Publicidad

Conociendo al diseñador Miguel de Gil

Conociendo al diseñador Miguel de Gil
5 comentarios

Es sorprendente las pocas veces que el trabajo de los jóvenes diseñadores llama la atención del público y clientela a primera vista. La mayoría de los jóvenes diseñadores nacionales y extranjeros tienden a hacerse notar tapándoles la cabeza a las modelos, amarrándolas, poniéndoles un cuchillo en la solapa o un bote de lejía por sombrero. No es el caso de Miguel de Gil. El joven diseñador de 22 años ha presentado una colección de invierno 2014 llamada Diálogo con el empaque que sólo los grandes (respaldados por grandes industriales) son capaces de ejecutar.

Uno echa un vistazo a la colección de invierno de Miguel de Gil y se enamora de las severas prendas, de los esmerados patrones y también de la forma en la que las presenta. Hay muy pocas florituras en esta colección y aún menos prendas desechables. 34 piezas en blanco, negro, gris, azul y camel. Se trata de una colección de prendas duraderas en el tiempo de una alta calidad. Me intrigó mucho la primera vez que vi la colección y he retado al diseñador a responder a algunas preguntas, estas son:

¿Crees que Diálogo es una colección que va de la mano de la sociedad española actual? Yo creo que es una colección muy dura y muy realista para alguien tan joven como tú.

Es una colección sincera y responsable en cuanto comercialidad y quizás alejada de lo que se suele esperar de un joven emergente, pero mas allá de si acompaña o no la sociedad española actual, es lo que me apetecía hacer en ese determinado momento y asienta las bases de imagen del proyecto.

¿Qué aprendió Miguel de su paso como becario por Amaya Arzuaga? ¿Te dejó huella?

Fue una de mis primeras experiencias en la industria, no tanto como una huella fue una forma directa de conocer una estructura en cuanto a empresa y su funcionamiento.

Imagen de la campaña
FOTOS DE Alessio Bolzoni

¿Cuando uno se pone a sacar adelante su marca piensa en el mercado que se va a encontrar en España o tú has hecho lo que te ha dado la gana sin pensar en el negocio?

Cuando planteas un proyecto así se da por hecho que el fin debería ser la venta, por lo tanto lo primero sería un plan de negocio. Hay un margen de actuación fuera de él a veces inevitable, vas conociendo y aprendiendo la demanda conforme vas haciendo, en mi opinión creo que un porcentaje de hacer lo que te da la gana a veces no está mal.

¿Galliano o McQueen?

Admiro el trabajo de los dos, pero no van conmigo, son recargados. Me interesan como parte de una época que ha pasado pero no tienen nada que ver conmigo en ningún aspecto. Ellos han sido dos genios pero yo no pretendo serlo. Lo único que me interesa es tener una identidad reconocible.

¿Aspiras a desfilar en Ifema con los consagrados o a mantenerte independiente?

De momento continuaremos paralelamente a cualquier plataforma, pero mañana quién sabe.

¿Qué opinión tienes de las subvenciones a los diseñadores consagrados que llevan veinte años inamovibles en Cibeles?

Creo que la organización no está bien planteada, las asociaciones unen eso está claro, pero de este tema se han beneficiado unos pocos, pero no creo que haya ayudado a crear industria. En cualquier caso por lo que se puede observar la mayoría de las veces las cosas no subvencionadas sorprenden y funcionan mejor.

¿A qué diseñador vivo o muerto admira Miguel?

Más que a diseñadores individuales, me siento atraído por historias y trayectorias, me gusta mucho el discurso de orígenes de marcas como Jil Sander o Helmut Lang.

¿Qué opina Miguel de los blogs de moda y de los egoblogs?

Las formas de comunicar cambian súper rápido y creo que los blogs son un canal de comunicación igualmente valido, la cosa está en diferenciar lo que aporta de lo que no.

Crecer en Almería sin que te guste el sol debe ser duro.

Tomo el sol como cualquiera, pero es cierto que siempre fui más de invierno, de ahí mi pasión por los abrigos y la prenda exterior.

Has salido ya en Vogue UK y en la portada de Vanidad. ¿La moda necesita nuevos aires o es que tienes mucho talento?

Espero que lo primero, talento tiene mucha gente, yo creo en el talento de venderlo y contar mi propia historia.

La mayoría de las revistas definen el estilo de los diseñadores con frases del tipo; “Glamazonas urbanas, mujeres fuertes e independientes que no renuncian a su feminidad” ¿Para qué o quién es la ropa de Miguel de Gil?

Para una "mujer real" de esencia madura, que madruga, trabaja, y porqué no, lleva a sus hijos al colegio. Me gusta pensar que mi ropa pueda aportar fuerza y seguridad.

¿Tienes alguna modelo preferida con quien te gustaría trabajar?

Estoy muy obsesionado con Othilia Simon, la chica que ha protagonizado mi campaña, todo lo que hace me resulta súper fresco y especial, volvería a trabajar con ella. Ahora mismo estoy muy interesado en encontrar caras nuevas no necesariamente conocidas que poder llevar a mi discurso.

Yo tengo la teoría de que los consumidores van a volver a comprar prendas que sirvan para un largo plazo y que esta voracidad por la moda, por las novedades que duran dos días, ya ha tocado a su fin.

Yo soy de ese primer tipo de consumidor, pero existen tantos tipos de perfiles como de consumidores y cada uno tiene sus propios hábitos y necesidades, la información va muy rápido y la demanda cada vez mas también, estoy a favor del consumo con voracidad o sin.

¿Te gustaría fichar por una gran casa de moda o preferiría desarrollar su propio discurso creativo?

Ambas opciones a la vez sería lo ideal, hay tiempo para las dos…

¿Tiene sentido que Martin Margiela y Jil Sander estén en el paro pero sus nombres sigan generando riqueza en manos de terceras personas?

En mi opinión creo que han conseguido mucho, conseguir que una marca se mantenga en el tiempo cuando precisamente la continuidad es una de las mayores dificultades para un diseñador, que su historia y su identidad se sigan transmitiendo para mí ya es una gran meta.

¿Te gustaría poder controlar cada foto que se hace con una de tus prendas y que no salieran mezcladas con ropa de otros diseñadores?

Es mucho más rico no hacerlo, en mi caso soy muy selectivo pero es positivo ver de que manera actúan las prendas en el ojo de otra, al final mi imagen queda reflejada en mi trabajo, a raíz de ahí son maneras de interpretarlo.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios