Compartir
Publicidad
Publicidad
Mujeres que han tenido que romper las reglas para que vistas hoy así
Moda Famosas

Mujeres que han tenido que romper las reglas para que vistas hoy así

Publicidad
Publicidad

Hace unos meses publicamos un post al que titulamos "Del corsé a la minifalda", y en el que os hablábamos de las revoluciones de la moda que cambiaron la sociedad desde los Locos Años 20, a los años de la guerra, pasando por el New Look de Dior, los trajes de vinilo de Pierre Cardin, la Era Espacial de Courrèges o la mini falda de Mary Quant. Pero a lo largo de la historia existieron también muchas mujeres que lucharon por liberarse, empezando por romper las reglas, para que ahora podamos vestir así. ¿Qué os parece si damos un repaso a sus trayectorias?

Villaromanacasale

La moda de cortarse el pelo surgió como una medida de reivindicación por la igualdad entre los sexos que apostaba por acabar con las largas melenas que obligaban a las mujeres a pasarse muchas horas cuidándolas (lavándolas, cepillándolas y peinándolas) lo que impedían que pudieran dedicarse a otras cosas más provechosas.

Garconne

En realidad se trató de un gesto que reflejaba la mutación cultural que se estaba produciendo en la sociedad durante la década de los años 20, una época que todo el mundo conocer por los Locos Años 20. Esta liberación no sólo afectó del pelo sino también de los cuerpos, viéndose reflejada incluso en la ropa interior. Paul Poiret hizo desarparecer el corsé que fue remplazado por un sujetador y por un liguero y por una combinación ligera con culotte. Al acortarse los trajes, las medias de lana también se sustituyen por otras de seda capaces de imitar, velar y desvelar la desnudez de las piernas.

Luisacasati

Por aquel entonces fue cuando se puso de moda que las mujeres se cortasen el pelo como muestra de una especie de seducción andrógina. También fue cuando se acuñó el término garçonne, que enseguida se convirtió en sinónimo de mujer emancipada. Es decir, de una mujer activa y autónoma que salía sola, bailaba, fumaba, realizaba deportes al aire libre, viajaba y conducía automóviles. También se empleaba este término para designar a las mujeres de costumbres liberales que mantenían relaciones fuera del matrimonio, homosexuales o bisexuales, y que vivían sus uniones libremente sin contraer matrimonio.

Luisa Casati

Ladivinamarchesa

Luisa era hija de un rico industrial veneciano a quien casaron con un marqués cuando sólo tenía 19 años. Su look extravagante y la excentricidad de su estilo de vida no tardaron en hacer de ella una auténtica celebrity. Se hacía servir por sirvientes desnudos, y sentaba a su mesa a maniquíes de cera como convidados de piedra, y hasta se rumoreaban que algunos de ellos contenían las cenizas de antiguos amantes. Se adornaba con serpientes vivas como si fuesen joyas, y era muy conocida por sacar a pasear de noche, desnuda debajo de sus abrigos de piel, a sus panteras que sujetaba con correas adornadas con collares de diamantes. La marquesa Casati fue excesiva, espectacular, transformista, megalomana y narcisista por lo que causó una inolvidable impresión en Colette, Elsa Schiaparelli y Coco Chanel. Sin duda, la mujer más escandalosa de su época.

Isadora Duncan

Isadora Duncan

Isadora Duncan, considerada por muchos como la creadora de la danza moderna, fue una bailarina y coreógrafa estadounidense que nació en 1877. Criada y educada por una madre que era profesora de música se pasaba las horas bobas mirando al mar en la bahía de San Francisco. El movimiento de las olas la fascinaba, y solía acompañarlo con el movimiento de pies y manos. Al llegar a la adolescencia estudió danza clásica y convenció a su madre y a sus hermanos para que se trasladasen a vivir primero a Londres y luego a París. Su estilo a la hora de bailar, en cierto sentido minimalista, supuso toda una revolución. Su puesta en escena también: en lugar de los aparatosos decorados, utilizaba sólo telas de color celeste y ella se vestía para bailar con una túnica vaporosa que dejaba entrever sus piernas y sus pies descalzos. Isadora bailaba sin maquillaje y con el pelo suelto. A Isadora le importaban bien poco los convencionalismos sociales. Era bisexual, tuvo dos hijos extramatrimoniales de dos padres diferentes, y mantuvo romances confirmados con varias mujeres. Isadora murió cuando tenía 50 años de edad estrangulada cuando su largo foulard se enredó en la llanta de los radios del eje trasero del coche descapotable en el que viajaba.

Amelia Jenks Bloomer

Bloomer

Amelia copió el diseño de los pantalones para mujer de su amiga Elizabeth Smith Miller, que se había inspirado en las prendas que vestían las mujeres de un centro de recuperación aquejadas por las lesiones provocadas por el corsé y necesitaban prendas cómodas. Con el tiempo fueron las feministas y las trabajadoras de las fábricas de Lowel, Massachusetts las primeras mujeres en lucir bombachos, una prenda que, junto con los pantalones, fueron aceptadas como una indumentaria habitual entre las mujeres durante la Segunda Guerra Mundial.

Louise Brooks

Louisebrooks

Si hay alguien a quien asociemos con el término garçonne esa es sin duda alguna a Louise Brooks. El estilo de Louise, que fue bailarina de danza moderna y luego actriz de cine mudo, se caracterizaba por una silueta andrógina y rectilínea ya que solía utilizar vestidos que no marcaba el pecho ni la cintura con cortes tubulares en los que la cintura sólía descender al nivel de las caderas. Estos vestidos dejaban al descubierto las rodillas.

Louise también solía utilizar camisas de estilo masculino con cuello y doble puño, que solía adornar con gemelos y con pajaritas, y para estar en casa solía utilizar pijamas. Su corte de pelo desencadenó una auténtica tendencia imitada por numerosas mujeres a las que empezaron a llamar flappers. Su papel en Loulou la convirtió en un icono de por vida, en un personaje mítico. La actriz se declaraba una mujer liberada, inclinada a vivir nuevas experiencias lo que la llevó incluso a posar desnuda para un par de fotógrafos, y sus líos con varias vedettes fueron legendarios.

Suzanne Lenglen

Suzannelenglen

En 1924 la francesa Suzanne Lenglen abandonó el tradicional traje de tenis que todavía usó con ocasión de los Juegos Olímpicos de Verano en 1920 por un traje firmado por Jean Patou que formaba parte de la nueva colección sportwear que acababa de lanzar el diseñador. Este traje se caracterizaba por llevar los brazos completamente al aire y por hacer juego con una falda plisada con un bajo a la altura de la rodilla. Algo que causó no poca polémica en el año 1921. Patou nombró embajadora de la marca a Suzanne Lenglen, campeona mundial de tenis. Ésta, durante los Juegos Olímpicos de invierno celebrados en 1924 en Chamonix y luego en los de verano celebrados en París, apareció en público con faldas pantalones que facilitaban el poder hacer deportes como montar en bicicleta. También lució los primeros trajes de baño realizados en tela de jerséis, y vaporosas faldas cortas plisadas en lugar de faldas rectas y largas para jugar al tenis que combinaba con camisetas de tirantes.

Tamara de Lempicka

Tamaralempicka

A pesar de ser una de las garçonnes reconocidas de su época que fumaba cigarrillos conduciendo a toda velocidad, esta femme fatale asumía su bisexualidad a pesar de lo cual se casó dos veces - aunque el hecho de estar casada no se interponía para nada en sus amores lésbicos, platónicos o no. De una belleza andrógina representaba como nadie a esas mujeres sensuales, eróticas y seguras de si mismas de tiempos del Art Nouveau, y luego también se convirtió en el icono indiscutible del Art Decó. Sus obras, como ella, contenían todas las características de este movimiento artístico: resultaban decorativas, enganchaban, y se reconocía de inmediato, lo que ayudó a su difusión. También eran modernas porque se inspiraba en la fotografía, en el grafismo, en le cine y en la moda.

Jackie Onassis

Ef7bd6cd4523e6367479b271cdbbeb52

Consiguió normalizar el uso de los shorts y convertirlos en una elegante prenda que podía llevar cualquiera sin perder el apelativo de dama. Siempre llevaba unos de Halston cuando navegaba y no tardó en ser imitada por todas las mujeres que encontraron fascinantes aquellos pantalones cortos y ceñidos con los que podían sentarse y cruzar o descruzar las piernas sin sacrificar su sex-appeal.

Mary Quant

Maryquant

La minifalda, esa faldita corta cuya longitud por lo visto no debe exceder los 10 cm por debajo del trasero para merecer semejante apelación, fue comercializada por primera vez en 1962 por la joven diseñadora inglesa Mary Quant. La diseñadora comentó que a la hora de diseñarla se había inspirado no sólo en las túnicas griegas o en las falditas que llevaban los soldados romanos, sino también en las tendencias de la calle, en la falda corta que lució en 1928 la joven patinadora noruega Sonja Henie, y en aquella faldita realizada con plátanos con la que Joséphine Baker actuaba durante su espectáculo en el Folies Bergères de París en el año 1926. En 1965, cuatro años después de crear su marca, André Courrèges fue el primero en hacerse eco de esta moda que no tardó en convertirse en uno de los símbolos de la liberación de la mujer.

Ursula Andress

Ursulaandress

Aunque el bikini chocó mucho cuando apareció en las playas francesas en el año 1947 en realidad es una prenda que ya se utilizaba en la Grecia antigua y en Roma (no tenéis más que recordad el mosáico con las chicas en bikini de la Villa Romana de Casale en Sicilia). El primer traje de baño de dos piezas fue diseñado por Carl Jantzen en 1913, y fue popularizado por la nadadora reconvertida en actriz Esther Williams, aunque no tardaron en seguir su ejemplo todas las pin-up de la época. El nombre de bikini se lo dio un ingeniero francés en 1946 que se llamaba Louis Réard. Aunque os parezca mentira Bikini era el atolón situado en el Pacífico donde se realizó el ensayo de la bomba atómica (probablemente porque se esperaba que la excitación causada por esta prenda resultase tan explosiva como la dichosa bomba). Pero quien de verdad popularizó el uso del bikini fue la actriz Ursula Andress cuando aparció con él en la película James Bond contra el Dr. No en el año 1962.

Madonna

Corsemadonna

Si hay una transgresora con vocación de trendsetter esa es sin duda alguna la cantante Madonna. A principios de los 90, el diseñador Jean Paul Gaultier diseñó para ella el vestuario de su gira "Blond Ambition Tour" recuperando para la ocasión la idea de aquel corsé que solía utilizar su abuela, y que de niño le obsesionaba tanto que incluso llegó a hacer y vestir con uno a su osito de peluche. Aquellos comienzos de la cantante no hubiesen sido iguales sin aquel famoso corsé de pechos realizados con conos de satén en un color rosa palo. Unos conos que se grabaron para siempre en la retina de todos. A partir de ese momento, Gaultier se convirtió en su diseñador fetiche. La cantante llegó a participar incluso en algunos de sus desfiles, y el diseñador continúo diseñando el vestuario de sus giras y de varios de sus más importantes vídeos. Conscientes de que el sexo vende, el diseñador procuró rescatar del baúl de los recuerdos toda la indumentaria boudoir, y convenció a la cantante para que se la colocase incluso por encima de la ropa. Todavía hoy, la camaleónica Madonna continúa reinventándose con cada nuevo lanzamiento sirviendo de inspiración a muchas mujeres. ¡Qué se lo pregunten sino a Marta Sánchez!

De Coco Chanel ya os hemos hablado en muchas ocasiones. Ella fue una de las pioneras en enfundarse en un pantalón tomándolo prestado del guardarropa de uno de sus amantes. Seguro que se os ocurren muchas más mujeres que, en su día, tuvieron que romper las reglas para que hoy vistamos así, nos encantaría que las compartiéseis aquí para que lo podamos comentar entre todas.

Fotos | Cordon Press
En Trendencias | Del corsé a la minifalda, las revoluciones de la moda que cambiaron la sociedad
En Trendencias | 10 iconos de moda 10 lecciones eternas

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos