.
Contenidos contratados por la marca que se menciona
Seleccionar página

¿Qué hace falta para tener un cuerpo de playa? Tener un cuerpo e ir a la playa. Se está empezando a convertir en una frase hecha, pero es 100% real. Es lo único que hace falta. Bueno, eso y —salvo que practiquéis el nudismo— también algo que ponerse.

La mejor operación bikini que se puede hacer empieza con una celebración. El sol, el agua fresca, la espuma, la sal del mar en la piel, la noches interminables abanicadas por una fina brisa, las terrazas y el “una más y nos vamos”. ¿No te asoma una sonrisa al pensarlo?

Celebra la llegada del verano como más te apetezca y, sobre todo, como te lo pida el cuerpo. Pásatelo bien, disfruta como te dé la gana y que lo que digan los demás te entre por un oído y te salga por otro.

Así es el movimiento body positive que está arrasando en las redes sociales. Quiérete, apréciate y respétate tal y como eres: alta, bajita, con curvas, plana, atlética, pálida, con pecas… Mostrarse sin complejos, sin vergüenza, es la gran máxima a seguir, y es precisamente lo que ha hecho Charli Howard. Desigual ha preparado una colección centrada en el concepto body positive, con Charli como imagen. Ni fotos retocadas, ni “defectos” eliminados. Un cuerpo natural, con sus curvas, su piel con textura y su propio estilo.

Así que cuando prepares la maleta, ten a Charli en mente y recuerda: no importa el cuerpo que tengas. Y si necesitas ideas para tus looks, siéntate y toma nota.

Bikini, para las más incombustibles

El bikini es perfecto para las que son incapaces de estar quietas y no aguantan tumbadas en la toalla más de diez minutos. Para las que lo mismo corren por la orilla del mar con su perro y un frisbee que se echan una partida de palas. Si hay un buen oleaje, son las primeras que se cogen la colchoneta y se lanzan de cabeza. Y siempre, siempre vuelven de las vacaciones con una colección de diminutas conchas nacaradas y un tarrito de agua de mar.

Es ideal para las figuras que buscan resaltar y dar más protagonismo a la zona del pecho —sí, sea como sea y de la talla que tengas—.

Bañador, para las que van a su propio ritmo

El bañador es ideal para las que ven la playa como un lugar para relajarse y desconectar de la rutina; para ponerse al día con su confidente sobre todo lo que ha pasado durante la semana, o filosofar yendo de una punta a otra de la costa. Disfrutan de las olas rompiendo suavemente en sus pies tanto como de tenderse un rato al sol para volver a entrar en calor.

Son unas nadadoras natas y les gusta hacer largos en la piscina o nadar de lado a lado de la playa hasta acabar agotadas. Uno de los bañadores de la nueva colección de Desigual puede aportar la comodidad perfecta para este ritmo.

Es perfecto si prefieres disimular la zona del vientre y darle todo el protagonismo a unas caderas hipnóticas.

Las túnicas, aliadas de las pieles claras

Indicada para las escasas de melanina. Las que saben que cuanta más piel esté al aire —aunque la hayan untado y re-untado de factor de protección 50, y nunca les falte la pamela y la sombrilla—, más posibilidades hay de acabar color cangrejo. En definitiva, para todas aquellas que son blancas como la leche y que han entendido que ya es hora de ensalzar las pieles sanas, homogéneas, lisas y marmóreas.

Si Dita Von Teese y a Nicole Kidman son tus referentes de belleza y disfrutas buscando la sombra de la playa, adelante: las túnicas son tus mejores aliadas, y la colección de baño de Desigual tiene varios modelos para que encuentres el color y estilo que más te guste.

Además, su corte amplio y fluido es muy cómodo y favorece a cualquier tipo de cuerpo.

Shorts y bikini: ¿hay un look más cómodo?

Los shorts son el complemento perfecto para transformar el bikini o el bañador en un look más completo. Te permiten convertirlos en un top ideal con el que poder ir al chiringuito a comer o a tomar un mojito cuando se pone el sol. Y además de ser una de las opciones más cómodas, vuelven a ser, un verano más, la tendencia con más tirón.

Además, tienen la ventaja de que es casi imposible que sienten mal. Sólo tienes que buscar el corte con el que estés más a gusto: cintura alta, fluidos, a la cadera, con pernera más larga… Hay cientos de opciones.

Pareo: para las noches de playa

Esta será la mejor apuesta para las que disfrutan de la playa vespertina. Las que se quedan a ver la puesta de sol repantingadas en las tumbonas o las que bajan en pandilla y acaban sentadas haciendo un círculo de cháchara hasta que el frío asoma.

El pareo es una opción fina y ligera con la que convertir nuestro bikini en un look de noche de playa. Este verano tienen tirón especialmente los azules y verdes desteñidos con tonos blancos, al más puro estilo hippie de los 60.

Además, puedes regular la altura a la que lo colocas dependiendo de qué zona de tu cuerpo quieras resaltar. Desde anudarlo a la altura del pecho, estilo vestido, hasta bajarlo a la cintura o incluso a la cadera. Como tú te sientas más guapa.

Moraleja: todos los modelos te quedarán bien, hagas lo que hagas y disfrutes con lo que disfrutes. El mejor consejo es que te pongas todos, que los mezcles, los intercambies con tus amigas, pruebes cuál te gusta más o con cuál te sientes más cómoda. Ese es todo el criterio que necesitas.

Piensa que, en el fondo, lo que mejor queda —y se recuerda— son esos huevos rotos que compartiste en el chiringuito con las amigas, esa partida a las palas ganada —o perdida entre risas—, ese récord de apnea bajo las olas del Mediterráneo, los peces de colores que descubriste buceando o la luz de la hoguera en la arena el último día de vacaciones.

Imágenes | Desigual

La fiesta sigue en…

facebooktwitter

Advertisement