Compartir
Publicidad
Publicidad

Tres semanas de trekking y un 'sí quiero' en el Everest hacen de esta, la boda del momento

Tres semanas de trekking y un 'sí quiero' en el Everest hacen de esta, la boda del momento
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

'Si la montaña no va a Mahoma, Mahoma va a la montaña' es lo que quizá pensaron Ashley Schmeider y James Sisson cuando decidieron escalar el Everest y contraer matrimonio a más de 5.000 metros de altura. Tras un año de preparación previo y tres semanas de trekking, esta pareja procedente de California por fin pudo ver cumplido su sueño, darse el 'sí quiero' en uno de los picos más altos del planeta, que además fue inmortalizado por el fotógrafo de bodas Charleton Churchill (Y por cuyas fotografías morimos)

Ashley y James querían huir de la boda 'tipo' y decidieron dar rienda suelta a sus deseos, motivo por el cual contactaron con Charleton Churchill fotógrafo especializado en bodas de aventura.

Un año de entrenamiento después, el pasado marzo comenzaron su andadura desde Nepal y enunciaron sus votos tras veintiún días con temperaturas cercanas a los -20ºC, nevadas, avalanchas en los alrededores y problemas con la respiración.

La sesión de fotos de Charleton Churchill es el colofón final a la aventura de Ashley Schmeider y James Sisson, que tal y como relata el propio fotógrafo en su web, estuvo precedida por un precioso viaje pero también de mucho dolor y sufrimiento: "Es verdad que fue un viaje maravilloso pero no sería fiel a lo vivido si no compartiese con vosotros el sufrimiento, la duda, ansiedad y el dolor físico vivido. A menudo perseguir algo brillante conlleva un coste. No hay gloria sin esfuerzo"

"El aspecto más complicado de las fotografías fue mantener a Ashley en un estado óptimo de temperatura corporal" comenta Charleton, que añade le dieron de beber sopa caliente, le abrigaron cuando no estaban disparando e hicieron que se moviera para evitar congelarse.

Después de la experiencia, un helicóptero fue el encargado de devolver a los tres aventureros al aeropuerto de Lukla y de ahí regresaron a Kathmandu cargados con las fotografías de la boda de sus sueños.

Fotos | @charletonchurchill
En Trendencias | No, no son juguetes para casa de muñecas si no mini-réplicas de pasteles de boda de novios que los recordarán para siempre

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos