Publicidad

Operación bikini: cuatro errores habituales en el gym y cómo solucionarlos

Operación bikini: cuatro errores habituales en el gym y cómo solucionarlos
Sin comentarios

Se acerca el verano y cada día vemos las salas de los gimnasios más llenas, las clases de spinning más abarrotadas, las clases de Zumba, Body Pump y Body Combat con una fila enorme de gente esperando en la puerta... El puente de Mayo es el last call para tomarnos en serio dieta y ejercicio y llegar a tiempo a la llamada del verano. Hoy te damos unos consejos para no cometer algunos errores típicos en el gym y para maximizar tu entrenamiento.

Tanto las novatas como las que ya llevamos mucho tiempo entrenando somos susceptibles de caer en errores de principiante alguna vez. Lo más importante es que sepamos reconocer estos errores y ponerles remedio antes de que se conviertan en un hábito. Para que los resultados de un buen entrenamiento y una alimentación correcta lleguen lo antes posible, no olvides evitar estos cuatro errores.

Error nº 1: estirar antes de entrenar

En serio, grabadlo en la mente porque esto es importante: antes de entrenar no se estiran los músculos de forma estática. Sí podemos realizar un pequeño trabajo cardiovascular de unos cinco o diez minutos para avisar al cuerpo de que vamos a comenzar a trabajar. Incluso podemos realizar estiramientos dinámicos (en movimiento), pero no estirar en frío de manera estática.

Además, el calentamiento debería ser específico para la zona del cuerpo que vamos a trabajar. Hacer un poco de cardio con el que movilicemos todos los grupos musculares, pero si vamos a trabajar los hombros, de nada sirve que nuestro calentamiento sea encima de la bicicleta. Realiza ejercicios de movilidad de las articulaciones específicas que se van a ver implicadas en el entrenamiento y de los grupos musculares que vas a trabajar.

Error nº 2: sólo haces cardio

Treadmill

Este es uno de los errores que más a menudo se ven en los gimnasios, sobre todo entre las chicas: todo el día subidas en la bicicleta, la elíptica o la cinta de correr, y las máquinas de musculación ni mirarlas (por no hablar de la zona de peso libre, que a algunas les sonará a cantonés). Chicas, para bajar de peso y moldear el cuerpo el entrenamiento de fuerza es mucho más efectivo que el cardio y no, no os pondréis como Schwarzenegger por coger unas mancuernas.

Si las máquinas no os gustan y la zona de peso libre no os llama demasiado la atención, siempre podéis trabajar en la zona de entrenamiento funcional. Esta es una zona que están incluyendo ya la mayoría de los gimnasios, con un espacio abierto en el que podemos realizar un entrenamiento completo con todo tipo de implementos: bosu, fitball, bandas elásticas, conos, escalera... Una alternativa para el trabajo de fuerza y de cardio.

Error nº 3: no sueltas el móvil ni con agua caliente

La falta de concentración es uno de los errores habituales en el gimnasio. Ir a entrenar con una amiga está fenomenal como medio de motivación y porque la una tira de la otra y os "obligáis" a no perder ningún día de entrenamiento. No está tan bien cuando lo que hacéis es distraeros entre vosotras en cada ejercicio y andar "de charleta" en todas las máquinas.

Vale lo mismo para el móvil: fenomenal para llevar música o para apuntar los progresos en nuestros entrenamientos; peligro cuando nos dedicamos a mandar whatsapp's entre series o mientras pedaleamos. Para poder dar lo mejor de nosotras mismas en cualquier situación, incluida el entrenamiento, debemos estar atentas al 100% en la tarea que tenemos delante. La concentración durante el ejercicio es algo sumamente importante y que nos ayudará a maximizar los resultados de nuestros entrenamientos.

Error nº 4: tienes una rutina aburrida y repetitiva

Fitball

Sabemos que te gusta el spining: no te gusta, ¡te encanta! Haces todos los días una hora, te apuntas a todas las master class que hay en tu gimnasio y te conoces de sobra todas las sesiones que llevan tus profesores. Ni por un segundo se te pasaría por la cabeza "ponerle los cuernos" al de spinning yéndote a Pilates o a entrenar a la sala. En lugar de "spinning" podéis incluir el nombre de la clase colectiva que más os guste, pero sigue siendo un error.

Variar la rutina es vital a la hora de entrenar: si siempre le damos el mismo estímulo a nuestro cuerpo, llegará un momento en que éste se acostumbre. Lo que al principio te costaba, pongamos 500 calorías, al darse una adaptación muscular te irá costando mucho menos. Para evitar esto, dale un estímulo nuevo al cuerpo: cambia tu entrenamiento. Combina clases, deporte al aire libre, trabajo en sala... Cuanto más mezcles, mejor: entrena variado y divertido.

Evitar estos cuatro errores, una vez los conocemos, es mucho más fácil de lo que pensamos. Y recuerda que lo más importante en el gimnasio es divertirnos y trabajar para nuestra salud.

Imégenes | Victoria's Secret, Thinkstock 1 y 2 En Trendencias Belleza | Empezar a correr: un reto que te ayudará en la operación bikini

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios