Compartir
Publicidad
Entrevistamos a la psicóloga que ha estudiado las broncas de pareja en Ikea (y nos da unos cuantos tips para evitarlas)
Psicología

Entrevistamos a la psicóloga que ha estudiado las broncas de pareja en Ikea (y nos da unos cuantos tips para evitarlas)

Publicidad
Publicidad

Hace un par de semanas, publicábamos un artículo sobre la tendencia de las parejas a discutir en cuanto ponían un pie en Ikea. En él, leíamos las conclusiones de Suky Macpherson, psicóloga asociada en la British Psychological Society que ejerce su profesión en el National Health Service británico y en su consulta privada en Londres. Dado el interés que ha despertado el artículo, hemos decidido entrevistarla y... hemos sacado algunas pistas sobre cómo evitar que comprar muebles se convierta en un infierno conyugal.

El primer estudio sobre las discusiones en Ikea realizado por la doctora Macpherson se publicó en Vice, así que nuestra primera pregunta ha sido si fueron los autores de ese artículo quienes le levantaron la liebre sobre las discusiones en Ikea o ella ya había observado antes que la tienda sueca era un punto caliente en los problemas de pareja.

«Había observado discusiones en Ikea durante muchos años antes de que Vice me lo mencionara. En mi propia vida privada, me había dado cuenta de que lo de montar los propios muebles provocaba discusiones de pareja. Me preguntaba si algunos compradores estaban ya preocupados sobre ese siguiente paso, el del montaje, y si ese estrés se empezaba a manifestar en la propia tienda».

Ikea Pareja

¿Cree que Ikea es solo un escenario, el lugar donde salen a la luz problemas subyacentes en la pareja, pero de los cuales la causa tiene poco que ver con la compra en sí?

«Creo que cualquier sesión de compras estresante puede provocar discusiones en una pareja, pero, evidentemente, si tu relación está pasando un mal momento, es más sencillo que ocurra. Al principio de una relación, aún puedes querer impresionar a tu compañero, por lo que es menos probable discutir. Del mismo modo, cuando llevas veinte años de matrimonio, normalmente has encontrado ya maneras de lidiar con las compras juntos o de evitarlas».

¿Cuáles cree que son los mayores problemas de pareja que salen a la luz en esas discusiones: falta de comunicación, diferentes intereses, cuestiones de control...?

Si tienes miedo de que tu pareja te deje, permitirás que sus deseos te dominen. Si crees que el otro es el afortunado por tenerte, pensarás que solo tus ideas importan.

«Muchas factores influyen en el estrés que algunas personas sufren durante las compras y, aunque Ikea no es la única tienda en la que ocurre, sí que tiene mucha oferta, lo que implica muchas decisiones y elecciones. Además, suele haber mucha gente en ella, lo que aumenta el estrés. Los humanos somos animales y analizamos nuestro entorno constantemente para sentirnos seguros. Mucha gente, calor, mucha luz, mucho color, ruido, elecciones... todo ello puede causar una descarga de adrenalina que aumenta la susceptibilidad, lo que suele llevar a discusiones».

Ikea1

Si odias las tazas de té con las que tendrás que vivir, háblalo con honestidad y llegad a un compromiso; no te sientas marginado por aceptar algo que odias.

«En realidad, las discusiones pueden ser sobre cualquier cosa, aunque normalmente entran en juego cuestiones de poder y control. ¿El gusto de quién de los dos será el predominante en la casa? ¿Hay suficiente espacio para comprar cosas innecesarias o uno de los dos prefiere el minimalismo? ¿Hay una perspectiva previa de que comprar cosas para la casa sea una divertida experiencia compartida? El secreto de una buena relación es la aceptación y el compromiso, y estos comportamientos se ponen a prueba cuando se compran productos para la casa».

¿Cómo podemos preparar un viaje a Ikea si no queremos que acabe en una gran discusión?

1. Haced una lista de la compra juntos, bien consensuada de antemano.

2. En la entrada, averiguad dónde está lo que queréis comprar y dirigíos directos allí. No vaguéis por la tienda sin un objetivo, porque podríais sentiros frustrados si acabáis perdiéndoos de lo que realmente buscabais.

3. Comed antes de ir. El hambre puede empeorar las cosas y una cantidad adecuada de azúcar en sangre ayuda a evitar el estrés.

Comer

4. Llevad siempre una botella de agua y manteneos hidratados.

5. Decidid el presupuesto por adelantado, dejando claro cuánto se podrá gastar cada uno en compras espontáneas, decididas sobre la marcha.

6. Hablad sobre las posibles discusiones antes de salir de casa. Si uno realmente no tiene ningún interés en ir, decidid si es mejor que se quede, que vaya (pero tomándoselo con buena actitud) o si podéis hacer alguna compra online. Y la persona que sí quiere ir, siempre puede ir con algún otro amigo interesado.

Imágenes | Pixabay, Toshihiro Oimatsu, _e.t, Ikea.

En Trendencias | ¿Pisar IKEA significa discutir con tu pareja? Un estudio confirma que es normal... y que se puede evitar

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos