Publicidad

Michelle Obama: su lucha a favor de una dieta sana

Michelle Obama: su lucha a favor de una dieta sana
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Desde el 20 de enero de 2009, fecha en la que comenzó oficialmente su papel de Primera Dama, Michelle Obama ha demostrado una gran pasión por una dieta sana y su empeño va más allá de las fotos. Dos meses después de que su marido jurara el cargo realizaba la primera gran acción: un huerto en la Casa Blanca.

En un país donde dos terceras partes de la población adulta sufren de sobrepeso, algo que se agrava en niños y adolescentes, es más que significativo la lucha de Michelle Obama. Ese huerto fue tildado por The New York Times como casi una revolución en la alimentación. El éxito de negocios como Whole Foods, cadena de supermercados de comida sana es significativo: en todo el país existen más de 5.000 mercados de granjeros y 2.200 granjas comunitarias.

Michelle pidió ayuda a niños, a jóvenes, todos voluntarios, para ese huerto. Y los primeros resultados ya se han visto. Incluso prepara un libro, American grown: how the White House kitchen garden inspires families, schools and communities. Inspirador para muchos, especialmente colegios, quiénes están empezando a copiar la idea para sus patios.

El dato que sorprende de verdad es que Michelle parece haber puesto las pilas a todo el personal de la Casa Blanca. No sólo su marido confiesa que cuando él va al gimnasio su mujer ya lleva un rato; sino que Susie Morrison, por ejemplo, ayudante del jefe pastelero de la Casa Blanca, ha pasado del dulce a correr su primera carrera de 5 km, ir en bici al trabajo y pasarse al agua y la verdura en lugar del café y el chocolate, según cuenta Yolanda Monge en El Pais.

Michelle Obama

El movimiento impulsado desde el Gobierno de los Estados Unidos, y del que la señora Obama es su cara más visible y activa se llama Let's Move - Eat Healthy. El objetivo, rebajar esa cifra del 40 % de niños cercanos a la obesidad; además, el programa empieza en las mujeres embarazadas, en los niños muy pequeños, acompañado de consejos y documentos para colegios, escuelas, haciendo especial hincapié en la vida familiar.

No es fácil vivir en un país donde la conciliación familiar y laboral es difícil, donde el 20% de los niños de Estados Unidos vive en la pobreza; donde más de 5.000 niños están separados de sus padres indocumentados y ubicados en hogares de acogida, cifra que llegará a los 15.000 en cinco años si se mantiene el ritmo actual de deportaciones; donde la alimentación empieza a ser un ejemplo de diferenciación de clases y casi un lujo para muchos.

Unos datos,

  • uno de cada tres niños tiene problemas de sobrepeso o es considerado obeso según la organización Kids Health.
  • el 40% de las calorías que consumen los niños norteamericanos de entre dos y 18 años son calorías no saludables.
  • ese 40% está compuesto por bebidas con altas dosis de azúcar, tortas, pasteles, galletas, donuts, helado, pizza y leche entera.
  • según el Centro para el Control de Enfermedades, el 80% de las personas que tenían sobrepeso entre los 10 y 15 años, para cuando tienen 25 son oficialmente obesos.

Con estos datos, y la realidad social del país, no extraña que la Primera Dama haya convertido en su bandera personal la dieta sana.

En Trendencias Belleza | Adiós a la pirámide nutricional en Estados Unidos

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir