Esta receta fácil de albóndigas de calabacín es perfecta para comer verduras sin darte cuenta

Esta receta fácil de albóndigas de calabacín es perfecta para comer verduras sin darte cuenta
Sin comentarios

Las frutas y verduras son el pilar fundamental sobre el que se sustenta una dieta saludable como la mediterránea. Pero hay ocasiones en que caemos en la rutina y eso de comer verduras se nos hace cuesta arriba porque terminamos siempre preparándolas igual.

Una de las verduras más versátiles es el calabacín, e incorporarlo a nuestra dieta es muy muy sencillo. En verano, cuando es su mejor momento, podemos hacer desde pisto manchego hasta unos buñuelos de calabacín y parmesano o unas espirales de calabacín (con ayuda de un espiralizador), como los del vídeo.

Cortador de Verdura, 4 en 1 Rallador de Verduras Calabacin Pasta Espiralizador Vegetal Veggetti Slicer Pepino, Espaguetis de Calabacin, Cortador Espiral Manual, Útiles de cocina prácticos

En este caso lo que haremos será transformar una receta tradicionalmente carnívora en vegetariana. Estas albóndigas de calabacín se convertirán en tus favoritas porque son muy tiernas, sabrosas y fáciles de hacer.

Si eres madre o padre y estás leyendo esto, es posible que sepas de lo que hablo si te digo que eso de que los peques coman verdura no es siempre fácil y esta receta de albóndigas facilita mucho la tarea. Pero no es una receta para padres, no me entiendas mal. Si eres madre gatuna o perruna, o simplemente te gusta comer bien, apunta, porque lo mejor de esta receta es que es para todos los públicos.

Ingredientes

Para 4 personas
  • Calabacín 800 g
  • queso parmesano rallado 75 g
  • Queso ricotta (o requesón) 75 g
  • Pan rallado 40 g
  • Huevos 1
  • Albahaca seca (u otra hierba que te guste)
  • Ajo granulado 4 g
  • Sal
  • Pimienta negra molida
  • Harina de trigo
  • Aceite de oliva virgen extra

Cómo hacer albóndigas de calabacín

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 50 m
  • Elaboración 35 m
  • Cocción 15 m
  • Reposo 1 h

Lo primero que haremos es lavar y rallar los calabacines, con un rallador grueso como este. Es el momento de hacer que pierdan parte de su agua para que cuando montemos las albóndigas no se desarmen, así que salamos y colocamos el calabacín rallado sobre un colador de malla fina o en una bolsa de tela como esta, para que vaya soltando el agua.

Lantana - Rallador manual con 6 caras y contenedor para alimentos - Para rallado grueso, mediano, fino, ultrafino y raspado - Con función mandolina - Con recipiente medidor y tapa

Colador de Cocina | Escurridor en Acero inoxidable | Chino de Cocina con Mango | Colador de Malla fina | Colador metálico para Pastas, Arroz y Aceite | EUROXANTY Accesorios de Cocina | Ø 20 cm

Jiahuade Bolsa para Leche Vegetal,Mejor Colador,Malla Queso,Bolsa Colador de Malla Fina,Malla de Reusable,Colador de Tela,Leche Vegetal Vegana Bolsa Colador de Leche de Almendras

Es importante tapar el recipiente para protegerlo de la suciedad ambiente, así que podemos ponerle un trapo de cocina limpio por encima y olvidarnos durante al menos una hora. Truco del chef: pon un plato hondo o un bol debajo porque ese líquido que suelta podrás usarlo por ejemplo para un puré o una crema fría, o para aligerar una salsa, por ejemplo.

Después de una hora los calabacines habrán sudado ese agua y con ayuda de una cuchara (o apretando si hemos usado la bolsa) presionaremos para reducir aún más. Pasamos el calabacín a un trapo limpio y lo cerramos fuerte para quitar los restos de agua que pudieran tener. Este paso nos lo ahorraremos si hemos usado una bolsa de tela porque podremos apretar mucho más y eliminar mejor el agua.

Hacemos la mezcla de las albóndigas en un bol al que añadimos el huevo, los quesos, el pan rallado, el ajo granulado y la albahaca. Una vez mezclado, añadimos el calabacín y salpimentamos, mezclando todo hasta conseguir una masa homogénea. Si notas que queda demasiado líquida, añade más pan rallado hasta conseguir una masa que nos permita bolear (hacer las bolas que serán nuestras albóndigas).

Elaboracion Albondigas De Calabacin

Hacemos las albóndigas con las manos y las rebozamos en harina. Es el momento de freírlas en abundante aceite y una vez fritas, escurrirlas en un plato con papel absorbente. Aunque solas como aperitivo están deliciosas, vamos a darte el truco definitivo para volver loco a cualquiera: acompáñalas con una salsa de tomate casera como esta o incluso, con una fritá andaluza de tomate para mojar cada bocado. Maravilla.

Otras ofertas interesantes

Nota: algunos de los enlaces de este artículo son afiliados y pueden reportar un beneficio a Trendencias.

Fotos | Directo al Paladar

Temas
Inicio
Inicio