.
Contenidos contratados por la marca que se menciona
Seleccionar página

Tartán. Al leer esta palabra… ¿has pensado en los estilismos que se ponía tu madre en los primeros 90 cuando teníais un evento familiar? Nos lo temíamos. Y no nos extraña: la sombra de Lady Di es alargada y la princesa marcó una época con sus trajes. Pero hay que pasar página: el tartán vive hoy una segunda juventud y es uno de los musts de este invierno.

Si creías que era un print difícil de combinar y que, como mucho, te atreverías con una bufanda, quizá hayas subestimado tu espíritu aventurero (estilísticamente hablando). Mira todas las posibilidades y bondades de este estampado: te vas a quedar a cuadros.

Con su tejido grueso, el tartán es de lo más abrigado. Y, con sus potentes combinaciones de líneas y colores, se lleva el protagonismo de cualquier look. Así que vamos a comenzar por el premio gordo: el abrigo. ¿Quieres una guía sobre cómo vestirlo? Deseo concedido.

Para las que se inician en el mundo tartán, primer paso: perder el miedo. Tranquila, no vas a parecer un gaitero escocés solo por ponerte una chaqueta de cuadros. La clave para empezar a cogerle el gustillo es elegir uno más bien sencillo, como este de Desigual, que ha hecho de este tejido una de las piezas fundamentales de su colección de invierno.

Mézclalo con prendas básicas: unos pantalones vaqueros, unos botines chelsea y un bolso de un color llamativo para añadir un toque de energía. ¿A que te sientes cómoda imaginándote con ese estilismo?

Si ya cuentas en tu armario con un abrigo tartanero básico y quieres subir el nivel, apuéstalo todo al rojo. No solo es el color más trendy del otoño, sino que combina a las mil maravillas con otro print: el leopardo. Los aires felinos se entienden a la perfección con el tartán y, si dudas, recuerda los looks que convirtieron a Alexa Chung en nuestra musa.

¿Punk o preppy? Los cuadros se adaptan a todos los estilos

El tartán está de moda, pero no es nada nuevo. La diseñadora Vivienne Westwood hizo de este estampado tradicional escocés (hay hasta un registro de tartanes que crece a diario) su seña de identidad y lo incluyó, prácticamente, en todas sus colecciones. Gracias a sus diseños, estos cuadros se convirtieron en el estampado más punk. Este invierno, con un chaquetón así, podrás vestir con aires grunge y sacar a pasear por las calles de tu ciudad tu lado más irreverente.

Solo necesitas ponerte unas medias de red —otro de los hits de la temporada, por cierto—, unas botas moteras (acordonadas, a poder ser) y una minifalda vaquera con el bajo desflecado.

Quizás la estética punk sea demasiado para ti, así que, si tu estilo es más preppy, el tartán también encontrará un hueco en tu vestidor. Mézclalo con prendas de punto —los jerséis de cuello vuelto son uno de los imprescindibles de este invierno—, unos zapatos de aires masculinos y tu bolso lady favorito. Como recién salida de la campiña inglesa.

Ahora bien, si lo que andas buscando es colapsar el molómetro y entrar directa al primer puesto en el podio de la amiga mejor vestida, prueba a atreverte con el triple salto estilístico: total look tartán. Camisa de cuadros, unos pantalones como estos y abrigo checked. El temor a parecer Helena Bonham Carter es normal, pero confía en tu estilo: es una apuesta ganadora.

Bajo cero y a la moda

¿Hay vida más allá del chaquetón de cuadros? Sí: la tendencia también se puede aplicar a faldas (que conviven perfectamente con chupas de cuero o chalecos acolchados), pantalones y hasta bolsos. Pero el abrigo es la prenda reina del invierno. Y hay que decirlo más.

Porque, cuando componemos looks, solemos empezar por esos zapatos que nos morimos por estrenar, la camiseta roquera que compramos en Camden o la falda vintage que hemos bajado del altillo. Y, con prisas, rematamos el estilismo con el abrigo negro de siempre, salimos de casa y empezamos a desear llegar a un sitio cerrado para quitarnos la chaqueta.

Pero, si puedes ir trendy también en el metro, en el camino al trabajo y hasta en la fila para comprar churros el domingo por la mañana cuando los termómetros bajan, ¿por qué esperar a estar a cubierto? ¿Por qué no crear tus combinaciones de ropa con el chaquetón como eje central? Los abrigos de tartán, ya sean cortos, largos o a media pierna, son una de esas prendas que te confiere el halo fashionista con solo ponértela por los hombros. Son como una varita mágica del estilo.

¿Te ha entrado ya la abrigofilia? Bienvenida al club de las que empiezan la casa (de sus looks) por el tejado.

Fotos | Desigual

Advertisement