Compartir
Publicidad

No sólo a los hombres se les cae el pelo: a nosotras también nos pasa

No sólo a los hombres se les cae el pelo: a nosotras también nos pasa
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Siempre hemos pensado que lo de quedarse calvos es cosa de hombres. A ver, las mujeres ya tenemos suficiente con preocuparnos por las canas, por que nuestro pelo nunca es suficientemente liso o rizado, por las arrugas y por que nuestro tono de base de maquillaje sea exactamente el de nuestra piel. Pues resulta que, aunque no vayamos a quedarnos calvas como Zidane o Bruce Willis, también sufrimos pérdidas de cabello considerables.

¿Cómo puede ser, si siempre has tenido un pelo maravilloso? Bueno, quizá maravilloso no, pero al menos nunca se había movido de tu cabeza. Total, que nos hemos pasado la vida respirando aliviadas por un problema menos y de golpe te encuentras con que sí, que también empieza a clarearte la coronilla igual que a esos amigos tuyos que pasan de los 40…

Nature Sunset Person Woman

¿Cuándo deberías empezar a hacer algo? Si alguna de estas situaciones te suena familiar es hora de hacer algo:

Mires donde mires en tu casa hay pelo tuyo

En la ducha, en el suelo, en el cojín, en la ropa… De hecho, hay más pelo en tu cepillo que en tu cabeza. Es así como sabes que ha llegado el otoño. Los complementos orales como Vitalfan Anticaída de René Furterer son tus mejores aliados.

Llevas unos meses de mucho, mucho trabajo

Levantarse temprano, mucho café, reuniones, fechas de entrega, poco sueño… En resumen: estrés. Y por si no tuvieras suficiente con estar estresada y cansada, encima se te cae el pelo como si estuvieses mudando para preparar la hibernación. Por si todavía no te has dado cuenta, es hora de relajarse –y a usar un tratamiento para el pelo como la Loción Creastim de Ducray–, o terminarás haciendo una confesión a lo Keira Knightley.

El temido postparto

Después de pasarte todo el embarazo luciendo pelazo –¡en la vida has tenido tanto pelo, tan brillante y lustroso!–, tu melena te traiciona. Cuando te encuentras metida en pleno postparto, te das cuenta que cada vez que tu bebé decide agarrarse a tu pelo, el mechón se va con su mano en vez de quedarse en tu cabeza. Te presentamos la famosa caída post-parto. Otro de esos efectos secundarios de ser mamá que no te suelen contar.

Se te quema el cuero cabelludo

Sí, el resto del mundo se quema la nariz, las orejas, la espalda o detrás de las piernas pero tú terminas con la cabeza roja –y con un picor de aúpa– porque tu pelo simplemente no te cubre lo suficiente. Te toca tirar de pamelas, sombreros y las cápsulas Quinoral Fortalecedor Capilar de Klorane con quinina para que tu pelo gane densidad. Mucho ojo con exponerte al sol con peinados que puedan dejar tu cuero cabelludo al descubierto –como las trenzas–.

Miedo a las calvas traicioneras

Una rutina habitual después de la ducha o al hacerte cualquier recogido es inspeccionarte la cabeza por si tus zonas calvas están creciendo o quedan visibles. Nunca sales de casa sin estar completamente segura de que no vas con la cabeza al aire.

Hay dos causas principales por las que las mujeres nos podemos quedar sin pelo y de golpe encontrarnos que se nos ve más el cartón que a nuestros novios. Puede tratarse de una caída reaccional del pelo –la más corriente en mujeres– o de una caída progresiva, que aunque es más común en hombres, también puede afectarnos.

Miedito nos da oír estas palabras porque eso significa que empieza a haber una disminución de densidad y progresivamente nos quedamos sin pelo. ¿Te suena a pesadilla? Pues sí, lo que nos faltaba. ¿La buena noticia? Ambas tienen solución si se usan los productos adecuados como el Sérum Fortificante de Klorane o Anaphase+, el champú estimulante de Ducray.

Anticaida

La alopecia femenina es uno de los temas de belleza más tabú. Pues si lo comentas con tus amigas o compañeras de trabajo, te darás cuenta de que es más normal de lo que parece. Puede que la pérdida se deba a un momento de estrés laboral o la pérdida de un ser querido. Puede que incluso sea un problema permanente –pero tratable–. Hay miles de causas: anemia, hormonas, enfermedades, algunos medicamentos y hasta hacerte peinados demasiado tirantes.

Pexels Photo

Sin embargo, al ser un problema “de chicos”, las mujeres que lo sufren sienten vergüenza y tratan de esconderlo por todos los medios. Para algunas su peor pesadilla es salir con un chico y que se dé cuenta de que pierde pelo ¡o que puede llegar a estar más calva que él! La pérdida de pelo es para nosotras una pérdida de confianza y autoestima, así que no es algo que debas pasar por alto.

Un estudio de la Academia Americana de Dermatología demostró que las mujeres sufrían más emocional y mentalmente que los hombres y que eran más propensas a desarrollar una baja autoestima a causa de la pérdida de pelo. No estás sola en esto, habla de ello con tus amigas, con tu doctora, con tu farmacéutico.

Person Woman Girl Blonde

¿Verdad que hablamos de celulitis, estrías y michelines? ¿Por qué la calvicie tiene que sufrirse en silencio? Recuerda que hay muchos productos y tratamientos que pueden ayudarte a volver a sentirte orgullosa de tu melena al viento.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos