Compartir
Publicidad
Publicidad

La teta lisa: el cáncer de mama contado con mucho sentido del humor

La teta lisa: el cáncer de mama contado con mucho sentido del humor
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Rosa Devesa no ha sufrido cáncer de mama pero lo ha vivido intensamente durante más de un año acompañando a mujeres que lo sufrían durante las pruebas médicas, la quimioterapia, la radio, los post-operatorios...

Todas estas experiencias se han convertido en una obra de teatro: La teta lisa, que puede verse en la sala Mirador en Madrid hasta finales de octubre y recoge los testimonios reales de mujeres que han superado el cáncer.

La teta lisa no se parece para nada a lo que nos habíamos imaginado, sino que se trata de una divertida recopilación de momentos absurdos, de pequeñas historias y de anécdotas que pretenden huir de los estereotipos que rodean a esta enfermedad.

“Hay tanta gente que sufre cáncer que parece mentira que apenas hablemos de ellos”, explica Rosa. Como cuenta en la entrevista, su intención era reflejar las situaciones de una manera muy normal. Situaciones como la masectomía, la pérdida de pelo, etc., sin dramatismos y con mucha naturalidad.

El origen de La teta lisa fue un ejercicio: “mi profesor de dramaturgia me propuso escribir sobre el cáncer de mama pero intentando desdramatizarlo”, nos explica Rosa Devesa en primera persona. Para esta farmacéutica de profesión que trabajaba en una oficina de farmacia desde hacía años este proyecto le supuso romper con su profesión y ponerse al cien por cien a investigar el cáncer de mama.

“Hay dos tipos de cáncer, pueden superar el cáncer físico, pero todavía tienen que superar el cáncer emocional. Hay un montón de procesos una vez acabada la mastectomía, los tratamientos, etc”. Rosa Devesa.

“Primero me centré más en la parte más técnica, la parte más sanitaria, al ser yo farmacéutica quería entender más la enfermedad, los tratamientos, etc. Pero al hacer un vaciado de libros en la biblioteca me di cuenta de repente de la carita de pena que me ponía la bibliotecaria pensando que yo tenía cáncer de mama y por eso me estaba documentando tanto. Fue una revelación y entonces pensé ´¡guau! Esto es lo que deben sentir las mujeres que tienen cáncer'. Que les miran de esta manera, con penita, con compasión. Y me di cuenta de que me atraía más esta parte emocional, que tenía que escribir sobre aquello. “

dboda

Rosa se dedicó a entrevistar a todo tipo de mujeres que estaban pasando por distintas etapas de la enfermedad, de distintas edades, con hijos o sin hijos, con pareja o sin ella: “para ver el abanico más amplio posible y cómo vivían esta enfermedad”. Dedicó un año de su vida a estar y hablar con ellas. “Te vas encontrando con distintas fases, desde la negación, a la rabia, a el por qué me tiene que pasar esto a mí, a la aceptación de vamos a tirar para adelante… y luego la fase de depresión, incluso en las mujeres que ya lo han pasado y que tienen miedo de volver a sufrirlo. Y esta es un poco la estructura de toda la obra. Todas estas fases. Y con testimonios reales de mujeres: el 80% son anécdotas y las cosas que me han contado ellas”.

“Al principio tenía mucho miedo a meter la pata, a banalizarlo, a no estar a la altura de todas las historias que me estaban contando. Lo que tenía claro es que tenía que intentar transmitir estas anécdotas que ellas me contaban tan divertidas”. Rosa Devesa.

La actitud positiva es vital, según Rosa: “estoy muy convencida de que todo el proceso es mucho más fácil si tienes esta actitud. Está claro que no todo es happy flower, ni hay que banalizarlo, pero es absolutamente necesario tener ganas de vivir. Eso no quiere decir nada, que si tienes ganas de vivir vas a hacerlo, pero les ayuda a llevar todo el proceso, que es muy duro y muy largo. Si no te lo tomas con optimismo es mucho más difícil de llevar”.

La teta lisa es una producción de Saludarte, dirigida por Laya Martí, con Cybele Buffile como protagonista y cuenta con la colaboración en la coreografía de Ramón Oller. Una obra de teatro que tiene como objetivo romper tabúes y desdramatizar esta situación, pero también ayudarnos a entender qué pasa realmente por la cabeza de las mujeres que sufren esta enfermedad con un punto de humor.

Fotos| La teta lisa (ilustración de Elsa Sánchez)

En Trendencias| Los productos más solidarios con el cáncer de mama convierten la enfermedad en diseño y ayudan a la investigación

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos