Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Ácido hialurónico, micelas, péptidos… Diccionario de los componentes de las cremas que más escuchas últimamente

Ácido hialurónico, micelas, péptidos… Diccionario de los componentes de las cremas que más escuchas últimamente
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Seguramente hayas oído hablar de todos o puede que términos como retinol, micelas o ácido hialurónico te suenen a chino, pero lo importante es que sepas para qué sirven y si son justo lo que tu piel necesita.

Por eso, para que no se te quede cara de póquer la próxima vez que vuelvas a leer o escuchar estos bonitos palabros a un gurú de la belleza, aquí tienes un minidiccionario con los ingredientes más utilizados actualmente en cosmética. Toma nota.

Micelas, el desmaquillante revolucionario

Chica Limpiandose La Cara 2

A estas alturas, si sigues este espacio, estarás familiarizada con las propiedades del agua micelar. Sabrás que su función principal es de la desmaquillar la piel. Incluso puede que ya la estés usando, puesto que es una manera muy cómoda de limpiar, tonificar e hidratar tu piel con un solo producto, como ocurre con el agua micelar de Nivea.

Pero vamos a detallarte un poco más en qué consiste este revolucionario cosmético. El agua micelar es una solución acuosa compuesta por micelas, que son uniones moleculares que tienen la propiedad lipófila de, por un lado, atraer la suciedad, la grasa o la piel muerta de la piel y atraparla en su interior, y por otro, hidrófila (o lo que es lo mismo, de atracción del agua), que hará que, al pasar un disco humedecido de agua micelar por la piel, respete su capa de protección natural y atrape la suciedad.

Limpiar, tonificar e hidratar tu piel de un solo golpe es tan simple como pasar por ella un disco con agua micelar en movimientos suaves. No nos extraña, pues, que se haya convertido, en poco tiempo, en un indispensable en los neceseres beauty para todo tipo de pieles.

Ácido hialurónico, el elixir de la juventud

Se encuentra en tu cuerpo de manera natural, aunque a medida que pasan los años (y sobre todo si además no llevas una dieta equilibrada y/o fumas) va desapareciendo, lo cual quiere decir que para evitar que tu piel pierda firmeza tendrás que introducirlo vía cosmética.

Del ácido hialurónico se dice que contiene hasta 1.000 veces su peso en agua. Como resultado, hidrata la piel y la hace parecer más firme. Por eso mismo, es uno de los ingredientes que más aparece en cualquier crema o sérum hidratante y es considerado uno de los activos estrella asociado al antiaging.

Retinol, la fábrica de colágeno y de renovación celular

Siguiendo con los ingredientes clave en la lucha contra el envejecimiento cutáneo, además del ácido hialurónico, no podemos dejar de nombrar el retinol.

La ciencia avala la eficacia del retinol, que no es otra cosa que vitamina A pura, en la disminución de los síntomas más comunes del envejecimiento de la piel. Y es que está comprobado que con su ayuda en forma de cosmético se atenúan las arrugas y las líneas de expresión. En definitiva, mejora el proceso de renovación celular y fomenta la producción de colágeno.

Otra de las propiedades que hacen del retinol uno de los ingredientes más demandados en el mundo de la cosmética es su efectiva capacidad despigmentante, que lo convierten en un ingrediente necesario de las cremas antimanchas.

Dado que su fuerte es la renovación celular, lo ideal es que te apliques el cosmético con retinol justo antes de irte a dormir e inmediatamente después de haberte limpiado la cara con el agua micelar. Bocatto di cardinale para tu piel.

Vitamina C, el multiusos de moda

Chica Limpiandose La Cara 3

A diferencia de lo que pasa con el ácido hialurónico, tu cuerpo no produce vitamina C, pero la necesita, por lo que se la tienes que suministrar. La vitamina C es un nutriente que fomenta la renovación celular y la reparación de tejidos, además de un antioxidante que bloquea el daño causado por los radicales libres.

Por eso, junto con el retinol, la vitamina C se considera un indispensable dentro del mundo de los ingredientes de la cosmética. Ambos fomentan la producción del colágeno, responsable de parar el envejecimiento cutáneo.

También podemos ingerirla a través de ciertos alimentos como la naranja, el pomelo o las fresas, pero el cuerpo solo se queda con la vitamina que necesita en ese momento, expulsando a través de la orina la que no necesita. Con el fin de darle a tu cuerpo la vitamina C que este no ha podido almacenar, nacieron las primeras cremas ricas en ella.

Pero ahí no queda la cosa. La vitamina C también sirve para unificar el tono de la piel y devolverle su luminosidad, con lo que si tu piel está apagada o estresada, hacerte con una crema rica en ella es una buena idea.

Y es que este nutriente que te devuelve casi instantáneamente toda la luminosidad de tu piel, vale para un roto y un descosío, por eso se suele decir de ella que es el ingrediente multiusos definitivo.

Ácido glicólico, de hidratante a exfoliante

Siguiendo con los ingredientes que suelen tener las cremas antiarrugas y despigmentantes, el ácido glicólico bien merece nuestra mención.

Como ocurre con el ácido hialurónico, el retinol o la vitamina C, el ácido glicólico también estimula la producción de colágeno y por eso es habitual encontrarlo en cremas reafirmantes.

Procedente de la caña de azúcar, el ácido glicólico también suele usarse como exfoliante por lo que tiene el inconveniente añadido que, después de su uso, tu piel se queda sensible, expuesta y puede que incluso algo irritada (dependiendo de la cantidad de ácido glicólico que contenga el producto cosmético). Pero como ya estás advertida, no tendrás problema alguno en, inmediatamente después de haberte aplicado un cosmético con ácido glicólico, tener la precaución de utilizar una crema con factor de protección solar si vas a exponer tu piel al sol u otro cosmético de acción relajante para bajar la inflamación.

Ácido salicílico, guerra al acné

Chica Limpiandose La Cara Cuidado Nivea

Si tu piel es grasa y el acné es tu principal quebradero de cabeza, tu crema de cabecera tiene que contener ácido salicílico sí o sí.

El ácido salicílico se obtiene de la corteza del árbol de sauce y es el activo por excelencia para tratar pieles con acné, puntos negros, impurezas y, en general, pieles grasas. En cosmética también se utiliza mucho como peeling suave, para estimular la renovación celular, eliminar células muertas y alisar la textura de la piel.

Al tener acción antiinflamatoria también se convierte en el ingrediente ideal para combatir los molestos granos y espinillas. En estos casos, el ácido salicílico penetra en los poros y los limpia, evitando así un posible exceso de grasa y de piel muerta.

Como pasa con el ácido glicólico, si te aplicas una dosis demasiado alta, puede llegar a irritarte la piel así que como chica precavida vale por dos, ten la precaución de tener tu tratamiento de efecto relajante a mano, por si lo necesitas.

Glicerina, para una perfecta hidratación

La glicerina se obtiene a partir de los vegetales y es muy común encontrarla como ingrediente en las cremas hidratrantes. También es una habitual en otros productos como geles y jabones que buscan aportar a la piel un grado de suavidad que solo se consigue si esta está correctamente hidratada.

Lógicamente, está indicada para todo tipo de pieles, aunque es verdaderamente eficaz en pieles secas.

Péptidos, la fábrica de queratina, elastina y colágeno

Los péptidos son cadenas de aminoácidos que forman proteínas como la queratina, la elastina o el colágeno, responsables, entre otras cosas, del tono y la textura de la piel.

Como podrás imaginar, estas tres proteinas son muy importantes a la hora de luchar contra el envejecimiento cutáneo, suavizar las arrugas y reparar la barrera de protección de la piel, así que no está de más, echarle una mano a tu cuerpo a través de la cosmética, aportándole una dosis extra de péptidos, ¿no te parece?

Ahora que ya conoces la teoría, te toca ponerte manos a la obra. ¿Cuál es tu crema ideal teniendo en cuenta lo que ya sabes que hacen los principales ingredientes de la cosmética?

A modo general, y siempre que tu piel sea normal, lo básico es limpiar y desmaquillar tu rostro con el agua micelar, mañana y noche, hidratar con una crema rica en vitamina C por la mañana y dejar para la noche las cremas con vitamina A. El resto ya depende de las necesidades de tu piel.

En Cuidado NIVEA

Publicidad

También te puede gustar

Comentarios cerrados
Inicio
Inicio

Ver más artículos