Con decirle “tenías razón, nos equivocamos. No sabíamos que había niños con vulva (o niñas con pene)” es suficiente. Una vez que la familia les escucha y les da la razón, el cambio es espectacular. Se acaba su sufrimiento y pasan a vivir como lo que son. Para ellos ahí queda el tema zanjado y ahí es donde empieza para el entorno: aceptarlo, socializarlo y luchar por sus derechos y su felicidad. Mi hijo no conoce la palabra transexual y vive ajeno a todo esto. Es decir, que cuando son tratados como lo que son no es algo que les marque una vida diferente. Ahí están los datos que aparecen en los carteles: Según los estudios entre las personas adultas transexuales que no fueron aceptadas en su infancia la tasa de intento de suicidio es de más de un 41% frente al 1,2% de media en la sociedad. Sin embargo, entre quienes sí lo han sido, los índices de felicidad y bienestar llegados a la adolescencia son iguales al del resto de personas de su edad. Aceptarlo y acompañarles puede ser la diferencia entre la vida y la muerte.

"SEGÚN LOS ESTUDIOS ENTRE LAS PERSONAS ADULTAS TRANSEXUALES QUE NO FUERON ACEPTADAS EN SU INFANCIA LA TASA DE INTENTO DE SUICIDIO ES DE MÁS DE UN 41% FRENTE AL 1,2% DE MEDIA EN LA SOCIEDAD"

¿Cómo podemos ayudar a estos niños?

Son niños y niñas normales que no necesitan nada en especial salvo un tratamiento endocrino a partir de la pubertad. Por lo demás, con tratarles igual que al resto es suficiente. Yo tengo un hijo con pene y otro con vulva y los dos han hecho la misma vida.

Agradecemos a Bea Sever, de la Asociación Chrysallis, por responder a nuestras preguntas y ayudarnos a comprender mejor la situación de estos niños.

En Trendencias | Avery Jackson, la niña transgénero que ha conquistado la portada de National Geographic

Temas
Comentarios cerrados
Inicio
Compartir