Publicidad

Siete mujeres innovadoras que ayudaron a cambiar el mundo

Siete mujeres innovadoras que ayudaron a cambiar el mundo
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Existe un concepto llamado Herstory, que consiste en reivindicar o revisar la historia desde un punto de vista femenino. Porque, más allá del juego de palabras (his en inglés es un pronombre masculino; hers, femenino), las mujeres y sus logros no abundan en los libros de historia tradicionales. ¿Acaso no ayudaron a cambiar el mundo? ¿O es, simplemente, que su historia no se ha contado?

Las pioneras han existido en todas las etapas de la historia. Y en todos los campos, desde la ciencia al arte, la literatura o la investigación. A veces, su éxito quedó diluido en el del hombre con el que compartían su vida. Otras veces, como en el caso de Fernán Caballero (una escritora cuyo nombre real era Cecilia Böhl de Faber y Ruiz de Larrea), tuvieron que emplear como pseudónimo un nombre masculino para que su trabajo pudiese gozar del prestigio que merecía.

Mujeres como Marie Curie, premio Nobel de Física en 1903 y premio Nobel de Química en 1911; Coco Chanel, que, junto a Elsa Schiaparelli, transformó el armario femenino para incluir en él los pantalones y dejar de lado los corsés; Simone de Beauvoir, que sentó las bases del feminismo con su libro ‘El segundo sexo’; Rosa Parks o Frida Kahlo son algunas (quizá las más populares) de las que vienen a nuestra mente cuando pensamos en aquellas que cambiaron el mundo. Pero el listado es mucho más amplio, y en él se incluyen nombres como los de estas pioneras.

Mujeres

Ada Lovelace

También conocida como Ada Byron (un edificio de la Universidad de Zaragoza le rinde homenaje llevando su nombre), Ada Lovelace fue la primera programadora de la historia. Nacida en 1815, era hija del poeta romántico Lord Byron, y su madre, Lady Byron, se aseguró de que recibiese formación en matemáticas.

Trabajó junto al científico Charles Babbage, creador de la llamada máquina analítica, antecesora de los ordenadores que se desarrollaron en el siglo XX. Lovelace vio en esa máquina desarrollada por Babbage algo más que una calculadora: supo anticipar usos que se materializarían décadas después y perfiló el que se considera el primer algoritmo (de ahí que se hable de ella como la primera programadora).

Katherine Johnson

Katherine Johnson es un referente en la NASA. Pero en su vida laboral tuvo que afrontar un doble reto: ser mujer y afroamericana en el ámbito científico. Ella, nacida en Virginia Occidental en 1918, se graduó en matemáticas cum laude y, en 1953, ingresó en la NASA.

Entre sus muchos logros figura haber calculado la trayectoria para el vuelo espacial del Apolo 11 a la Luna en 1969, pero, tristemente, su legado permaneció en la sombra hasta 2016, cuando la película ‘Hidden Figures’ lo reivindicó. Falleció el pasado mes de febrero a los 101 años: la NASA comunicó su muerte y, hoy, es una gran inspiración para niñas y mujeres que quieren trazar su propio camino en la ciencia.

Ciencia

Valentina Tereshkova

La carrera espacial, uno de los principales hitos de la Guerra Fría, figura en todos los planes de estudios. Pero ¿cuántos mencionan las aportaciones de mujeres como Katherine Johnson o Valentina Tereshkova? Todos conocemos a Neil Armstrong, el primer hombre que pisó la Luna, pero ¿cuántos guardan en su memoria el nombre de la rusa Tereshkova, la primera mujer en viajar al espacio?

Lo logró (y en solitario) en 1963: tenía 26 años y fue elegida entre más de 400 candidatos y 5 finalistas para pilotar el Vostok 6, la nave con la que hizo historia.

Nasa

Alice Guy Blaché

Cualquiera que haya estudiado historia del cine citará a Georges Méliès como padre de la ficción. Con su ‘Viaje a la Luna’ marcó una época, pero lo cierto es que, años antes, una mujer había sentado las bases del cine de ficción: se llamaba Alice Guy Blaché y dirigió ‘El hada de los repollos’ en 1896.

Durante su vida rodó más de 1.000 películas, algunas de ellas en España, como ‘Voyage en Espagne’ o ‘La malagueña y el torero’. Pese a que recibió la Legión de Honor francesa en 1955, su nombre cayó en el olvido… hasta hace unos años, cuando, con el movimiento Herstory como telón de fondo, varias voces comenzaron a reivindicar su legado.

Nellie Bly

En la actualidad, el periodismo inmersivo está a la orden del día. Pero la pionera de este formato fue, de nuevo, una mujer: la estadounidense Nellie Bly.

Dos son sus hazañas más recordadas. Por un lado, en 1887 fingió una enfermedad mental para conseguir ser ingresada en un sanatorio en Nueva York, cuyas condiciones y maltrato a las pacientes denunció en su artículo 'Diez días en un manicomio'. Además, el diario para el que trabajaba le planteó un reto: ¿sería posible dar la vuelta al mundo en 80 días, como sugería el libro de Julio Verne? Nellie batió el récord de Fogg, y completó su viaje en 72 días.

Florence Nightingale

Nurse

Este 2020 hemos recordado la importancia para la salud colectiva de gestos sencillos, como el lavado de manos. La contribución a la historia de Florence Nightingale fue en esa misma línea: ella, enfermera en la Inglaterra del siglo XIX, se dio cuenta de cómo se propagaban enfermedades en los hospitales de guerra ingleses con tremenda facilidad.

Aquel contagio era sencillo de frenar, solo se necesitaba mejorar la higiene de los centros sanitarios. Florence Nightingale, con este planteamiento por bandera, consiguió disminuir las muertes a través de unas mejores condiciones de limpieza y salubridad, y por eso es considerada la madre de la enfermería moderna.

Alfonsina Strada

En 1924, una osada mujer corrió (y completó) el Giro de Italia: era Alfonsina Strada, la primera ciclista en participar en esta carrera, reservada (aún hoy) a los hombres. Ella, que consiguió ganarse a un público a priori reticente a celebrar su hazaña, sumó decenas de triunfos a lo largo de su carrera; 36 de ellos, en competiciones contra hombres.

Ciclista

La necesidad de liderazgo femenino

Reivindicar los logros de las mujeres a lo largo de los siglos es tan importante como brindar a las mujeres —aquí y ahora— la oportunidad de convertirse en líderes. De ser esas mujeres que cambian la historia.

Como evidencia el caso de Florence Nightingale, el talento femenino se necesita, especialmente, en tiempos convulsos. Para que alumbre las soluciones que los problemas actuales demandan.

Banco Santander, con su programa Santander X Tomorrow Challenge, busca a esas emprendedoras (y emprendedores) capaces de afrontar y ayudar a resolver los retos que presentará la sociedad postcoronavirus.

santander

Así, Santander X Tomorrow Challenge, abierto a participantes de 14 países (Argentina, Alemania, Brasil, Chile, Colombia, EEUU, España, México, Perú, Polonia, Portugal, Puerto Rico, Reino Unido y Uruguay), se estructura en cuatro categorías, ligadas a cuatro desafíos clave: creación de empleo, adaptación de las competencias personales, reinvención y reapertura de negocios e industrias, y nuevas oportunidades de negocio.

De entre todos los emprendedores que se inscriban (podrán hacerlo en este enlace hasta el 2 de julio), un jurado seleccionará 20 proyectos, cinco por categoría, y, en su conjunto, los finalistas recibirán una dotación económica de un millón de euros, horas de mentoría y asesoría tecnológica y de innovación.

Una oportunidad sin parangón para colaborar en la construcción de un nuevo mundo, en la resolución de los retos del futuro más próximo. Una ocasión única para reforzar el liderazgo femenino y reivindicar, a través de nuevos logros, el papel de la mujer en la historia contemporánea.

Imágenes | Unsplash - NCI 1, NASA, Luke Jones, Science in HD, Coen van den Broek, Pexels - ThisIsEngineering

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios