Publicidad

Hemos recopilado las primeras citas más épicas (para mal) de la historia
Sexo y Relaciones

Hemos recopilado las primeras citas más épicas (para mal) de la historia

Publicidad

Publicidad

Hace algunos días, conocíamos la noticia de que un holandés de 41 años había sido hospitalizado en China tras pasar 10 días en el aeropuerto esperando a la mujer a la que había conocido online y con la que había concertado su primera cita. Ella no apareció y el agotamiento físico de la espera hizo que él acabara ingresado. ¿Puede que sea la peor primera cita de la historia? Puede... Pero ahí están las redes sociales para hacerle la competencia. Y hemos encontrado primeras citas tan epic fail que lo del holandés en China casi, casi queda en nada.

Capítulo 1: Esa primera cita con alguien que no ha superado su anterior relación.

Habló sobre sí mismo durante toda la cena y, después, me enseñó las casas donde viven todas sus exnovias

Nos sentamos, pedimos una bebida y rompió a llorar. Dijo que estaba pensando en el amor que había perdido

Fuimos a un restaurante donde la camarera era su exnovia y rompió a llorar y a suplicarle que volvieran

La chica habló sobre su ex y su primo toda la noche... eran la misma persona

Capítulo 2: De lo escatológico y otras asquerosidades

Al final de la noche, se inclinó para darme un beso, y susurró: «no te asustes si se me cae la dentadura»

Me acerqué para darle un beso y estornudó en mi boca. No hubo segunda cita...

Durante la cena, me contó que un amigo suyo médico le había quitado una hemorroide mientras estaba tumbado en el sofá

Fue al cuarto de baño, luego me envió un mensaje: «Deberías llamar a Uber». Se había hecho pis en los pantalones y estaba demasiado avergonzado para regresar

Salimos con TODOS sus amigos, nos emborrachamos mucho. Ella se inclinó para besarme y yo vomité todo lo que había bebido

Capítulo 3: Cuando meter la pata se convierte en un arte

Estaba tratando de flirtear con mi cita, así que le dije que tenía un poco de helado en la barbilla. Resulta que era un grano

Creí que sería muy mono hacer lo de La dama y el vagabundo con la pasta. Me encontré un grano de pimienta y estornudé la salsa sobre él

Pensé que mi cita estaba preparándose drogas delante de mí en el restaurante. Salí furiosa de allí. Resulta que era insulina

La chica de mi amigo rompió con él porque, durante la primera cita, él no paró de repetir «puedo hacer esto»

Capítulo 4: El glorioso arte de hacerle un buen regalo a tu cita

Me regaló un poema por San Valentín en el que, en un determinado momento, describía cómo se vomitó los zapatos después de comer demasiado chocolate

Un chico me llevó una vez a un vertedero de basuras y me dijo que podía coger lo que quisiera

Capítulo 5: Cuando pasas miedo. Mucho.

Cené con un chico que se pasó la noche hablando de lo contento que estaba de que su abuela al fin estuviera muerta

Creí que se dedicaba al fitness porque tenía un peso en el tobillo. En realidad, estaba en libertad condicional y era un monitor de tobillo

Me llevó a un festival de saltos. Tuvimos que irnos pronto porque su MUJER apareció allí y él tenía una orden de alejamiento

Me habló de toda la medicación que estaba tomando, y luego me preguntó si quería ir a un club... Me llevó a un club de striptease

Un chico me dijo una vez que parecía el tipo de chica que Buffalo Bill, de El silencio de los corderos, secuestraría

Cuando regresé del baño a nuestra mesa, su ojo de cristal estaba en mi vodka con tónica. Me miró y dijo «solo tengo ojos para ti»

Estaba súper nervioso, así que me pasé toda la cita hablando sobre la droga Krokodil, el ébola y las tasas de asesinatos

Capítulo 6: Cuando la otra persona va un poco demasiado rápido

Un chico me habló de cómo le gustaba estar casado y que le gustaría volver a estarlo. Tío, ¡ni siquiera sé aún si quiero ver una película contigo!

Lo invité a mi casa a ver una película con amigos e intentó tener sexo conmigo delante de ellos en el salón

Me dijo que era una sorpresa y me llevó a la boda de su hermana. Le dijo a su madre que estábamos prometidos, se emborrachó y golpeó al novio

Se inclinó sobre mí en mi coche y pregunto: «¿Quieres ir al asiento trasero y dejarme oler tus bragas?»

Apareció una hora tarde, me llevó a un McDonald's («¿Quieres algo?»), aparcó en un zoo y dijo «Tengo un condón»

Todo iba bien hasta que, después del café, se aclaró la garganta y dijo: «¿Sería raro si mi mujer se nos uniera la próxima vez?»

Capítulo 7: La sinceridad está sobrevalorada.

Se sacó la camisa durante la cena, me enseñó su tatuaje de Harry Potter y me dijo que le gustaban las chicas feas con buenas personalidades

Cita en grupo. Nos dijeron: «Sois el tipo de chicas con las que los tíos nos queremos casar, pero queremos divertirnos con las guapas antes»

Iba hacia una cita y recibí un mensaje de él diciendo que iba a llegar tarde porque su otra cita se había prolongado

Me escribió un plan de dieta

El chico estaba hablando mucho, así que, cuando tomó aire, aproveché para preguntar: «¿Te gustaría saber algo sobre mí?». Contestó: «Nop»

Capítulo 8: Y la caballerosidad, aparentemente, también

Fui a una cita de grupo después de donar sangre. Mientras corría para coger un frisbee, me desmayé. Cuando desperté, mi cita se había ido

Un chico lleva a una chica a un sitio elegante en Lima. Unos ladrones entran en el restaurante y él sale corriendo por la puerta de la cocina... ¡dejándola a ella allí!

Fuimos a WalMart. Me dio unas flores artificiales. Dijo: «Si quieres quedártelas, paga 1,99 dólares en caja»

Estábamos paseando y empezó a hacer frío. Él dijo: «Supongo que debería ofrecerte mi chaqueta». Y luego añadió: «Pero entonces tendría frío yo»

En Trendencias | No tengo una cita en condiciones desde 2003: ¿qué ha pasado con el mundo de las citas?

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios