Compartir
Publicidad
Zapatillas en llamas, neonazis y Donald Trump: ¿qué está pasando con New Balance?
Noticias de la industria

Zapatillas en llamas, neonazis y Donald Trump: ¿qué está pasando con New Balance?

Publicidad
Publicidad

La última campaña electoral americana y la victoria de Donald Trump han sido tan excéntricas que parecía que no nos quedaba nada por ver. Pero sí, sí quedaba. La última locura tiene que ver con las zapatillas New Balance, su supuesto apoyo a Donald Trump y las reacciones de uno y otro bando político en Estados Unidos, que incluyen quemas de zapatillas en las redes sociales y una aparición estelar del movimiento neonazi. Pero, ¿qué ha pasado exactamente?

New Balance y Donald Trump

Todo comenzó con unos tuits de Sara Germano, periodista del Wall Street Journal, en los que recogía unas declaraciones del vicepresidente de relaciones públicas de New Balance, Matt LeBretton, en las que la compañía se posicionaba a favor de Donald Trump, pocas horas después de su elección como futuro presidente:

New Balance: «La administración Obama nos ha ignorado y, francamente, creemos que, con el presidente electo Trump, las cosas van a ir en la dirección correcta».

Aunque la compañía se apresuró a aclarar que LeBretton se refería exclusivamente a la posición sobre el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, el mal ya estaba hecho.

La reacción de los contrarios a Trump

Los tuits corrieron como la pólvora por las redes sociales y muchos usuarios reaccionaron deshaciéndose de sus zapatillas de la marca. Algunos las tiraron a la basura...

...otros las quemaron...

...y unos cuantos las devolvieron a las propias tiendas de la marca.

La respuesta de New Balance

Cuando la destrucción de las zapatillas New Balance empezó a hacerse viral, la compañía reaccionó. Además de las declaraciones anteriores puntualizando el contexto de las palabras iniciales, también Mary Lawton, directora general de relaciones públicas, expresó en el Huffington Post la posición política de la compañía: «New Balance ha apoyado públicamente las posturas comerciales de Hillary Clinton, Bernie Sanders y Donald Trump antes de las elecciones, porque se centraban en la creación de empleos de manufactura en Estados Unidos. Continuamos apoyándolas hoy en día».

Además, New Balance actuó también en las redes sociales, precisamente donde había comenzado toda la polémica. Dos días después de la victoria de Trump, publicaron este tuit:

Creemos en la comunidad. Creemos en la humanidad. Desde la gente que hace nuestro calzado a la gente que lo lleva, creemos en actuar con la máxima integridad y damos la bienvenida a todos los modos de vida. Desde 1906, nos hemos creado nuestro propio camino, comprometidos apasionadamente a hacer las cosas en nuestras cinco fábricas en Nueva Inglaterra, incluso cuando nadie más lo hacía. New Balance y nuestros miles de empleados en todo el mundo luchamos continuamente por mejorar nuestras comunidades locales. Siempre lo hemos hecho y siempre lo haremos.

Y, entonces, llegaron los neonazis

Cuando parecía que las aguas comenzaban a calmarse en el tema New Balance... aparecieron los neonazis. El blogger neonazi Andrew Anglin declaró las New Balance «las zapatillas oficiales de los blancos». En una entrada dedicada exclusivamente al asunto, ha dicho que «yo soy un chico Nike. O, mejor dicho, lo era. Ahora es el momento de posicionarnos con New Balance. Su acto de valentía los ha convertido en la marca oficial de la Revolución Trump. [...] Será fantástico, podremos reconocernos unos a otros por el calzado deportivo que llevamos».

Y, claro... New Balance ha tenido que salir de nuevo al paso del apoyo del movimiento supremacista blanco, que no parece la mejor publicidad que podría recibir la marca.

New Balance no apoya ninguna forma de odio o intolerancia. Uno de nuestros trabajadores hizo recientemente unas declaraciones sobre políticas comerciales que fueron sacadas de contexto. Como una compañía de 110 años de antigüedad, con cinco fábricas en los Estados Unidos y miles de empleados en todo el mundo, de todas las razas, géneros, culturas y orientaciones sexuales, New Balance es una compañía y una cultura que se guía por sus valores y que cree en la humanidad, la integridad, la comunidad y el mutuo respeto por la gente de todo el mundo. Hemos estado y siempre estaremos comprometidos a fabricar en los Estados Unidos.

No sabemos cómo acabará todo el asunto de New Balance, los pro-Trump y los anti-Trump, pero de lo que estamos seguros es de que el departamento de Relaciones Públicas de la firma ha tenido una semana bastante intensa.

Actualización: New Balance España se ha puesto en contacto con nosotros para reforzar la postura que han mostrado en los tuits publicados desde la cuenta de la firma y para reiterar su compromiso con los valores de integridad, humanidad y comunidad.

Imágenes | Twitter.

En Trendencias | ¿Hay un boicot contra Vans? porqué los judíos no se calzan los zapatos de moda

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos