Thermomix celebra su 50 aniversario recreando en la portada de su revista la misma publicidad sexista, pero medio siglo después

Thermomix celebra su 50 aniversario recreando en la portada de su revista la misma publicidad sexista, pero medio siglo después
1 comentario

Con una historia de siete modelos diferentes, el robot de cocina más vendido del mundo cumple 50 años. Medio siglo en el que, todo sea dicho, la propia Thermomix parece haber evolucionado más que su publicidad. Al menos a juzgar por el número especial de su revista, que la compañía ha lanzado  con trucos, consejos y recetas que "ponen de manifiesto la increíble evolución del mejor ayudante de cocina del mundo", según la descripción dada por la firma. No obstante, no hemos visto reflejada dicha evolución en su portada protagonizada únicamente por mujeres.

Thermomix lo tenía fácil para retratar su accesorio de cocina "para hacer el día a día más fácil a todos los hogares", tal y como lo describe la empresa en nota de prensa, y no solo en aquellos en los que cocine una mujer. Sin embargo, para la portada de su revista, en la que ha recrea en la actualidad una imagen publicitaria de los años 60, ha optado por ceñirse demasiado a la original.

Cambian los colores, el modelo de la Thermomix, el estilo de la ropa, el pelo de las modelos, lo que están cocinando... Sin embargo, tanto en la imagen vintage, como en la que representa 2021, la usuaria del robot de cocina es una mujer. Y eso a pesar de que en ese fondo gris hay hueco suficiente para que la acompañase su marido, ligue de Tinder, primo, vecino o hasta su hijo. ¡Con lo divertido (e importante) que puede ser enseñar a elaborar sus platos favoritos a los peques de la casa!

Thermomix

Por la razón que sea, no ha sido el caso y eso teniendo en cuenta que el masculino es un grupo de clientes en alza para la empresa. En una entrevista concedida por Ignacio Fernández-Simal a Directo al paladar en 2019, el director de Thermomix reconoció que "cada vez hay más hombres que la compran". De hecho, dio un dato concreto: "tenemos ya entre un 10% y un 15% de hombres agentes en la red comercial".

Según los parámetros marcados por el Observatorio de la imagen del Instituto de la Mujer, la portada podría considerarse sexista. Creado en 1994, este organismo realiza un seguimiento de contenidos de los medios de comunicación y la publicidad (bien directamente o a través de quejas ciudadanas), para detectar aquellos que incluyan un tratamiento sexista o discriminatorio hacia las mujeres.

Entre los factores que el OIM recoge como determinantes para que un contenido sea sexista se encuentran: "Asignar a las mujeres, de manera clara y diferenciada, la responsabilidad exclusiva o principal de cuidados a terceros y al ámbito doméstico, excluyendo o asignando un plano secundario a los hombres en dicha responsabilidad" y "Establecer diferencias con respecto a las distintas opciones o actividades sociales que son adecuadas para hombres o para mujeres". Dos argumentos que podrían relacionarse directamente con la portada elegida

El problema del sexismo en la publicidad de productos para el ámbito doméstico es algo que viene de largo y, sin necesidad de remontarse a los inicios de esta industria. En 2008, un estudio del consejo audiovisual de Andalucia, determinó que el 79% de la publicidad de productos de limpieza reproducía estereotipos sexistas "porque presenta explícita o implícitamente a la mujer como la persona encargada de asumir las tareas de cuidado de la casa y la familia".

Una lacra contra la que ha luchado hasta la duquesa de Sussex. Meghan Markle ha contado públicamente cómo, mucho antes de pertenecer a la familia real británica, inició una campaña para que un fabricante de lavavajillas cambiase su eslogan. Tenía solo doce años y lo consiguió escribiendo una carta al presidente de Procter and Gamble que empezaba así:

"Querido señor, la semana pasada en el colegio vimos la televisión para la asignatura de 'estudios sociales'. Durante los anuncios se emitió el del nuevo lavavajillas Clear Ivory, donde se daba a entender que las mujeres son las únicas que friegan los platos. Los chicos de mi clase empezaron entonces a decir: 'sí, ahí es donde las mujeres tienen que estar, en la cocina'". Así que Meghan pidió que se cambiara la palabra "mujeres" por "personas" y la firma accedió. Así de sencillo, una "simple" palabra, una "simple" imagen.

Fotos | Thermomix

Temas
Inicio