Compartir
Publicidad

OT 2018 no está funcionando tanto como OT 2017, y estas son las razones

OT 2018 no está funcionando tanto como OT 2017, y estas son las razones
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Seamos sinceros, Operación Triunfo 2018 no está siendo como imaginábamos. No es que los concursantes no tengan talento, es que están (en la mayoría de las actuaciones) descafeinados y no transmiten. Noemí Galera ya se lo dijo en directo a los chicos y si el mejor momento de un talent show de música es un gesto feminista, tenemos un problema. ¿Qué pasa con OT 2018 que no nos engancha como OT 2017? Te contamos las razones de que esta nueva edición no tenga el tirón de OT 2017.

Te echamos de menos, Amaia

¿Sabes cuando tienes una pareja, lo dejáis y a partir de ese momento comparas a las nuevas parejas con la anterior? Pues eso. Amaia marcó, dejó huella y ahora el hueco que hay que rellenar en Operación Triunfo es tan grande que resulta casi imposible que no comparemos todo con ella. Su naturalidad a veces se ve reflejada en otros, pero nadie tiene ese je ne se quoi que hace que Amaia sea tan cercana y tan divertida.

Alba Reche y su momento “por qué he dicho eso, tío” en la tercera gala, fue maravilloso y dió mucho juego en redes sociales, pero aún queda mucho para que el fenómeno fan de Amaia alcance a los concursantes de OT 2108.

Problemas de sonido en todas las galas de OT

Cuando ves música en directo esperas un sonido de calidad. Y no nos vale que es algo complicado, porque RTVE tiene un programa de música en directo (La hora musa) y no hay ningún problema con los audios. Los concursantes de OT 2108 pasan de que no se les oiga nada a que se pierda la base musical en segundos.

Ana Torroja no es Mónica Naranjo

Ana Torroja es guay, pero un programa televisivo necesita un jurado que a veces sea excesivo. No al estilo Risto Mejide y sus momentos faltones, sino más al estilo de Mónica Naranjo y su expresividad.

Ana Torroja quizá se queda corta en este trío de profesionales que son el jurado. Hace falta un poco más de espectacularidad que enganche a un público que no acostumbra a dar segundas oportunidades a la televisión.

Un talent show musical donde lo menos importante, parece la música

Lo mejor de la gala 2 fue Lola Índigo y su actuación y en esta ocasión, lo mejor de la gala 3 fue Miki y su gesto feminista. Durante uno de los vídeos que el programa pone entre las actuaciones, pudimos ver una conversación de los concursantes en la que hablaban de acoso, y en la que Miki decía “ojalá los hombres dejáramos de hacer esas cosas”. Su reafirmación feminista en plató, y el “no es no” de Roberto Leal, fueron lo mejor de esta tercera gala.

Ahora bien, a pesar de que el gesto es maravilloso (y necesario), no dejamos de estar ante un talent show musical que necesita que lo mejor de una gala en directo, sea la música. Lo demás es un complemento perfecto, siempre que el ingrediente principal sea musical.

Necesitamos más tiempo

Los concursantes tienen talento, sobre todo ellas. Y los estilismos son bastante molones. El reparto de canciones no nos está gustando tanto como en la anterior edición, pero es cierto que aún es pronto. Necesitamos más tiempo. Más tiempo para que se asienten, para que se luzcan y para que podamos convertirnos en fans de la edición de OT 2108. Pero lamentablemente la televisión va muy deprisa y hacer zapping es muy sencillo.

La gala 3 de OT 2018 fue aburrida y no estamos seguros de cuánto tiempo más va a pasar para que pase de moda el programa si sigue en esa línea semana tras semana.

Foto| GTres

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio