Publicidad

9 caprichos a evitar cuando tomas algo fuera de casa (porque son más peligrosos para tu salud y tu figura de lo que parecen)
Salud

9 caprichos a evitar cuando tomas algo fuera de casa (porque son más peligrosos para tu salud y tu figura de lo que parecen)

Publicidad

Publicidad

Sí, todos tenemos la tentación. Es salir de casa y las barreras se derrumban. Pero hay caprichos que se pagan muy caras o elecciones que no son tan sanas como parecen en realidad. Hacemos un repaso por las que menos te convienen según los expertos. Para que la próxima vez que comas fuera sepas bien a qué te estás enfrentando y tomes mejores decisiones.

1.- Agua con limón.

Según una investigación realizada por el Journal of Environmental Health en muestras realizadas de 21 restaurantes en EE.UU. hasta el 70% de las rodajas de limones estaban contaminadas con bacterias. La explicación es que estas rodajas se suelen cortar con bastante antelación y los camareros no siempre usan guantes o pinzas para añadirlas al limón.

2.- Un combinado de alcohol+bebida baja en calorías.

Parece una elección más sana que la convencional, pero según un estudio de la Universidad de Northern Kentucky, combinar una bebida alcohólica con una baja en calorías puede aumentar los efectos del alcohol hasta un 25% más. Además los expertos dicen que el ahorro que hacemos en calorías al elegir la opción diet no merece la pena.

3.- Pan con aceite de oliva

Fig Olive Bread And Olive Oil

A priori, es uno de los caprichos más sanos de esta lista, pero el problema es cuando no sabemos controlarlo y nos llenamos de pan antes de empezar la comida. Estamos hablando de cientos de calorías que añadir al cómputo total que no siempre tenemos en cuenta, convencidos como estamos de que el aceite de oliva es bueno para nuestra salud. Pero eso no significa que tengamos barra libre del mismo.

4.- Los refrescos bajos en calorías

Parecen inofensivos y la solución perfecta cuando estás preocupado por contar las calorías, pero existen muchas razones por las que los refrescos bajos en calorías tampoco son la solución ideal. Es más: un estudio realizado en el año 2015 por la Universidad de Texas Health Science Center en San Antonio demostró que la gente que toma refrescos con gas bajos en calorías a diario tienden a acumular más centímetros en la cintura a lo largo de los años que las que no lo hacen. Fascinante, ¿verdad?

Istock Diet Soda Ice

5.- Smoothies.

¿También ellos? Pues sí, también. Estas combinaciones explosivas de verduras y frutas muchas veces llevan yogur helado o azúcar añadido para estar mucho más buenos (o para compensar el exceso de verde). En el fondo estamos hablando de un postre con hasta 250 calorías o 700, en el peor de los casos (con 70 gr. de azúcar). Según Barry Popkin, profesor del departamento de nutrición de la Universidad de Carolina del Norte y uno de los expertos que en el año 2004 llamó la atención sobre el peligro de los refrescos, los smoothies y los zumos de fruta son el nuevo peligro a evitar.

6.- Un primero hipercalórico

Según la doctora Deborah Cohen, autora del best-seller "A Big Bat Crisis: The Hidden Forces of the Obesity Epidemic and how we can end it", ninguna persona debería consumir más de setecientas calorías ¡en total! por comida. Eso incluye la bebida, la entrada, el postre y el plato principal, por supuesto. Pero cuando comemos fuera ya superamos esas calorías sólo con el plato principal, así que a la hora de considerar qué pedir de primero ten en cuenta el cómputo de calorías que vas a ingerir e intenta compensarlo con algo ligero.

8.- O ensaladas que no son ensaladas.

Tener unas cuantas hojas de lechuga o un par de tomates cherry no significa que seas la mejor opción disponible ni la más light como puedes leer aquí. Según la doctora Christine Gerbstadt, autora del libro Doctor´s Detox Diet, algunas ensaladas que se sirven en cadenas de restaurantes pueden llegar a tener más de 1300 calorías y 84 gramos de grasa. La mejor opción en estos casos es pedir el aliño aparte y tomar sólo una parte de la ensalada.

9.- Los brotes de moda.

Son lo último en el corazón de los "foodies". Y tan fotogénicos... Parecen la mar de inofensivos, pero muchas veces el ambiente cálido y húmedo en el que se desarrollan este tipo de brotes es perfecto para que las bacterias hagan de las suyas y organismos como la Agencia de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. han descubierto que existe una relación entre brotes de E.coli y Salmonella con estos otros brotes mucho más cuquis y recomienda sólo consumirlos en casa (y siguiendo unas instrucciones determinadas) o bajo nuestro propio riesgo. Ah, y nunca, nunca, nunca hacerlo si estás embarazada.

Broccoli Sprouts

11.- Helado de yogur

Raspberry 583076 960 720

Nos han vendido la idea de que el helado de yogur es más sano que el helado convencional. Y en parte tienen algo de razón, pero no podemos olvidar que una ración pequeña de este tipo de helado tiene hasta 32 gramos de azúcar y que es difícil no pedir uno y olvidarse de los toppings (que pueden llegar a suponer hasta 20 gramos de azúcar más).

Fotos: Unsplash.com

En Trendencias|Las nueve mejores dietas con las que fracasé

[(A Big Fat Crisis: The Hidden Forces Behind the Obesity Epidemic--and How We Can End it)] [Author: Deborah Cohen] published on (April, 2015)

[(A Big Fat Crisis: The Hidden Forces Behind the Obesity Epidemic--and How We Can End it)] [Author: Deborah Cohen] published on (April, 2015)

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir