Publicidad

Cirugía del horror: Acortar los dedos de los pies para usar tacones

Cirugía del horror: Acortar los dedos de los pies para usar tacones
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

La cirugía para mejorar los problemas en los pies no es algo nuevo, lo que sí que lo es y además bastante preocupante, es la tendencia a pasar por el quirófano solo para conseguir llevar tacones imposibles casi a diario.

Hace unos meses el New York Times nos advertía sobre la cirugía Cenicienta, que consiste en estrechar el pie eliminando los juanetes y moviendo el hueso del dedo gordo hacia adentro, y ahora es el Daily Mail el que informa de que cada vez son más las mujeres que se operan los pies por razones de estética, siendo la práctica de acortamiento de dedos una de las más comunes.

Reducir dos tallas es uno de los motivos, al igual que el poder entrar sin problemas en los zapatos de diseños más dolorosos. El mensaje parece claro: “quiero llevar tacones altos como sea, a cualquier precio” y para ello incluso existe la posibilidad de inyectarse botox en los dedos y en la planta del pie para que actúen como almohadillas amortiguadoras y eviten el sufrimiento excesivo.

El Dr. Ali Sadrieh, podólogo cirujano en Beverly Hills, habla así sobre la primera paciente que le pidió operarse para lucir los zapatos de su sueños:

En la superficie, parecía poco profundo. Pero llegué a ver que ella necesita estos zapatos para proyectar confianza, que son parte de su piel exterior. Ese es el mundo real

¿En serio? Porque si ese es el mundo real dan ganas de bajarse, sobre todo después de ver algunas fotos del antes, durante y después de la intervención, y teniendo en cuenta que no está libre de riesgos, es más, varios cirujanos ortopédicos del Reino Unido aseguran que al tratarse de un proceso muy invasivo, puede concluir en dolores crónicos e impedir el movimiento normal de las articulaciones.

Estamos hablando de cortar, serrar y atornillar huesos ¡Solo para poder ponernos unos zapatos!

A mí parecer los cirujanos deberían ser los primeros en proteger nuestra salud y negarse a realizar este tipo de prácticas (como estoy segura que ya hacen muchísimos de ellos), pero no hay que quitar tampoco responsabilidad a quien las demanda.

A mí también me encanta lucir taconazos de vez en cuando, pero no más allá de que no pueda aguantar el dolor de pies. Al fin y al cabo me sirven para caminar, correr, saltar, bailar y aguantar el peso de mi cuerpo todos los días, no voy a sacrificarlos solo por presumir de calzado.

Y vosotras ¿Qué pensáis?

Foto | Kayture
En Trendencias Belleza | ¿Cuánto mal hacen los tacones a nuestros pies? ¿Dejaremos de usarlos?

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios