Síguenos

32m.jpg

Hace unas semanas era el Primavera Sound, y en breve el Sónar, o Benicassim, entre muchos otros. Los festivales de verano son uno de los clásicos del panorama estivo español, y sus esplanadas se han convertido en improvisadas pasarelas de tendencias emergentes: son un foco de novedades y la mejor radiografía del estado del savoir faire de una juventud que baila al ritmo de la moda.

La premisa es clara: hay que ir cómodo sin renunciar a marcarse un look digno de ser observado. Cómo decir que el vestido es el comodín aquí una vez más, aunque prácticamente empatado a puntos con otra de las prendas típicas de uniforme festivalero: los shorts.

28m.jpg

Para salir a la calle quizás son demasiado atrevidos, pero en un contexto de calor, cerveza, y buena música, no hay parangón.

petos.jpg

¿Mi apuesta personal? Los mono-shorts. Frescos y ligerísimos, aunque un pelín incómodos a la hora de ir al lavabo (y ya sabemos que la cervez es la bebida oficial de cualquier festival que se precie…). Estos de Mango son una buena opción.

27m1.jpg

Aunque la versión estampada de estas chicas es perfecta.

04m.jpg

Las más prácticas que pasan de complicarse mucho la vida, reciclan la prenda hippie por excelencia año tras año y son fieles a los vestidos boho.

30m.jpg

Las hay que no se resisten a una de las tendencias de la temporada, el sarouel o harem.

berschcka-7.jpg

Y en Bershka tienen unos pantalones de tela tipo pareo y silueta baggy que no me pueden parecer más prácticos para la ocasión.

cottonwight150609.jpg

Un denominador común de los conciertos “a la fresca” son las gafas (Rayban principalmente) y los sombreros (especialmente tipo panameño).

02m.jpg

Lo de las gafas y los gorros en todas sus versiones tiene un sentido que va mucho más allá de la estética, pero en cuestión de botas hay gente que se lleva las manos a la cabeza.

08m.jpg

Pues bien, tiene también su sentido lógico, y es que los escenarios naturales donde se suelen celebrar los festivales de verano suelen ser grandes espacios de tierra o hierba fácilmente humedecibles.

El agua es el quinto elemento en estos casos y corre por todas partes.

Así que si no encontrabáis excusa para compraros unas Hunter o sucedáneas: eccola qua.

pixiewight150609.jpg

Por cierto, las trenzas se van a convertir en el peinado fetiche, y una vez más su objetivo no es tanto decorativo como práctico: con los líquidos que uno pierde y lo que se transpira de cuerpo y frente, nada mejor que tener el pelo bien recogido y despejada la cara.

Fotos | Style
En Trendencias | Estilismos: looks de festival
En Trendencias | Claves para ir a un festival de verano: los mejores looks retro al aire libre
En Trendencias | Cómo vestirse en verano: looks para ir a la playa

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios