Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Mesa de mezclas vs portátil: ¿qué DJs son los que reinan en la noche de sábado?

Mesa de mezclas vs portátil: ¿qué DJs son los que reinan en la noche de sábado?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Llega el sábado por la noche. Has quedado con tu grupo de gente favorita para quemar las calles y entras en el mismo club al que vais todos los fines de semana. Pero hoy algo es diferente. Miras a la cabina del pincha y en lugar de estar el mismo de siempre, hay un chaval joven con un portátil.

Uno de tus amigos protesta. Dice que pinchar con el portátil no es lo mismo que hacerlo con la mesa, pero tú sabes que, en el fondo, mientras suene buena música te da igual cómo se ponga. Sin embargo, una de tus amigas salta y dice que no, que los laptop son el futuro y que pinchar con mesa ya está trasnochado. Este mismo enfrentamiento es el que hay en el mundo DJ, y trae más cola de la que te imaginas.

¿De dónde viene la controversia?

Mesa de mezclas

Cuando una situación cambia, siempre hay gente que se queda anclada en el pasado y prefiere mantener lo que ya tenía. Es lo que ha pasado con la llegada de los laptop al mundo DJ.

Cuando la potencia de los portátiles hizo posible que los DJs virtualizasen las mesas de mezclas —y dejaran de tener que cargar por ahí con ellas—, su uso se masificó. Después de todo, un portátil es mucho más asequible y versátil que una mesa de mezclas profesional, lo que facilita la entrada a las salas a muchos DJs. Especialmente los más jóvenes.

Sin embargo, este cambio no ha sido al gusto de todos. Acostumbrados como están muchos dueños de sala a la mesa de mezclas tradicional, los portátiles les llegan a parecer demasiado fáciles de usar como para que el DJ se esfuerce. Como que la cosa no tiene el mismo mérito.

En un comunicado de Cure And The Cause de 2016, se echó un buen leño al fuego de la polémica diciendo a la ayuda que los portátiles prestan a los DJ, comparándolos con los ruedines de las bicicletas. Y diciendo directamente que los DJs de laptop no pueden mostrar el talento, si es que lo tienen.

Mesa de mezclas

Tras aquello, algunos DJs más conocidos comentaron que el talento no tiene nada que ver con el equipo a utilizar. Y que se trata de dos herramientas diferentes, cada una con sus características, con sus pros y sus contras. Que hay sitio para todos, en definitiva.

Sin embargo, la respuesta de Cure And The Cause de 2016 fue tajante y más escueta. Sin razonamientos y sin ganas de iniciar un debate: «WE DONT WANT LAPTOPS. End of story. To each his own» (NO QUEREMOS PORTÁTILES. Punto. Sobre gustos no hay nada escrito).

¿Es así de sencillo?

Las diferencias entre un portátil y una mesa de mezclas

Cierto, no se parecen en absolutamente nada a nivel físico y es probablemente ahí donde primero encontremos una diferencia. Aunque depende de la mesa de mezclas, la mayoría son grandes. Muy grandes, y requieren maletas o incluso arcones para moverse. Prácticas, precisamente, no son. Y de lo que cuesta comprar una mejor no hablamos.

Dado que casi todos los DJs son dueños de sus equipos —"ventajas" de ser autónomo—, no es de extrañar que prefieran un portátil fino que cabe en la parte de atrás de la mochila, como los Spin de Acer, a cargar por las calles de Madrid a las 6 de la mañana con un armatoste XXL. En el caso del equipo de Acer, tiene 11 mm de grosor y 1,2kg de peso.

Sin embargo, para aquellos que se hayan puesto a manejar ambos objetos, laptops y mesas físicas, se habrán dado cuenta de las ventajas que tienen los botones físicos a la hora de interactuar y ganar velocidad. Al menos, frente a los ordenadores clásicos.

En su momento, cuando los DJ corrían de un lado a otro de la pantalla con el ratón o bien haciendo malabares con el touchpad para hacer clic aquí y allá, tenía sentido que las salas defendiesen las mesas de mezclas porque estas eran más rápidas. Sin embargo, ahora que los laptops incluyen tecnología táctil en su pantalla y es fácil virtualizar hasta cuatro discos y no quedarte sin espacio, las tornas han cambiado.

DJ

Junto a este punto se encuentra la potencia de los ordenadores. Hace unos años resultaba imposible ser DJ con un laptop, a menos que cogiésemos una lista de Spotify y activásemos el crossfade automático. Algo que hacían salas de bajo presupuesto para evitar un DJ —y tú en casa cada vez que venían amigos y no querías que te saltase el típico anuncio—. Frente a esto último, cualquier mesa de mezclas con una persona detrás, capaz de ver cómo está la gente y qué le puede apetecer, será mejor que un programa en modo automático. Un axioma real en casi cualquier situación.

No obstante, los ordenadores han mejorado. Sin salir de los Acer Spin, que pueden incluir 8GB con i7 y trabaja sobre un disco SSD, ya no hay excusa de cara a los virtualizadores que permitan dos o cuatro discos. Además, no tendremos que ajustar el bitrate a ½ o ¼ para poder tener una salida a un segundo por segundo.

Pero a pesar de todo, sigue habiendo salas que todavía no ven claro esto de que el DJ sólo lleve el portátil y no parezca un científico loco a los mandos de la mesa. Uno de sus principales argumentos es lo fácil que es para el pincha usar pistas que no está realizando en directo (de ahí la queja de los ruedines). Aunque esto puede ser una ventaja cuando en una sala alguien se acerca al DJ y le pide un tema que no tiene en CD o vinilo.

Mesa de mezclas

Y dentro del tema económico, frente a grabar un vinilo de 10 a 15 euros o a comprar un CD de 12 con 10 pistas de las que usarás una, descargar una canción de Internet ronda el euro y es instantáneo. No importa si te lo pide una persona o la sala entera gritando.

Aunque es comprensible que los dueños de la sala vean en esto un trabajo fácil para el DJ, Andrew Friedman responde que los DJs son un medio para un fin. Dado que ese fin es una fiesta de la que salgas diciendo "ha sido increíble, ¿cuándo repetimos?", el medio que se use no debería ser criticado. Si los DJs de laptop funcionan, ¿qué más da que no lleven una mesa de mezclas a cuestas?

Un futuro de la mano de la tecnología

Fiesta

Tal y como comenzábamos hablando, la pelea la tienen quienes tienen opiniones opuestas. No es algo que esté sólo a pie de calle, y que responda a tus preferencias, o a las de tus amigos. Ya pasó cuando se cambió el vinilo por el CD y ahora está volviendo a pasar, en un momento en que ordenadores como la gama Acer Spin pueden hacer de mesa virtual sin problema.

Pero hemos visto que tanto los portátiles como las mesas de mezclas tienen sus ventajas y sus inconvenientes. Y en estos influyen también los gustos de DJs y dueños de sala. Preferencias personales que no están relacionadas con una mejor capacidad de un equipo frente a otro.

Junto a esto hay que tener en cuenta que muchos DJ son autónomos, y que sigue habiendo salas de música con mesas de mezclas algo anticuadas, pero con salidas para acoplar nueva tecnología. Por eso es muy probable que el futuro de las salas de fiesta sea mixto. ¿Quién dijo que tenía que ser una batalla a muerte entre el portátil y las mesas?

Con el uso de ambas tecnologías, que muchos DJ usan combinadas, tiene un potencial mucho mayor que el hacer uso sólo de una. Unido a la versatilidad de un portátil, que conectada a Internet también supone la oficina del autónomo, está una mesa de mezclas física donde poder trabajar en un espacio más amplio.

De este modo las salas pueden amortizar la inversión que hicieron en las mesas, mientras que los DJ más jóvenes pueden acceder a la última tecnología a un coste asumible. Ya puedes decirles a tus amigos que dejen de discutir y le pidan al pincha vuestra canción.

Imágenes | iStock/maxoidos, Acer Spin 7 convertible, Carlo Alberto Della Siega

Publicidad

También te puede gustar

Inicio
Inicio

Ver más artículos