Publicidad

¿Hay alguna clave para ser un poquito más feliz en tu trabajo? Los expertos aseguran que sí
Psicología

¿Hay alguna clave para ser un poquito más feliz en tu trabajo? Los expertos aseguran que sí

Publicidad

Publicidad

“Es una lata el trabajar” decía aquel maravilloso filósofo llamado Luis Aguilé… y cualquiera de nosotros a diario. Pero, aunque parezca una quimera, felicidad y trabajo deberían ir juntos de la mano. O, al menos, deberíamos seguir una serie de pautas para que levantarnos cada mañana no se nos haga muy cuesta arriba. Hemos consultado unos cuantos estudios para que nos den las claves sobre qué podemos hacer para ser un poquitín más felices trabajando.

1.- No te compares con los otros.

Es difícil no hacerlo, pero ya sabes lo que dice el dicho: las comparaciones son odiosas. Pero lo más importante: si defines tu felicidad en base a los otros y sus logros estás evitando ser el responsable de la misma. Y nadie más que tú debería serlo, ¿verdad?

Primero, siéntete bien por lo que has hecho, por tus logros y responsabilidades, no por las felicitaciones y las opiniones de los demás.

Segundo, acepta que jamás podrás alterar sus opiniones respecto a ti y que además lo que piensen no tiene por qué ser cierto, nunca serás ni tan bueno ni tan malo como los demás digan, sólo lo que tú pienses que eres. Una sana autoestima es clave si quieres ser más feliz en tu trabajo.

2.- Haz que todo fluya.

M. Csikszentmihaly, catedrático de Psicología de la Universidad de Chicago ha estado estudiando desde comienzos de los años 90 cómo influye el flujo en las actividades profesionales, esa mezcla perfecta que existe cuando una tarea supone un desafío y un disfrute al mismo tiempo. Según los datos recabados por su equipo, alcanzar ese estado en el que todo fluye libremente nos genera una tremenda satisfacción personal, así como emociones de lo más positivas.

Todo fluye cuando nos sumergimos en una actividad que nos gusta y nos concentramos tanto en ella que el tiempo pasa sin que te des cuenta. Según este psicólogo y los resultados de sus investigaciones, la felicidad es consecuencia del desarrollo y del crecimiento personal y el flujo permite ambas experiencias.

El flujo es un estado de concentración total, donde rendimos al cien por cien, nuestra creatividad crece, aprendemos más y además vivimos una experiencia muy positiva. Aquí podéis ver su charla TED sobre el asunto, realmente inspiradora:

3.- No te obsesiones por las cosas que están fuera de tu control.

Photo 1424298397478 4bd87a6a0f0c

La gente feliz es gente informada y preparada para actuar ante cualquier circunstancia, pero también es gente que no se deja llevar por los nervios ni se angustia con cosas que están fuera de su control, tanto si es una caída de acciones a nivel mundial de tu empresa, como un tornado que asola la cosecha de este, como si se trata de que su jefe está tomando decisiones con la que no están de acuerdo. De nada servirá agobiarse con algo que no evitar y en la que tú no tienes voz ni voto.

Según Beth Thomas, autora del libro "Powered by Happy: How to Get and Stay Happy at Work" tenemos que centranos en el presente porque "muchos de nuestros pensamientos negativos surgen de preocuparnos por situaciones que tal vez nunca ocurran”. Es decir, que aunque es buenísimo contar siempre con un plan de contingencia y tener presentes los peores escenarios, eso puede provocar estrés y dejarte sin recursos que podrías aprovechar mejor en otra cosa.

4.- Pero elige tus batallas con la cabeza bien puesta y los pies en la tierra.

Hay veces que no merecerá la pena pelear y las heridas tardarán en sanar, lo que de ninguna manera te hará feliz. La gente emocionalmente feliz sabe lo importante que es retirarse a tiempo de una batalla y prepararse para sobrevivir a la siguiente. Cuando estás concentrado en tu trabajo, controlas tus emociones y estás bien informado eres capaz de saber dónde merece la pena batallar.

Photo 1462826743322 63f0fbb29f87

Además, estar a malas con tus compañeros y entrar en batalla continuamente no te beneficia nada. Es mucho mejor rodearse de gente positiva, que nos contagie su buen humor. De hecho, un estudio realizado por BMJ Group llegó a la conclusión de que nuestra felicidad depende de la felicidad de las personas con las que conectamos, algo que puede llegar a extenderse por toda una gran plantilla laboral.

5.- Haz deporte durante la semana laboral.

Un estudio de la Universidad de Bristol llegó a la interesante conclusión de que si hacemos ejercicio durante los días laborales disfrutaremos de un mejor estado del humor, seremos más eficaces en nuestro trabajo y aprovecharemos mejor nuestro tiempo. Y es que sudar la gota gorda durante al menos diez minutos produce GABA, un neurotransmisor que desempeña un papel protagonista en la reducción de la excitabilidad neuronal a lo largo del sistema nervioso. Vamos, que impide que seamos impulsivos y ayuda a todas aquellas personas para las que es difícil relajarse o tengan dificultades en concentrarse en una sola cosa. En definitiva, que nunca se pierde el tiempo haciendo ejercicio, sino que se invierte en más energía y concentración.

6.- Sé fiel a ti mismo.

Photo 1432888498266 38ffec3eaf0a

Ay, la ética… Lo hemos visto muchas veces en las películas: ese ejecutivo tiburón que trabaja especulando para hacer mucho dinero y tener mucho éxito, pero al final resulta que no es nada feliz. Parece sacado de un cuento de hadas, pero la realidad es que ser infiel a nuestros principios éticos y transgredir ciertas normas para triunfar en nuestro trabajo es el camino directo a la infelicidad. Ser poco ético al final te hará lamentarte, tener remordimientos y estar desmotivado. Si quieres ser feliz de verdad en tu trabajo tendrás que aprender a demostrar tu desacuerdo cuando alguien quiera que hagas algo poco ético. Y cuando no sepas qué hacer, si estás traspasando la línea inmoral de la vida o no, siéntate a meditar sobre tus valores y escribe una lista de pros y contras. Sí, como en las películas.

Según un estudio realizado en la Universidad de California por Sonja Lyubomirsky cuando las personas se sienten felices con sus principios éticos tienden a ser optimistas, energéticos y a tener más confianza en uno mismo.

7.- Lo más obvio: ríete más y sonríe como si no hubiera un mañana.

Un estudio de la Universidad Mannheim en Alemania demostró que podemos alterar nuestras emociones simplemente cambiando nuestras expresiones faciales: hicieron que la mitad de un grupo de participantes sujetasen un bolígrafo con los dientes, algo que les hacía sonreír. Luego mostraron a todos los participantes unos dibujos animados y les preguntaron qué les parecía. Los que habían sujetado el bolígrafo entre los dientes pensaron que eran más divertidos que los que no.

Photo 1460688319791 19e8856a8ff0

Y es que la conclusión a la que llegan con este estudio es que no importa cuán verdadera sea tu sonrisa, porque simplemente el gesto puede preceder al sentimiento y provocarlo y no necesariamente al revés.

Si estás de bajón en el trabajo o te sientes acosado por los pensamientos negativos, detente e intenta sonreír, aunque no tengas motivos. O entra en Youtube y busca el vídeo más absurdo que puedas, algo que te haga reír durante unos segundos, pero que puede cambiar tu estado emocional para el resto del día.

Fotos:Unsplash.com

En Trendencias|Cómo sacarle partido a tu jornada de trabajo: 9 hábitos para mejorar tu productividad

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir