.
Contenidos contratados por la marca que se menciona
Seleccionar página

Posturas imposibles al atardecer en lugares idílicos, cuerpos tonificados con una flexibilidad que parece de otro mundo, rostros de relajación en poses, a priori, incómodas incluso después de pasarlas por el filtro Gingham… Esto es lo que nos encontramos cuando hacemos scroll entre los casi 35 millones de imágenes etiquetadas en Instagram con el hashtag #yoga. Pero esta disciplina, original de La India, es mucho más que una moda y tiene múltiples beneficios para el organismo y la mente. Si las (f)it girls lo tienen en su rutina semanal… por algo será.

Integrar la mente, el cuerpo y el espíritu y hacernos plenamente conscientes de estas tres partes de nuestro ser. Ese es el fin último del yoga, una disciplina a medio camino entre el deporte y la meditación. Pero, ojo, nada de asustarse con este objetivo tan etéreo: los beneficios del yoga son tangibles prácticamente desde el minuto 1 y sirven para mejorar nuestra vida diaria y nuestra salud de forma sustancial.

De acuerdo, no estamos hablando del running o del crossfit, deportes capaces de darnos ese six-pack por el que tanto se suspira —y suda— en las salas de cardio de los gimnasios. Pero, aunque no quememos calorías como en spinning, el yoga es también una manera ideal de mantener nuestro cuerpo en forma y tonificado.

Unos beneficios que verdaderamente cambian tu vida

Uno de los primeros efectos que se perciben al comenzar a practicar yoga es el aumento de la flexibilidad, pues la repetición de posturas y estiramientos para trabajar los músculos y fortalecerlos es la base de este deporte. Sí, no vamos a negarlo: la primera vez que pruebes el saludo al sol en una esterilla de yoga te sentirás tan ridícula como Lena Dunham en ‘Girls’ cuando fue a practicar surf. Pero, créenos, estarás a solo unas asanas (así es como se llaman las posturas de yoga) de que este verano puedas sentarte en la toalla de la playa a leer una revista sin hacer un solo aspaviento.

Tus malas posturas en la oficina también tienen los días contados gracias al yoga. Después de unas semanas, sentarte frente al ordenador con la espalda recta será algo inconsciente para ti, así que calcula todo lo que te vas a ahorrar en fisioterapeutas…

Una mejor respiración, un sistema inmunológico más fuerte y una mayor resistencia —el yoga también te ayudará a no ahogarte cuando subas por las escaleras o corras a por el metro— son otros de los beneficios físicos de esta práctica. Pero hay mucho más. ¿O creías que los ‘yoguis’ sólo eran devotos de este deporte porque los hacía más flexibles?

El yoga, bien lo saben celebrities como Eva Longoria, Miranda Kerr, Bar Rafaeli o Lady Gaga, es un antídoto perfecto contra el estrés, la ansiedad y la depresión. Ayuda a deshacerse de tensiones acumuladas, libera endorfinas y potencia la actividad en las partes del cerebro encargadas de nuestro bienestar.

Con la práctica continuada de este deporte, nuestro cerebro procesa la información más rápidamente, por lo que podemos tomar decisiones con más facilidad y, además, mejoramos nuestro equilibrio y nuestra precisión. Y todo esto porque la concentración es uno de los pilares del yoga. Por tanto, poniéndonos pragmáticos y mundanos, gracias al yoga nos maquillaremos mejor el eyeliner cada mañana y evitaremos el efecto Amy Winehouse en nuestros looks diarios. ¿Alguien da más?

Sí, hay un tipo de yoga que encaja perfectamente contigo

Si, a estas alturas, estás deseando desplegar tu esterilla y comenzar a practicar yoga, has de saber que la variedad de disciplinas dentro de este deporte es tan amplia como el abanico de posturas. Seas como seas y persigas el objetivo que persigas, hay un tipo de yoga para ti.

El Hatha es el más vinculado al ejercicio físico y uno de los más practicados en las sociedades occidentales. Apto para principiantes y expertos, pone el énfasis en la relajación y la respiración. Si lo que buscas es mejorar la salud de tu espalda a través del ejercicio, entonces el Iyengar yoga es lo tuyo: es el llamado “yoga moderno” y actúa como un fisioterapeuta para tu columna. Dato extra: es el que practica la reina Letizia.

Para las que queráis en vuestro día a día un momento de paz mental, nada como el Ashtanga, muy centrado en la meditación, que promete abrirnos las puestas del nirvana. Y si sois de las que prefieren sudar cuando se ponen en el ‘modo deporte’, vuestra apuesta segura es el Bikram yoga: consiste en practicar una serie de 24 posturas en salas a temperaturas de entre 36º y 42º, por lo que se eliminan toxinas a través del sudor.

Las más atrevidas podéis optar por dos modalidades más arriesgadas: el yoga aéreo o el paddle yoga. El primero consiste en realizar las posturas en el aire, colgando de unas cintas que caen desde el techo. El segundo consiste en colocarse en las distintas asanas sobre una tabla de surf en el mar. ¿Quién dijo que el yoga no era emocionante?

Cómoda, suave y adaptada: así es la colección Desigual para yoguis

Junto a todos los beneficios que la práctica del yoga puede aportar a nuestra vida, hay una motivación que puede darte ese empujón definitivo para sumarte al club ‘yogui’: la renovación del vestuario deportivo. Porque no todas las prendas ni todos los tejidos son válidos para entrar en esta tribu.

La ropa que vistas debe ser muy cómoda. De acuerdo, eso es importante en todos los deportes, pero en este caso, y teniendo en cuenta que vas a levantar tu pierna hasta tu cabeza (sí, al final lo lograrás), no puede haber ni una sola costura que te moleste. Por eso, las mallas como las de la última colección de Desigual son ideales para ir a tus clases de yoga: no aprietan, se adaptan a tu cuerpo sin limitar tus posturas y son de lo más fresquitas y coloridas.

¿Prefieres unos shorts más holgados? Estos son una buena elección: atados a la cintura, te harán sentir segura, no te distraerán de tus estiramientos y te darán toda la libertad de movimiento que necesitas.

Para la parte de arriba, lo ideal es optar por una camiseta ceñida. ¡Es hora de ponerse un crop top! Así, cuando realices posturas invertidas con la cabeza en el suelo, a lo Alessandra Ambrosio, no te encontrarás con una tela que caiga sobre tus ojos y te impida ver el mundo del revés. En el mejor de los sentidos.

Advertisement