Publicidad

EL Little White Dress o "pequeño vestido blanco"

EL Little White Dress o "pequeño vestido blanco"
4 comentarios

Publicidad

Publicidad

El pequeño vestido blanco es la otra cara del LBD, la alternativa cándida a esa petite robe noire que inventara en 1926 la excelentísima y tortuosa mademoiselle Coco Chanel, que harta de acudir a la ópera Parisina y no ver más que colores decidió darle una vuelta de tuerca a la elegancia. El negro, que hasta el momento había sido un color asociado al luto, se convirtió en el tono sinónimo de clase y de glamour, pero sobre todo, de feminidad no complicada, que revolucionó el chic de la época y que más de ochenta años después sigue siendo una prenda fetiche, clásica, y básica en cualquier guardaropa.

Para aquellas a las que el negro no sea su fuerte por cualquier razón, el blanco es una opción igualmente adecuada, más de día que de noche, pero igualmente acertada y justa en cualquier ocasión, de hecho ambos son colores básicos y primarios a todos los efectos y no deben faltar nunca en nuestro repertorio.

Si bien la definición de little dress presupone una medida por encima de la rodilla, fuera de protocolo todo vale dentro de los límites del buen gusto y el estilo personal.

En las colecciones resort 2009 que hemos ido repasando minuciosamente en estos últimos meses, es una constante, y viene en diferentes versiones de la mano de Karl Lagerfeld y Fendi,

Nicolas Ghesquière y Balenciaga,

Alexander Wang, y este me gusta especialmente,

Calvin Klein,

Helmut Lang,

Jill Stuart, y este de corte romántico que me fascina también,

o Sophia Kokosalaki.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir