.
Contenidos contratados por la marca que se menciona
Seleccionar página

Colores vivos, estampados geométricos y mucha energía. Esa es la esencia del estilo tribal, una tendencia que, desde hace años, ha ido colándose en nuestros armarios y que este invierno pega bien fuerte. ¿Creías que los tonos brillantes y el frío estaban reñidos? De eso nada.

Esta temporada, Desigual vuelve a sus orígenes en los que la diversidad, el intercambio de culturas y, sobre todo, la mezcla son protagonistas. Para esta colección cápsula, han vuelto la vista hacia distintos lugares del mundo, como Ghana, Nigeria y Congo, y han tomado sus tejidos Wax para mezclarlos con elementos mediterráneos como las mándalas. ¿Ya sabes cómo incluirlos en tus looks?

Todo al rojo

Si estás al tanto de lo que se lleva (y eres fiel seguidora de Trendencias), responderás sin dudar a esta pregunta: ¿cuál es el color de la temporada? Bien dicho, alumna aventajada: el rojo. Lo vemos en trajes de chaqueta, en abrigos, en complementos y hasta en medias. El rojo pasión está por todas partes y, además, es uno de los tonos más vinculados al universo tribal.

Combinar, por ejemplo, uno de estos vestidos con complementos en colores neutros te hará estar a la última sin llamar (demasiado) la atención en la oficina. Si la discreción no es lo tuyo y prefieres dejar sin palabras al personal allá donde vas, ponte un mini-dress con tus botas calcetín —seguro que ya las tienes en tu zapatero— y pisa con fuerza.

El revival noventero en el que vivimos no es flor de un día: después de los zapatos con plataforma, las gafas de cristales pequeños y ovalados y los cropped tops, llega la hora del renacer de los plumones y las prendas acolchadas.

Sí, puedes venirte arriba como Miranda Makaroffla reina del color, y colocártelo de una forma más que original. Pero también puedes limitarte a combinar tu chaqueta acolchada (y roja, un 2x1 de lo trendy) sobre unos vaqueros y un jersey de cashmere negro. Y a triunfar.

Hace ya tiempo que, gracias a figuras como Leandra Medine —conocida en el mundo de la moda como Man Repeller— perdimos el miedo a las mezclas “locas”. Las flores con las rayas o los lunares con las estrellas son combinaciones que vemos habitualmente en nuestro street style: el de cada día en las calles de nuestra ciudad.

Este invierno añadimos un mix más a la lista: el del estampado tribal con el animal print. El toque felino, ya un clásico moderno, se lleva más que bien con las líneas geométricas y los dibujos inspirados en África. Si aún dudas de que esta mezcla funcione, echa un vistazo a este look y convéncete.

Hubo un tiempo, no lo vamos a negar, en el que renegábamos de las chaquetas ‘de abuela’. Pero este otoño, por intercesión de las pasarelas, nos hemos vuelto a enamorar de ellas. Su lana gordita, su largura perfecta para envolvernos en los días más fríos y sus múltiples combinaciones han hecho que se conviertan en nuestro crush.

Y el flechazo se multiplica por mil si esos cárdigans llevan el print étnico que nos ocupa. Unos jeans, un vestido de punto, unos pantalones de campana al tobillo o unos culottes serán sus compañeros ideales. Tu abuela, este año, no tendrá que decirte dos veces eso de que te tapes bien los riñones: lo harás sin rechistar.

Rosa millenial vs ‘gen Z yellow

El aclamado rosa millenial, por el que todas hemos suspirado en las últimas temporadas, ve peligrar su trono. Un nuevo color —que promete ser viral y conquistar el corazón y el vestuario de las más jóvenes— amenaza con robárselo. Se trata del ‘gen Z yellow’: una tonalidad de amarillo vibrante bautizada así por los gurús de la moda, incluida la ya citada Leandra Medine.

Para que nadie se te adelante en tu particular competición por el “yo lo vestí primero”, apuesta por un look como este: camisa blanca básica y un toque de amarillo en tus leggins. Si todavía conservas algo del moreno veraniego (o te escapas a algún paraíso tropical para huir del frío), lo lucirás aún mejor.

Una de las tendencias del invierno, la del traje con estampado príncipe de Gales, está a punto de alcanzar el nivel de plaga. Todas hemos caído en las garras de la americana de cuadros (al igual que en las de las boinas al estilo francés). Pero tranquilas: de esto también se sale.

La mejor medicina será optar por otra manera de llevar el total look. Pasa de los pantalones de pinzas y las chaquetas con hombreras y únete al team falda y cazadora. Con un dos piezas como este conseguirás el mismo efecto sin vestir igual que el resto del mundo. Y, de propina, te llevarás un aire Ally McBeal de lo más 90s.

Con todas estas posibilidades y la alegría de vivir que transmiten sus colores vivos, ¿cómo no amar el estampado tribal?

Imágenes | Desigual

Advertisement