Compartir
Publicidad

200 horas para pasar de conocidas a íntimas: la amistad necesita tiempo... y algo más

200 horas para pasar de conocidas a íntimas: la amistad necesita tiempo... y algo más
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Habrá quien diga que lo que hace falta para convertirse en BFF (Best Friend Forever: mejores amigas del mundo mundial y del universo universal) no es más que un poco de vino y un rato de charla. Sin embargo un estudio reciente señala que en realidad necesitamos un poco (o un mucho) más: casi las mismas horas que tardarías en ver todas las temporadas de Pretty Little Liars o de The Good Wife (solo que con un final más animado). ¿Cuánto tiempo crees que necesita una relación para convertirse en una verdadera amistad?

Los del cole, los del barrio, del instituto, los de la universidad, los del trabajo… incluso los papás de amiguitos de tu hijo con los que acabas teniendo cierta relación: a lo largo de la vida vamos conociendo personas a las que integramos en eso que el personaje de Robert De Niro en Los padres de ella llamaba “el círculo de confianza”. Pero, ¿qué hace falta para que alguien entre en ese selecto club? ¿Y dejan entrar en chanclas y shorts?

Una buena amistad necesita tiempo

Un estudio publicado en la revista Journal of Social and Personal Relationships ha desvelado (según afirman sus autores) la cantidad de horas necesaria para construir una relación de amistad con otra persona: de conocidos a mejores amigos pasando por “colegas”, todo en cuestión de (unas cuantas) horas.

  • “Colegas”. Se trata de una relación en la que nos lo pasamos bien, disfrutamos, nos reímos, pero solo nos vemos de vez en cuando y/o en determinadas circunstancias. Hablamos del “amigo de un amigo” con el que solo nos encontramos cuando está presente nuestro nexo de unión, la “colega de juerga” a la que rara vez ves de día pero que cuando coincidís de fiesta es fenomenal... Según este estudio 50 horas son las que hacen falta para que un conocido se convierta en colega.
  • Amigos. Si además de las 50 horas que te llevan a ser “colega” inviertes otras 40, es decir, si pasas un total de 90 horas con esa persona, subiremos al siguiente escalón amistoso y ya podremos decir que somos “amigos”: quedas sin necesidad de que haya nadie más y disfrutas del tiempo que pasáis juntos.
  • Mejores amigos (amigos íntimos). Unas cuantas horas más hacen falta según Jeffrey A. Hall (autor del estudio) para pasar de simples amigos a mejores mejorísimos amigos, concretamente un total de 200 horas.
girls en HBO

Pero se trata de algo más...

Si el “tiempo juntos” fuera la única variable responsable de las amistades verdaderas es muy probable que de Gran Hermano salieran todos unidos para siempre.O esa compañera plasta de trabajo que te persigue desde el primer día para que fundéis juntas un club de Hello Kitty (maldita la vez que le dijiste que eras fan), sería tu amiga del alma. No, pasar tiempo con otra persona no es el único ingrediente que necesitamos para que una relación casual se convierta en una amistad.

Además de la cantidad de tiempo es clave la calidad, el cómo es ese tiempo que pasamos juntos, qué hacemos con la otra persona, qué temas abordamos... Para que la relación sea más profunda y significativa es preciso que haya una serie de factores más allá del propio paso del tiempo.

  • Intimidad. Las relaciones de amistad se hacen más fuertes a medida que vamos ahondando en temas más íntimos, al compartir nuestras ilusiones, miedos o acontecimientos relevantes del día a día. Si nos limitamos a hablar del tiempo no pasaremos de ser “ese vecino tan majo que siempre saluda”.
  • Una valoración positiva del otro. Si percibimos al otro como interesante, con criterio o con valores similares a los nuestros es más fácil que la amistad trascienda: es lógico, si no te importa nada lo que pueda opinar el otro porque no lo consideras con criterio o relevante difícilmente entablarás lazos profundos con esa persona.
Girls Ldunham V 14jan13 Theowenner B

Horas y horas para construir una amistad, ¿no existen entonces los “flechazos amistosos”?

Según algunos autores efectivamente los flechazos amistosos (no los románticos) existen, y tiene su explicación racional, nada de misticismos ni cuestiones del destino.

Cuando conocemos a otra persona sin darnos cuenta ponemos en marcha una cantidad ingente de apreciaciones y valoraciones: qué dice y cómo lo dice, si se ríe más o menos, si nos resulta agradable... Así que no, no es que un ser mitológico nos haya disparado una flecha de la amistad, es que hay personas que encajan a la perfección con nosotros y es tan evidente que lo detectamos en esa primera evaluación no consciente.

¿Y si no tengo claro qué somos?

El mismo autor del estudio ha elaborado una herramienta online, una especie de test que te dice el punto de amistad en el que estás con alguien en base a una serie de parámetros como cuánto tiempo interaccionas a la semana con esa persona, si te importa su opinión, etc. Si te apetece hazlo, pero no te lo tomes muy en serio.

Ya sabíamos que hacer nuevos amigos (no conocidos, amigos) no es fácil, ahora sabemos que tampoco es rápido. Pero de lo que estamos seguros es de que merece la pena invertir tiempo en las amistades, ¿verdad?

Fotos: Girls

En Trendencias:

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos