Publicidad

A Victoria Beckham las supersticiones parecen importarle poco, eso o es que no conoce a los clásicos
Moda Famosas

A Victoria Beckham las supersticiones parecen importarle poco, eso o es que no conoce a los clásicos

Publicidad

Publicidad

Siempre se ha dicho que entre la gente de la farándula y del mundo del teatro existen muchas supersticiones. Por ejemplo, regalar rosas a una actriz supone que se le renovará su contrato. En Estados Unidos, en cambio, no se pueden enviar flores hasta que no acabe la función pues da mal fario.

Para desear buena suerte a un actor hay que utilizar la palabra "merde". Esto data de la época en la que los espectadores acudían al teatro en calesa. Estas debían esperar a sus dueños en la entrada. Mientras duraba la función los caballos solían soltar lastre sobre la calzada. El número resultante de estas deposiciones era directamente proporcional al éxito de la obra. Así que desear "mucha merde" a los artistas es como desearles mucha suerte.

En lo relacionado con los colores el amarillo está proscrito. Por lo visto, la superstición data del año 1673 cuando Molière murió en escena mientras interpretaba la obra "El enfermo imaginario" vistiendo una bata de terciopelo de este color.

Vb

A Victoria Beckham, en cambio, las supersticiones parecen importarle poco. Eso o que no ha leído nunca a los clásicos. También es cierto que no hay ninguna prueba objetiva que acredite o desmienta esta superstición, y que el color amarillo además de resultar muy alegre y vistoso, le sienta fenomenal.

Así que sin encomendarse a nadie, la spice girl reconvertida en diseñadora de moda se echó a la calle luciendo un total look en amarillo pollo compuesto por un traje a juego con un guardapolvo de raso con amplias solapas, mangas midi, y tablas a lo largo de todo el bajo que, a su paso, parecía resplandecer como el mismísimo sol. Una prenda perteneciente a su pre-colección primavera-verano 2017.

Victoria cubría sus ojos con unas gafas de acetato imitando al carey en tamaño XXL de su propia colección (450 dólares el par), llevaba unas sandalias en color nude y, a pesar de poseer una de las colecciones de bolsos más importantes de la fashionsphere, prefirió salir a la calle con las manos metidas en los bolsillos. Algo que parece haberse convertido en una constante de un tiempo a esta parte.

Fotos | Gtres
En Trendencias | Victoria Beckham una white collar worker saliendo de su boutique londinense

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir