Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Siete trucos rápidos para cuidarte el rostro (sin dejarte la piel ni el presupuesto)

Siete trucos rápidos para cuidarte el rostro (sin dejarte la piel ni el presupuesto)
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

Ahora que el Sol se apresto a achicharrar sin piedad toda piel dispuesta a permanecer bajo él más de 15 minutos, es importante estar preparadas. No hay excusas. Seas blanca o morena, es imprescindible cuidar tu epidermis y mimarla para no sufrir quemaduras ni ver aparecer en ella manchas innecesarias. Por eso, aquí os proponemos una serie de consejos que no tocarán vuestro bolsillo y os ayudarán progresivamente a tener una tez lista para todos los excesos del verano:

Limpieza facial. Empezamos este listado recordando que el primer mandamiento de la belleza es la limpieza. No se tarda tanto como parece ni cuesta todo lo que dicen si contamos con el mejor de los aliados: el agua micelar. Acostarnos con el maquillaje puesto provocará que las células no respiren correctamente. Y no digamos ya si, además, no respetamos las ocho horas de sueño de rigor. ¡Hay que dejar que la piel descanse!

Hidratarnos. La hidratación es básica para conseguir una piel que resista y tolere todas las partículas dañinas con las que puede entrar en contacto a lo largo del día: desde maquillajes fuertes a los humos o gases de la ciudad. Para conseguirlo, no solo es necesario beber los dos o tres litros de agua al día que aconsejan los médicos; también es recomendable darnos crema hidratante por las mañanas y por las noches, tanto si nos vamos a maquillar después como si no.

Enfriar las mascarillas. Las mascarillas son complementos excelentes en nuestro cuidado diario por su aplicación directa y su rápida efectividad. No importa el tipo de mascarilla que desees utilizar: nutritivas, hidratantes, purificantes, reafirmantes… todas multiplican su efecto revitalizador en las células de nuestra piel si las aplicamos frías. Es tan sencillo como introducir la mascarilla en la nevera durante los 15 minutos previos a la aplicación.

mujer con mascarilla

Protegernos del sol. “¡Vaya cutis tienes!” ¿A quién no le gusta que se lo digan de vez en cuando? No nos regalarán los oídos con estas palabras si tenemos la clásica piel renegrida de las señoras rubias que fuman Ducados Negro en la playa. Quizá proteger la piel del sol sea el consejo más importante que os podamos dar en esta lista. Es fundamental crear una película que sirva de escudo contra los incisivos y lacerantes rayos ultravioleta. Los médicos recomiendan salir siempre de casa habiéndonos dado una crema con protector solar entre factor FP30 y 50, incluso los días días nublados.

Exfoliarnos. Una vez a la semana es recomendable eliminar impurezas, acné o puntos negros con mascarillas exfoliantes. Siempre hay que tener cuidado con que no sean muy agresivas y procurar que tengan, además, componentes hidratantes y nutritivos. A la hora de elegir la mascarilla que mejor os pueda funcionar, es conveniente que conozcáis primero vuestra piel. Para ello, no hay que dudar nunca en acudir a un dermatólogo, que es quien mejor podrá haceros siempre el análisis de vuestra tez.

Masajear nuestros labios. Son siempre los grandes olvidados en verano. Todas nos acordamos de ellos en invierno, pero ¿y en la época de estío? Su piel es, de hecho, una de las zonas más sensibles del rostro, aunque por dentro esté protegida e hidratada por las mucosas de la boca. Las quemaduras en los labios se producen tanto en las estaciones de frío como en las de máximo calor, por lo que, además de no pasar por alto nunca el cacao o la vaselina, es muy recomendable masajearlos al menos una vez a la semana.

labios hidratados

Seguir una buena alimentación. Otro paso clave en la rutina diaria de las pieles sanas y cuidadas. El agua, los nutrientes, antioxidantes y vitaminas que contienen los alimentos, especialmente las frutas y verduras, pueden ahorrarnos mucho dinero en productos añadidos. Veréis cantidad de mascarillas y remedios caseros que los incluyen en sus componentes, pero la aplicación más directa que hay es comiéndolos. No nos engañemos.

Si después de leer esta lista seguís sin estar motivadas, es momento de recordaros que vuestros ahorros siempre estarán mejor gastados en una buena terraza, rodeadas de amigos y de cañas, que en cosmética cara que repare y proteja. ¿Necesitáis más? Madres, volved a la carga con alguna de vuestras frases estrella perentorias: “¡Ponte crema, que la piel tiene memoria!”.

En Cuidado NIVEA

Publicidad

También te puede gustar

Comentarios cerrados
Inicio
Inicio

Ver más artículos