Publicidad

Tres formas de lucir cristales y brillos en las uñas aptas para el día a día y que no parecen sacadas de un videoclip de Rosalía

Tres formas de lucir cristales y brillos en las uñas aptas para el día a día y que no parecen sacadas de un videoclip de Rosalía
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Cuando pensamos en manicura de cristales, nuestra mente se va directa a esas complicadísimas uñas acrílicas repletas de Swarovski, tan estridentes y exageradas. Pero para presumir de glamour con unas manos llenas de brillo no hace falta irse al extremo, ni muchísimo menos. Nosotros nos hemos propuesto romper ese tópico y hemos encontrado tres fórmulas para lucir cristalitos que son aptas para nuestro día a día y no requieren cien tutoriales de Youtube para conseguirlas.

Cristalitos en forma de lunares

 

 

 

Ya os hablamos de esta manicura minimalista y con un toque de brillo hace unos días, pero es que es la forma más elegante de lucir los cristales de Swarovski. En forma de lunares, con pequeños puntos que adornan nuestras uñas sin caer en excesos ni excentricidades. Es muy sencillo. Solo hay que pintarse las uñas con nuestro esmalte favorito y después pegar los brillos sobre ellas, uno en cada dedo. Nuestra recomendación es apostar por tonos transparentes o nude, para dejar que el cristal robe todo el protagonismo.

Unas cutículas que roban todas las miradas

 

 

 

Las cutículas están ganando cada vez más atención a la hora de lograr uñas originales y diferentes. Lo hemos visto en multitud de ocasiones, desde la manicura francesa reversible hasta la manicura creciente. Los cristales tampoco se olvidan de ellas, porque Instagram está lleno de diseños Swarovski con composiciones de brillantitos en la zona baja de las uñas. Toda una genialidad, ya que ahí van a aguantar más tiempo que en la punta, mucho más expuesta a roces y choques.

Concentramos esfuerzos y brillos en un solo dedo

 

 

 

Si llenarte las manos de cristales te parece excesivo incluso en la versión de lunares más minimalista, entonces concentra tus esfuerzos. La clave está en dar todo el protagonismo a un solo dedo, dejando los demás con una manicura básica en tonos neutros y sofisticados. Esta fórmula es una de las favoritas de las novias, que visten el dedo anular de forma especial y diferente para presumir después de manicura a juego con el anillo de compromiso.

Fotos | @thehangedit.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir